Multilingüismo,  interlenguas y ecología lingüística


Textos para una organización no-antagónica de la diversidad lingüística y la comunicación entre las sociedades humanas

 

 

Il nous faut donc affronter les deux injonctions contradictoires:

sauver l'extraordinaire diversité culturelle qu'a crée la diaspora de l'humanité et,

 en même temps, nourrir une culture planétaire commune à tous.

Edgar Morin,  Terre-Patrie

Albert Bastardas Boada


ESPACIOS DE CONFLICTO Y COMUNICACIÓN


Más allá de la concepción de las lenguas humanas como vehículos de comunicación, éstas pueden también intervenir en nuestra vida social de otras maneras. Como Nebrija ya teorizó, “siempre la lengua fue compañera del imperio”. La distribución actual de las lenguas del planeta muestra la verdad de esta máxima con gran claridad. 

Los códigos más extendidos son las huellas históricas de la distribución de las relaciones de poder entre los grupos étnico-lingüísticos de nuestro mundo, mientras que las lenguas en recesión son la otra cara, la de la subordinación de los conjuntos humanos perdedores o más débiles con respecto a los más poderosos. En el contexto de la globalización actual, los grandes grupos lingüísticos dominantes históricamente son los mejor situados para crear grandes conglomerados mediáticos, grandes empresas multinacionales –si además les acompaña la suerte económica– o bien para extender sus mercados editoriales o de otros productos y servicios hacia áreas en los que la comunicación es fácil y en los que la organización puede continuar trabajando en la misma lengua de origen. 

No es, pues, casual que en muchas partes de la Tierra encontremos hoy conflictos sociopolíticos en los que la lengua pueda desempeñar un papel relevante. En una época de la humanidad en que, pese a todos los retrocesos periódicos, las ideologías igualitaristas y solidarias ganan adeptos, no es extraño que los grupos humanos que se encuentran bajo la dominación o la altísima influencia de otros colectivos nacionales –generalmente controladores de los estados y a la vez del poder económico– se movilicen activamente. Estos grupos quieren y querrán hacer oír su voz disconforme y pedir otro tipo de organización política basada en la igualdad de los colectivos participantes o, según las situaciones, desafiando a la elite que impone su código extranjero preferido. En muchos de estos casos, la lengua propia del grupo subordinado puede adquirir para éste un carácter simbólico de extraordinaria importancia, dado que puede ser vista como la “materialización” de su identidad nacional y de su dignidad colectiva. 

A su vez, grupos que históricamente han sido dominantes en su Estado también expresan hoy su incomodidad frente al nuevo mundo globalizado, cuando ven –creo que con excesivo terror– la influencia que ganan día a día lenguas como el inglés, expresión de la correlación de fuerzas actual, pero también de una cultura de masas fácil y de un estilo de vida extraordinariamente atractivos a los ojos de las nuevas generaciones humanas. En todo caso, la inquietud frente a la dominación lingüística empieza a no ser ya patrimonio exclusivo de los grupos minoritarios de los estados, sino también de los colectivos que controlan su Estado pero se encuentran en una posición no dominante actualmente. 

Con toda probabilidad, el contacto lingüístico y, por tanto, la posibilidad de los conflictos de poder, van a aumentar de forma generalizada. No sólo la globalización tecnoeconómica traerá –en especial en las áreas más desarrolladas del planeta– una mayor exposición a lenguas distintas de las locales, sino que también los desplazamientos de población en un mundo cada día mejor comunicado van a crecer y, por tanto, a mezclar las culturas. Si a esto acompañamos las integraciones de los estados en nuevas supraunidades políticas para mejorar su posición geoestratégica mundial –como por ejemplo la propia Unión Europea–, la conflictividad por causa lingüística puede llegar aún a ser más alta si no nos ponemos en marcha con rapidez. Hay que llegar dialogadamente y con imaginación al establecimiento de unos principios generales de coexistencia lingüística e interétnica, adecuados a la articulación de las pluralidades según cada tipología de situaciones, y creando los organismos internacionales pertinentes de vigilancia y mediación. 

  (La Vanguardia (Barcelona), 27-04-2003)

  

-Bastardas Boada, Albert (Universidad de Barcelona)

--Sociolingüística y linguodiversidad: una aproximación desde la ecología compleja, Gobierno Vasco, 2009.

--La evolución de la diversidad lingüística: comprender para proponer, en: Blas Arroyo, J.L. et al., Discurso y sociedad. 2006, pp. 23-32. 

--Política lingüística mundial a l'era de la globalització. (Noves SL, Revista de Sociolingüística, 2002). World language policy in the era of globalization (Noves SL, Revista de Sociolingüística, 2002 [English translation].  Política mundial del lenguaje en la era de la globalización. (Dimensión  antropológica, n. 28, 2003 [Traducción española]) 

--Linguistic sustainability for a multilingual humanity. (Glossa, vol. II, n. 2, 2007). Original en catalán: Cap a una 'sostenibilitat lingüística': conceptes, principis i problemes de l'organització comunicativa dels humans per al segle XXI . (Linguapax, 2004).

--Biological and linguistic diversity: Transdisciplinary explorations for a socioecology of languages. (Diverscité Langues, vol. VII, 2002) 

--Language planning and language ecology: Towards a theoretical integration. (30 years of Ecolinguistics, Graz, 2000).

--Contextes et représentations dans les contacts linguistiques par décision politique: substitution versus diglossie dans la perspective de la planétarisation. Versión original en catalán: Contextos i representacions en els contactes lingüístics per decisió política: substitució versus diglòssia des de la perspectiva de la planetarització. (Diverscité langues, 1997).

-OTRAS PÁGINAS:

Multilingualism, language ecology and language sustainability

 

-ARTÍCULOS DE PRENSA:

Constituciones y lenguas