717 días desde
PRIMER PARCIAL

Importancia de la enseñanza del Derecho Romano

IMPORTANCIA DE LA ENSEÑANZA DEL DERECHO ROMANO EN EL INICIO DE LOS ESTUDIOS DE ABOGACIA.

 

 El caso particular de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires.

 

Por ESTEFANIA PAOLA CUELLO

Mayo de 2011, Buenos Aires Argentina.

 

 

Prefacio.

Ya hace varios años, cuando de niña me cuestionaban por el devenir de mi futuro con la tajante espada inquisidora del “¿Qué vas a hacer cuando seas grande?”, decididamente arremetía: -“Abogada”. Lo cierto es que no tenía ni rudimentos de ideas respecto de lo que se trataba “ser” abogado, a qué se dedicaba concretamente esta especie profesional, cuales eran las posibilidades laborales, etc. Pero por alguna razón, que atribuyo a los prejuicios que la sociedad arrastra de antaño, yo, a los escasos nueve años sabía que el abogado usaba “latinazgos”  y que ello se debía o se relacionaba directamente con el Derecho Romano. Sabía que cuando yo fuese “abogada” iba a usar importantes palabras jurídica, muchas en latín y que iba a obnubilar a los oyentes con mis conocimientos de “derecho romano”. Probablemente habría escuchado algo de eso en la mesa familiar y Hollywood también habría hecho su aporte. Cierto es que hasta que termine la secundaria, para ser exactos el “polimodal”[1],no investigué mucho de la carrera que siempre tuve elegida, me conformaba con saber que tarde o temprano iba a poder usar adecuadamente los latinazgos, porque eso es lo que hace un buen abogado. Ese verano, entre el secundario y el CBC[2], logré hacerme de un manual de Derecho Romano (en adelante DR) y recuerdo haberlo leído con una rigurosidad solemne. Mi intención era entrar a la magna carrera jurídica por la puerta grande, por donde corresponde, por el DR. Así las cosas, grande fue mi decepción cuando amigada con la burocracia universitaria, conseguí mi plan de estudios correspondiente y ni en el CBC ni en el CPC[3] tenía lugar mi añorado y ponderado DR.

Subí las reconocidas escalinatas de la facultad de derecho, me llegue hasta un entendido del Centro de Estudiantes[4] y le inquirí: -“Cuándo voy a ver DR?” A lo que el muchacho con plena tranquilidad respondió: -“al final de la  carrera, si haces privado”. A la orientación en Derecho Privado[5] se refería aquel estudiante mas avanzado, algo que entendí más de tres años después.

Fue así que en el cuarto año de la carrera, ya de tacones y con una expresión muy seria, llegué al aula donde, finalmente, me darían DR. Lo que para mi era algo personal y la razón primigenia de mi vocación jurídica, estaba convertida en una materia de puntos perdida al final de la carrera de ¡una sola orientación![6]

 

 La cuestión es que yo ya estaba allí y, luego de tomar la necesaria lista de asistencia, el profesor preguntó a su audiencia ansiosa de primer día de clases:

 

-“Por qué estudiamos DR?“  A lo que se auto-respondió:

 

“-Estudiamos DR por qué el derecho es romano”.

 

Esta es la frase que inspira este trabajo y que sustenta la importancia de la enseñanza universitaria de este basto objeto de estudio.

 

 

INTRUDUCCIÒN.

 

En el presente trabajo se intenta establecer, desde el punto de vista del alumno de la carrera de abogacía, el por qué es importante -permítaseme decir “imprescindible”- la enseñanza del derecho romano dentro del plan de estudios de la carrera de Derecho en todas las universidades del país y de la Facultad de Derecho de la UBA, en particular.

El esquema de este trabajo será, en principio, la puesta en valor del  Derecho Romano  como hito histórico, como fuente del derecho actual y como objeto de estudio a lo largo de la historia moderna. En segundo lugar se planteará cual es la situación actual de la enseñanza del Derecho Romano en las universidades argentinas, y cual es la problemática particular en relación al tema en  la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y, finalmente, se expondrán las conclusiones de la autora respecto de la temática tratada.

 

 

RELEVANCIA PLURIDIMENCIONAL DEL DERECHO ROMANO.

Antes de empezar el desarrollo, es propio comenzar por conceptos y definiciones, en este caso serían las que competen al DR.

El capitulo I del Manual de Derecho Romano de los Dres. Di Pietro y Lapieza Elli, comienza así:

“Concepto de Derecho Romano.  Es el complejo de ideas, experiencias y ordenamientos jurídicos que se sucedieron a lo largo de la historia de Roma, abarcando desde los orígenes de la ciudad estado*hasta la disgregación de la parte occidental del Imperio o, mejor, hasta la muerte de Justiniano (565 d.C.)”.  Después sigue (…) El Derecho Romano tuvo, pues, dos vidas: la primera, ubicada en la época histórica romana, como un proceso concreto y natural de vivencias, valoraciones y normas; la segunda, como un complejo de normas que, de una manera u otra, tuvo vigencia en el occidente europeo hasta los umbrales del siglo xx, no por imposición de un poder estatal sino por la generalizada conciencia de su valor técnico y de la justicia o equidad de sus soluciones[7].

 

Por su lado, en 1892[8] Jean Petite decía en la introducción de su Tratado Elemental que  “El derecho romano es el conjuntote los principios de derecho que han regido la sociedad romana en las diversas épocas de su existencia, desde su origen hasta la muerte del emperador Justiniano.”[9]

 

En el Diccionario Manual Jurídico de Garrone, al buscar la voz “Derecho Romano”, podemos leer:

 Por tal podemos entender el derecho codificado por el emperador Justiniano a comienzos del s.VI de nuestra era (…) también podemos entender el desarrollo gradual del derecho vigente en Roma desde la fundación de la ciudad (…)Podemos, asimismo, entender por derecho romano el que rigió en Europa con posterioridad a la invasión de los bárbaros, ya que la caída del imperio Romano de de Occidente, ocurrida a fines del s.V de la era cristiana, no significó, ni mucho menos, la muerte del derecho romano, que siguió rigiendo tanto en Occidente como en Oriente.” (…)[10]

 

De estas definiciones podemos extraer que el derecho romano, si bien surgió en roma, se aplicó a todos los territorios que cayeron bajo el dominio del imperio romano, que siguió vigente aun después de caído este y que, incluso, tuvo vigencia hasta los umbrales del s. XX en Europa. Esta serie de  principios de organización social en el aspecto publico y privado que es el DR y que Justiniano compiló, alguna riqueza habrán tenido  que les da actualmente valor y continuidad.

No es errado decir que “El Derecho” es romano.

Estudiamos DR porque los romanos fueron los creadores del derecho.

Aun antes de la existencia misma de los romanos[11] había otras expresiones jurídicas como el Código de Hammurabi, las Tablas con los 10 mandamientos dados a Moisés y guardados en “el Arca” por la cultura hebrea, las decisiones imperiales egipcias, chinas, etc. El problema de todas estas manifestaciones jurídicas es que expresan un derecho confundido con la moral y la religión. No hay una diferenciación entre lo que es la moral y lo que es el  derecho. Los romanos, en cambio, caracterizados por su practicidad, separaron lo jurídico de lo no jurídico. Aun antes del la etapa del imperio, donde se diferencio el Ius civiles del Ius Gentium, el derecho municipal del las costumbres de los pueblos sometidos al imperium de Roma; los romanos supieron separar las aguas. La religión en roma era practicada de forma privada, cada familia rendía culto a sus antepasados míticos comunes, así la sacra privata. A su vez, si bien eran muy religiosos, esto no los hacia inflexibles, lo que se ve claramente en las analogías entre dioses romanos y dioses griegos, para el culto  publico. Quizás esta flexibilidad los volvió terreno fértil para la tan valorada separación entre moral y derecho. Si bien es cierto que la génesis del Ius civilis es extremadamente rígida y ritualista y, que el conocimiento jurídico era monopolizado por los colegios sacerdotales y que se daba gran importancia a los augurios, había una clara diferenciación entre lo metafísico o dogmático y lo jurídico. Las mores maiorum, o costumbres fuente de derecho de la época temprana, eran principios de convivencia social que se habían ido desarrollando a través de la experiencia y no eran fruto del mensaje divino de la voluntad de un Dios supremo, como en el caso de la cultura hebraica. La sociedad iba conformando sus reglas, el Rex era un funcionario, era funcional a la sociedad, no había bajado del cielo o tenía una tarea divina como Hammurabi. Esta versatilidad dio lugar a fenómenos de derecho público como la republica romana.

La propia separación entre Ius publicum et Ius privatum nos da la pauta que los convencionalismos para la convivencia no son los meros antojos de un príncipe, es la sociedad gobernándose en el ámbito de cuestiones de interés general que le competen a al estado y en cuestiones particulares que le competen a las personas privadas en su ámbito privado, independientemente de la voluntad del soberano o del líder religioso.

Al ciudadano romano le preocupan el honor y la dignidad ante sus pares, pero también le preocupa lo justo, de ahí la definición de justicia de Ulpiano como “la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo suyo”(Constans et perpetua voluntas ius suum cuique tribuendi; D.1.1.10.pr. Inst.1.1.pr.), y de aquí vemos la base del ius gentium, ese derecho que se le aplicaba a los peregrinos o extranjeros, lo logica de la existencia de un pretor peregrino, la posibilidad jurídica de los actos simulados para lograr oponibilidad ante terceros, la versatilidad del  rito la macipatio para darle solemnidad a variados actos, etc. Los romanos no le escatimaron justicia ni herramientas jurídicas a nadie. Este sistema jurídico que era fácilmente aplicable a cualquier sociedad gracias a su independencia de lo que cada quien entendía correcto o incorrecto dentro del ámbito moral que es un concepto infinitamente inabarcable, hizo al derecho romano un  conjunto sistemático de principios perennes. La inteligencia del derecho romano esta en acompañar la naturaleza humana abordándola sin prejuicios. La convivencia en sociedad, la propiedad publica y privada, la muerte, la reproducción, etc., son elementos comunes a todo el genero humano y los romanos los regularon, en principio funcionales a ellos mismos, su cultura y sociedad, pero tan acotados a lo estrictamente humano, que resultaron aplicables a cientos de otros pueblos de culturas disímiles y durante muchos siglos. He aquí el secreto del derecho romano, otorgaba previsibilidad y seguridad jurídica, el fruto de las relaciones humanos, familiares, comerciales, sociales, no dependían de una voluntad caprichosa, podían fundarse en derecho.

De modo tal que el derecho tal  como se lo conoce hoy en día y más allá de sus transformaciones, podemos decir que es romano. Lo percibimos tal como lo hicieron los romanos.

El vocabulario jurídico, incluso, se mantiene. De esto sobran los ejemplos: contractus, obligatio, in tuito personae, agnaticio etc.

Nada se inventó en el derecho actual que no haya sido planteado por el derecho romano. Un ejemplo al paso de esto es la cuestión de la despenalización del aborto en la argentina de hoy, pleno año 2011, cuando los romanos ya le daban reconocimiento jurídico al nasciturus.

El Corpus Iuris Civilis  estuvo vigente en Alemania hasta 1902.

El DR se estudia en todos los idiomas, en las más diversas partes del mundo. Es un sistema jurídico que ha merecido la admiración de la posteridad.

Es dable destacar que este sistema no está vigente. ¿Por qué? La respuesta es que el derecho fue evolucionando y luego de la revolución francesa, los códigos napoleónicos transformaron la historia del derecho.

Los romanos no se apoyaban en la ley como fuente principal del derecho, cosa que sí paso a partir del Código de Napoleón. Hoy todos los sistemas jurídicos son legislativos.

La no vigencia no le quita la vida al DR que resulta imprescindible para la cabal comprensión de las instituciones del derecho vigente, pues la fuente original del derecho es, en definitiva, el derecho romano.

Es muy interesante ver como los textos para el estudio del derecho romano antes de mediados del s. XIX en sus primeros capítulos hablan de la necesidad de sistematizar el aprendizaje del derecho romano, y luego de esta fecha, los primeros capítulos de los libros justifican el dictado de su enseñanza pese a las criticas de los utilitaristas que caracterizaban, y aun lo hacen, al derecho romano como un bagaje obsoleto. Así Eugene Petite, que vivió el traspaso del DR a derecho codificado, dice en su Tratado de fines del siglo XIX, bajo el titulo “Del derecho romano.-Su utilidad.” Justifica la enseñanza de la materia y luego enumera una serie de razones por las cuales es UTIL su conocimiento. Cito la justificación:

“Después de haber formado durante siglos la legislación de una gran parte de Francia, no es ya susceptible de aplicación después de la promulgación del código civil. Sin embargo su estudio no ha cesado de constituir con justo titulo la base de toda educación jurídica verdaderamente digna de ese nombre. Esto no es que se haya librado, sobre todo en estos últimos tiempos, de protestarse su utilidad. Para ciertas personas que no toman de las cosas más que el interés práctico e inmediato, este derecho, caduco y anticuado, no será más que un bagaje inútil, y, de renovarse, su enseñanza sería como un último resto de la escolástica de la edad media. Pero se ha dicho en su favor, frecuentemente con razón, que el derecho romano ha recibido siempre de los que lo ignoran los mas violentos ataques, mientras que los mejores espíritus no han cesado jamás de ser sus defensores ardientes y convencidos”.[12]

Luego de esta justificación, Petite desarrolla los cuatro motivos por los que él considera que es importante la enseñanza del derecho romano, estos son: la utilidad histórica, el derecho romano como modelo, el derecho romano como auxiliar y finalmente, de orden secundario, el derecho romano como herramienta cultural para comprender la historia y la literatura romana. Si bien Petite escribió para su época (principios del s.XX) y para su país (Francia), sus argumentos son perfectamente adaptables a la situación de la enseñanza del DR en la argentina del s.XXI y a continuación me permito desarrollarlos brevemente:

 

  1. LA UTILIDAD HISTORICA DEL DERECHO ROMANO: no hace falta más que abrir el Código Civil Argentino al azar, en cualquier parte, y observar que los pies de paginas están llenos de notas y citas de obras que se repiten sin cesar y todas (incluso las que remiten al Proyecto de Código de Freitas) tratan de o se remiten o referencian al derecho romano. Llámese el Corpus, la obra de Savigny, la obra de Von Ihering, todo nuestro código civil tiene que ver con el DR. Es cierto que nuestro codificador, el Dr. Dalmacio Vélez Sarsfiel quiso darnos un código civil moderno como el de Francia, pero no es menos cierto que “el derecho” que se podía estudiar e incluso criticar en aquel momento era el romano[13]. Por H o por B, a favor o en contra, no puede jamás comprenderse en plenitud la teleología de nuestra principal  obra jurídica, actualmente vigente, si no se conocen elementos de DR. Como opinaba Petite, el comentario árido de los textos y el análisis de jurisprudencia pudo formar practicas que aplicasen la ley, pero no jurisconsultos.  Hoy en día es bien sabido por las nuevas generaciones, que para progresar y evitar los errores del pasado, es imprescindible conocer nuestro origen, nuestra base, nuestra historia. Cierto es, entonces,  que para evolucionar en la formación y practica del derecho, sobre todo de nuestro derecho nacional, es pertinente e imprescindible el conocimiento concienzudo del DR.

 

  1. EL DERECHO ROMANO DEBE SER ESTUDIADO COMO UN MODELO. Nadie dudaría jamás al iniciarse en el estudio de la filosofía en leer las obras clásicas griegas. De la misma manera, es imposible dudar que para iniciarse en el estudio del derecho, no se puede sino comenzar por Roma. Si Grecia es la madre de la filosofía, Roma lo es del derecho. ¿Cual es la función de estas madres? Ser MODELOS. Modelos de conducta, ejemplos de vida, esquemas de estructura. Gracias a la expansión imperial de Roma, esta pudo nutrirse de los jurisconsultos de las más diversas culturas que depuraron su pensamiento hasta el hallazgo de la naturaleza humana misma y allí, hicieron derecho. De aquí que el DR puede ser estudiado y analizado como modelo jurídico para cualquier civilización. A partir del DR,  todo. Antes de él, la nada jurídica.

 

  1. EL DERECHO ROMANO  COMO UN PODEROSO AUXILIAR.[14] En más o en menos, el derecho actual europeo y americano, tiene ingredientes genéticos de DR. De esta manera, es un poderoso auxiliar a la hora de enfrentar el derecho comparado, tener conocimientos de DR, pues con él, entendemos la lógica que buscan las distintas instituciones jurídicas. A partir de conocer el funcionamientos del matrimonio, las obligaciones o los derechos reales en Roma, podemos abordar con claridad lógica, la regulación de esas mismas instituciones en cualquier parte del mundo, pues encontramos en el DR romano nuestro bastón de apoyo y punto de comparación. Por ejemplo, es imposible sumergirse en el Derecho Internacional Privado sin navegar las aguas de la ciencia jurídica romana.

 

  1. EL DERECHO ROMANO COMO HERRAMIENTA PARA COMPRENDER MEJOR LA HISTORIA Y LA LITERATURA ROMANAS. Acusa Petite, y tiene mucha razón, que basta ver las traducciones de obras literarias o historiográficas referidas a Roma que poseer errores debido a la falta de conocimiento jurídico romanista. Yo me permito agregar al cine. No digo haber visto todas, pero ciertamente he tenido la oportunidad de ver muchas películas y series para televisión que tratan el tema de Roma, en la época que fuese, y que evidentemente carecen absolutamente de asesoramiento en lo que respecta al derecho romano. Y esto no es menor. De hecho es imperdonable. Si damos por cierto que derecho organiza las sociedades, es imposible recrear en una pantalla a una sociedad si no conozco su derecho. Por otro lado, y dándole fuerza a este argumento, Petite y otros tantos, como el Dr. Alfredo Di Pietro,  coinciden en que “en Roma, mas que en cualquier otra parte, los ciudadanos estaban iniciados en la practica del derecho: este era el efecto de su inclinación natural y de su sistema de organización judicial”.[15] Me limito a un ejemplo, en el proceso formulario, el Pretor es quien redacta la formula, y el Iudex, es quien la resuelve. El Iudex era elegido del censo, y en el censo estaban listados los ciudadanos romanos. Para los romanos, cualquier ser humano tenia implícita la noción del bien y el mal, de lo justo y de lo injusto, por lo tanto, la idea de justicia nacía en cada cual de forma instintiva. Es así, que en Roma un ciudadano podía ser juez en el conflicto de otro. Esto hoy en impensado, salvo algún resabio en la fundamentación del juicio por jurados, pero no es lo mismo. Lo importante es que para el romano el derecho era algo vivo y familiar, y el derecho allí sí se podía presumir conocido, distinto de lo que acontece hoy en día dónde ni los propios abogados o jueces conocen todo el acerbo legislativo que existe en nuestro país, o digámoslo de otra manera, no conocen todo el derecho vigente siquiera en la ciudad que ejercen; menos aun los simples ciudadanos.

 

EL PROBLEMA DEL UTILITARISMO.

Cuando afronté la idea de presentar una ponencia, me pareció que “la importancia del derecho romano” era lo más loable frente a las carencias que encontraba en mi propia alta casa de estudios. Pero como se dice coloquialmente, me quedé corta. El problema era más profundo aún, atrás de su ausencia en el plan de estudios, o dicho con más propiedad, en su ausencia en todas las orientaciones del plan de estudios vigentes en la FD de la UBA excepto en la de derecho privado, había toda una concepción filosófica nueva, post moderna y poderosísima que absorbe a las universidades del país y a la UBA en particular: EL UTILITARISMO.

Cuando busco “útil” en el diccionario me encuentro con: “Provechoso, beneficioso; que puede utilizarse para algo”. [16]

Entonces, el DR no esta plenamente vigente en le plan de estudios porque... ¿no es útil? Pero...si luego de todo lo analizado hasta el momento, el DR no es útil, ¿Qué es UTIL para mi Facultad? Se dice NO SIRVE[17], pero sin embargo, cuánto engrandece al jurista saber derecho romano. Se ha dicho que el romano es “un derecho muerto”, lo cual es un tristísimo error ya que el derecho romano está vivo, más vivo que nunca si entendemos la cantidad de cosas que aun nos puede brindar, las correcciones al derecho vigente que podemos hacer, continuar inspirando reformas legislativas e incluso, mejorar la tarea de interpretación del derecho de los jueces. El derecho romano todavía respira y su casa deben ser las jóvenes mentes de los estudiantes universitarios.

 

 

SEGUNDA PARTE:

 SITUACION DE LA ENSEÑANZA UNIVERSITARIA DEL DERECHO ROMANO EN LA ACTUALIDAD. EL PROBLEMA DE LA UBA.

El país aun era La Confederación Argentina y faltaban algunos años para la batalla de Caseros y luego la Constitución Histórica de 1853, cuando el 16 de abril de 1850 desde Valparaíso, Juan Bautista Alberdi le dirigió una carta a Lucas González, un joven argentino que se encontraba en Italia, en la Universidad de Turín, en la que se ocupa de aconsejarle cuáles serían los estudios convenientes para formar un abogado con arreglo a las necesidades de la sociedad sudamericana. Comienza por hacer notar la necesidad del estudio del derecho romano,[18] entiende que con un año de estudio de este bastará y hace notar que este estudio debe ser adaptado y dinámico; luego continua analizando otras materias. Este esquema fue el que adoptaría la Universidad de Buenos Aires, si bien Levaggi[19] ha comprobado que el Plan de estudios que finalmente adoptó la facultad, fue inspirado en uno de Paris de 1835.

La idea es la siguiente: desde antes de que se terminara de organizar nuestro país, se era conciente que la formación de un abogado requiere comenzar por el derecho romano. Así lo entendía la UBA hasta 1985. Lo curioso, es que así lo continúan entendiendo, en pleno año 2011 y ya pasado el Bicentenario, la mayoría de las Facultades de Derecho del País. Para probar esto, he confeccionado el siguiente cuadro:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NOMBRE DE LA UNIVERSIDAD

TIPO DE UNIVERSIDAD

EXISTE EL DR EN SU ACTUAL PLAN DE ESTUDIOS

MOMENTO DE LA CARRERA EN QUE SE DICTA

Universidad de Buenos Aires[20]

 

Publica

SI

Solo en orientación en Derecho Privado CPO.

Inst. Univ. De la Policía Fed. Arg.[21]

Publica

No

-

Universidad del Salvador[22]

Privada

Si

En el 1º año

Universidad de Palermo[23]

Privada

No

-

Univ. De Cs. Empresariales y Soc.[24]

Privada

No

-

Universidad de Flores[25]

Privada

Si

En el 1º año

Universidad Arg. De la Empresa[26]

Privada

No

-

Universidad de Belgrano[27]

Privada

Si

En el 1º año

Universidad Austral[28]

Privada

Si

En el 1º año

Univ. Abierta Interamericana[29]

Privada

Si

En el 1º año de  plan nuevo.

Pontificia Universidad Católica Argentina (Bs.As.; Rosario, Paraná, Mendoza).

Privada

Si

En el 1º año

Univ. Popular de Madres de Plaza de Mayo[30]

Privada

No.

-

Universidad J.F. Kennedy[31]

Privada

Si.

En el 1º año

Univ. Del Museo Soc. Arg.[32]

Privada

Si.

En el 1º año

Univ. Maimónides[33]

Privada

No.

-

Universidad Torcuato Di Tella[34]

Privada

No.

-

Univ. Nac. De Lomas de Zamora[35]

Publica

Si

En el 1º año de la carrera

Universidad Nac. Del Sur[36]

Publica

No

-

Univ. Nac. De la Plata[37]

Publica

Si

En 2º año

Universidad de San Andrés[38]

Privada

No

-

Universidad de Morón[39]

Privada

SI

En 1º año

Universidad Católica de la Plata

Privada

Si

En 1º año

Univ. De Mar del Plata[40]

Publica

Si

Es optativa.

Univ. Nac. De la Matanza[41]

Publica

Si

En 1º año.

Univ. Nac. De la Pampa[42]

Publica

Si

En 1º año

Univ. Nac. De Río cuarto[43]

Publica

Si

En 1º año

Univ. Nac. De Córdoba[44]

Publica

Si

En 1º año

Universidad Blas Pascal[45]

Privada

No

-

Universidad Empresarial Siglo XXI[46]

Privada

No

-

Univ. Nacional de San Juan[47]

Publica

No

-

Universidad de Mendoza[48]

Privada

Si

En 1º año

Univ. Nac. Del Litoral[49]

Publica

No

-

Univ. Nacional de Rosario[50]

Publica

No

-

Univ. Católica de Santa Fe[51]

Privada

No

-

Univ. Cat. de Sgo. Del Estero[52]

Privada

Si

En 1º año

Univ. Nacional del Nordeste[53]

publica

Si

En 1º año

Univ. Nac. De Concepción del Uruguay[54]

Publica

Si

En 1º año

Universidad de la cuenca del Plata[55]

Privada

Si

En 1º año

Univ. Católica de Paraná[56]

Privada

Si

En 1º año

Universidad del Aconcagua[57]

Privada

No

-

Universidad Champagnat[58]

Privada

Si

Es optativa

Univ. Nac. De la Rioja[59]

Publica

Si

En 1º año

Univ. Nac. De Tucumán

Publica

Sin datos

-

Univ. Nac. De Chilesito[60]

Publica

Si

En 1º año

Univ. Nac. De Catamarca[61]

Publica

Si

En 1º y 2º año.

Univ. Cat. De Salta[62]

Privada

Si

Anual de 1º año

Universidad de Congreso[63]

Privada

No

-

Univ. Del Norte Sto. Tomas de Aquino[64]

Privada

Si

En 1º año

Univ. De San Pablo Tucumán[65]

Privada

No

-

Univ. Nac. Del Comahue[66]

publica

Si

En 1º año

Univ.Nac.De la Patagonia SJB[67]

Publica

Si

En 1º año

 

Datos que nos arroja la tabla:

  • De 119 instituciones habilitadas para la expedición de títulos habilitantes universitarios, se dicta la carrera de abogacía en 51 de ellas. De estas 51 facultades dónde egresa con titulo de “Abogado”, 21 de ellas son publicas y las 30 restantes privadas.
  • De 51 planes de estudio de la carrera universitaria de abogacía verificados, en 32 se incluye la materia “Derecho Romano”, 28 de los cuales la dictan en el primer año de la carrera.
  • De las 30 facultades de derecho privadas que he encontrado, en 16 se dicta la materia Derecho Romano siendo, en el total de los casos, una asignatura del primer año de cada respectivo plan de estudios.
  • En 15 de 21 facultades de derecho publicas relevadas se dicta la materia Derecho Romano.
  • La opción. Dentro de las facultades privadas que ofrecen la carrera de derecho, en un solo plan de estudios la materia es optativa (caso “Champagnat”), a diferencia de las universidades publicas dónde el fenómeno se registra en dos casos: la UBA y la Universidad Nacional de Mar del Plata.
  • La Universidad Nacional de La Plata es el único caso dónde la materia se estipula para el 2º año del plan de estudios. La acompaña la Universidad Nacional de Catamarca que la tiene prevista de forma cuatrimestral en 1º y 2º año de la carrera.
  • La anualidad de la materia solo se da en el caso de la Universidad Católica de Salta.

En el 70% de los planes de estudio de abogacía vigentes en el país se enseña derecho romano. En el 97% de los casos, se dicta en el 1º año de la carrera. Sin embargo, en mi facultad se da una curiosidad o fenómeno único: La materia Derecho Romano esta sometida al régimen del CPO, como curso principal solamente de la orientación en Derecho privado, ubicándola estratégicamente al final de la carrera. Dicho esto cabe plantearse, en la FD de la UBA, ¿Derecho Romano, es una materia optativa u obligatoria? Lo cierto es que es ambas cosas. A partir de 1985,a poco más de un año del retorno de la democracia y bajo el gobierno del Dr. Alfonsín, siendo el Dr. Eugenio Bulygin Decano de la FD, la carrera de abogacía se dividió formalmente en ciclos, a saber: Ciclo Básico Común, Ciclo Profesional Común y Ciclo profesional Orientado. Esta división en ciclos y el consecuente cambio en el plan de estudios[68] adaptarían la carrera a las necesidades actuales de la sociedad, del mercado laboral y del alumno. La idea básica, es que luego de aprobar las materias del CPC, el alumno tiene la posibilidad de elegir de entre varias orientaciones[69] la que mejor prefiera para orientarse e insertarse en la vida profesional. Así al obtener el titulo de grado, el alumno podrá solicitar un comprobante de la orientación que curso. Estas orientaciones se rigen por un sistema de puntos, dividiendo a la oferta académica de materias pertinente en cursos principales y derivados de cada orientación. Y he aquí, bajo el mote de curso principal cuatrimestral de la orientación en derecho privado que encontramos al derecho romano. Expresado esto, entiendo que aquí, derecho romano sería “obligatoria” sola para aquellos alumnos que eligen la orientación en derecho privado y a  su vez “optativa” si razonamos que el alumno pasada la mitad de la carrera aproximadamente, puede elegir cualesquiera de las orientaciones, o, bien, y ya como un caso de laboratorio, elegir cursar la materia de derecho romano como optativa dentro de los puntos libres que le prevé su orientación. Así es que entiendo que en la UBA la materia es más optativa que obligatoria, trayendo la consecuencia de que en un promedio de 7 a 1, es muy poco el porcentaje de alumnos que egresan de la FD habiendo cursado la asignatura en cuestión, teniendo la posibilidad de esquivarla sin más. Pero esto no fue siempre así y es un fenómeno que, a mi criterio, afecta a la FD en la posmodernidad y debe ser remediado cuanto antes.

En 1824 se suscribe el Decreto que crea la Universidad de Buenos Aires compuesta de 6 departamentos, uno de ellos el de Jurisprudencia y Ciencias sagradas, sustituyendo a la academia de jurisprudencia que fuera creada por el Superior Tribunal de Buenos Aires en 1814. Ya en 1874, como consecuencia del Levantamiento estudiantil 13 de diciembre[70] y previsto en la Constitución de la Provincia de Buenos Aires del año anterior, el Departamento de Jurisprudencia se transforma en la Facultad de Derecho y Cs. Sociales, modificándose el plan de estudios y, finalmente, nacionalizándose finalmente en 1881. [71]

Tanto en la Academia de Jurisprudencia, como en el Departamento de jurisprudencia y luego la Facultad de Derecho hasta 1986, habiendo atravesado toda la historia nacional, egresando de sus aulas a los lideres del país, padeciendo diversas intervenciones, golpes de estado, conociendo las diversas facetas de la democracia, viendo evolucionar y desarrollarse a todo el derecho nacional, siempre dicto Derecho Romano, y a su vez, siempre lo previo para el primer año de la carrera, teniendo, inclusive en varias épocas, la asignatura dividida en dos. Pero un día, y listo para efectivizarse al comienzo de 1986, el plan de estudios cambio determinantemente[72] y el  Derecho Romano fue expulsado de la formación básica de los abogados UBA sin dar mayores explicaciones que la necesidad de modernizar la facultad, dejando a los abogados del periodo democrático del país, desamparados de una ciencia imprescindible del saber jurídico. En el año 2004, la FD cambió nuevamente su plan de estudios, realizándole reformas cosméticas y manteniéndole íntegramente la estructura y el DR continuo secuestrado en el mismo lugar. En el año 2009 se efectuaron algunas correcciones al plan 2004 actualmente vigentes, pero no se movió al derecho romano.

 

ESQUEMA CRONOLOGICO DE LA UBICACIÓN DE LA MATERIA DERECHO ROMANO EN LOS DISTINTOS PLANES DE ESTUDIO DE ABOGACIA EN LA FD

 

Plan de Estudios de la Carrera de Abogacía

 

Año

Ubicación de la materia “Derecho Romano” dentro de la carrera

Observaciones[73]

Plan 1874

1875

En 1º y 2º año

En 1874 se cera la Facultad de Derecho

Plan 1905

1906

En 1º y 2º año

En 1905 una revuelta estudiantil tiene, entre otras consecuencias el cambio del plan de estudios.

Plan 1909

1909

En 1º y 2º año

Gran participación política de los estudiantes en la vida social.

Proyecto Plan 1912

1912

En 1º y 2º año

Presentado por el Dr. Juan Carlos cruz al Consejo Directivo de la FD

 

1929

En 1º y 2º año

En un programa de estudio de ese año se puede leer “Derecho Romano. Primera Parte. Prof. Titular Dr. Gastón Federico TOBAL”.

Res. De la FD y Cs. Soc. del 29/11/47 y 28/07/48

1948

En 1º y 6º año

Vigente a partir de 1949 respondiendo a lo establecido en el Art.18 (Inc.4º y 13º) de la Ley Nº 13.031

Ordenanza 8/9153

1953

En 1º año

Vigente al menos hasta 1966 en paralelo al plan de 1962.

Plan 1957

 

En 1º año

La guía anual de ese año de la Facultad no consigna Nº de plan ni de Res. U Ordenanza. Estaban vigentes los Dec/leyes 4361/55 y 6403/55 de Organización de las Universidades Nacionales.

Ordenanza 22/1961

1961

En 1º año

Vigencia a partir de 1962. Este año comienzan a expedir títulos habilitantes las nuevas Universidades Privadas.

Estatuto de Estudios

1978

En 1º año

No se encontró el documento pero si un Programa de Enseñanza y de Examen de la Materia Derecho Romano (Primer año) Editado por la Cooperadora de Derecho y Cs. sociales en 1978. Es una reimpresión del Programa de 1957.

809/85

1985

Aparece como “Tema jurídico especial” de la Orientación Profesional en Derecho Civil.

Vigencia a partir de 1986.

Res CS Nº 3798/04 “Plan 2004”.

2004

En orientación de Derecho Privado del CPO

Vigencia a partir de 2005

Res CD Nº 4657/07  

2008

Ídem anterior

Vigencia a partir de 2008 para los ingresantes a la carrera.

 

 

 

TERCERA PARTE.

CONCLUSIONES:

 

Es imprescindible, en el caso de la UBA, que vuelva la asignatura a su primitivo lugar en el primer año de la carrera de grado.

 

Es necesario mantener la asignatura derecho privado romano al final de la carrera en la orientación de derecho privado, con el nombre de Derecho Romano II

 

La posibilidad de que la materia vuelva a ser anual, como opcion 2.

 

Desarrollare la primera conclusión brevemente:

Es necesaria la obligatoriedad de la materia. La FD de la UBA debe su renombre a su excelencia académica, de hecho, su creación se orienta a la formación de lideres para nuestro país, la prueba esta en que la mayoría de los presidentes de nuestra nación, así como importantes funcionarios, han obtenido el titulo de abogado de esta magna casa de estudios. La diferencia entre ellos y mi generación, los que obtendremos el titulo de grado en el año 2012, es que nosotros NO hemos estudiado Derecho Romano como materia obligatoria. Nosotros no hemos iniciado el viaje en nuestra carrera universitaria con el mapa del derecho romano para no perdernos en nuestro cometido. La materia en cuestión le otorga al estudiante de abogacía, ni más ni menos que su herramienta principal, el razonamiento jurídico. El derecho romano es la compilación de principios de derecho que estuvieron vigentes en Roma y que han sido modelo del derecho conocido. Estamos de acuerdo que el derecho romano es el padre del derecho pero la UBA deja huérfanos y desamparados a sus alumnos de la guía y cuidado de este buen padre.

Creo firmemente como alumna de esta ejemplar institución, que es inconcebible la manutención del nivel académico de sus egresados, si estos siguen privados del derecho romano.[74] El argumento para arrancar al padre del derecho del plan de estudios de 1985 fue el utilitarismo: “El conocimiento del derecho romano ya no satisface las necesidades de la sociedad moderna y su conocimiento es anecdótico”[75]. El argumento ya de los planes más nuevos es, en la voz de representantes del Centro de Estudiantes, que el derecho Romano es una materia “muy pesada” para estar en el primer año de la carrera dado que operaria como “un filtro” para quienes intentan iniciar sus estudios de la profesión.

Si bien estos argumentos pueden ser nobles y reales en su comprobación fáctica, permítaseme alegar a favor del derecho romano lo siguiente:

 

Quienes hablan de utilitarismo y lo excluyen, cometen un error significativo. Pocas materias son tan importantes para la formación de un abogado como el derecho romano que a través de sus principios facilita en entendimiento del razonamiento jurídico de cualquier sistema y de cualquier materia.

Quienes hablan de anacronismo, se equivocan torpemente. Cuanto mejoraría la técnica legislativa si el conocimiento del derecho romano fuera generalizado. Los grandes problemas de la humanidad han sido siempre los mismos, y adaptándonos a los tiempos que corren, cierto es que la lógica romana huera encontrado soluciones a problemas tan actuales como el matrimonio de personas del mismo sexo, el aborto, la eugenesia, cuestiones del derecho internacional publico y privado, emergencia habitacional, el régimen agrario etc.

Quienes hablan de la evolución del derecho actual para esquivar al derecho romano yerran en sus concepciones puesto que el mismo, como fuente indirecta y referencial de nuestro derecho civil, es el punto de partida para la correcta comprensión del código civil y leyes civiles. Tan vigente debería estar el derecho romano como el derecho del consumidor, pues los principios del derecho que la reformada ley del consumidor se jacta de revolucionar, tienen su génesis en la vieja Roma: el cumplimiento del contrato, la buena fe, el trato digno, etc.

Quienes remiten a la dificultad de su estudio en el primer año de la carrera, se albergan en el facilismo, cuando paradójicamente, mi estudio de las materias de derecho civil de la carrera hubiera sido tanto más fácil y clarificador si hubiese tenido firmes bases romanas a la hora de encarar  instituciones del derecho civil “actuales”.

Esos que refieren al derecho romano como una curiosidad histórica, no comprenden el valor que tiene su conocimiento divisible en dos aspectos, por un lado,  valor en tanto la necesaria cultura general que debe sin excusas tener quien se precie de abogado, por el otro, el valor técnico que tiene la el mismo sujeto el manejo de un esquema general de pensamiento jurídico. Así como se adaptan las conclusiones de Kelsen para el análisis de cuanta constitución hay, es adaptable el derecho romano como herramienta marco para el análisis de cuanta institución legal hay. Nadie dudaría jamás en un curso de filosofía del derecho o de derecho constitucional en citar al buen Kelsen, pero sin embargo dudan en la necesidad de darle un espacio al derecho romano dentro del plan de estudios general y acotarlo simplemente al final de la carrera para unos pocos. Que el DR sea una exclusividad de algunos pocos que se orientan en Derecho Privado es atroz, en tanto se priva a los otros alumnos de sus conocimiento por reducirla como materia que solo tiene relación con el derecho privado. Con el mismo criterio podemos quitarle los derechos reales o de familia a un penalista, o derecho civil a tributarista.

Mas allá de considerara condenable la orientación en una especialidad determinada desde la carrera de grado, puesto opino que la especialización comienza luego de obtener el titulo y puede perfectamente expresarse con un posgrado; considero también que la idea de especializaciones responden a un modelo fordista de la sociedad donde cada abogado solo puede ajustar una determinada tuerca y no otra, cuando salta a las claras que a la hora de la consulta a un profesional libre que es “el abogado” es el propio cliente (tradúzcase en el mismo mercado) el que lo considera un proveedor de soluciones integrales. Un profesional en derecho no puede acotar su conocimiento a una sola rama del saber porque sería vergonzoso. No condeno la excelencia en un campo científico determinado, pues especialistas se necesitan en todos lados, pero la especializacion desde el grado le quieta experiencias y posibilidades a los egresantes de la carrera. Así pues un medico cardiólogo, no es el corazón el único órgano que conoce. Debe, para poder ejercer, conocer íntegramente el cuerpo humano, así el abogado tiene que tener una formación general en todo el derecho y especializarse mas tarde. Entiendo así, que simplemente con los conocimientos generales del CPC no se satisface a las necesidades de los alumnos de un conocimiento generalizado y dinámico del mundo jurídico actual y la mejor base para encarar integralmente la carrera es comenzar por el principio, o en otras palabras, iniciar los estudios abogadiles a través del Derecho Romano.

 

Así las cosas concluyo que, por la trascendencia que ofrece el DR, es menester de alumnos y profesores de la FD de la UBA luchar porque la materia vuelva al primer año de la carrera.

 

ESTEFANIA PAOLA CUELLO.-

DNI: 33.135.029

Alumna Regular de la carrera de Abogacía de la UBA.



[1] Polimodal. Es un tipo de educación que fue usado en el país para reemplazar a la escuela secundaria.

En las provincias que adoptaron el sistema, se denominaba de ésta manera al ciclo profesional de la enseñanza de nivel medio. Con una duración de tres años, no es obligatorio en todas las provincias y se cursa con posterioridad a la Educación General Básica (EGB). Otras jurisdicciones, como la ciudad de Buenos aires, mantenían el régimen de 7 años de enseñanza primaria y 5 de secundaria.

Finalizado el nivel polimodal el alumno está habilitado para ingresar a la Universidad.

.

[2] Ciclo Básico Común. En la carrera de Abogacía consta de seis materias divididas en dos cuatrimestres. Con lo cual dura aproximadamente un año. Se comenzó a implementar en la UBA en el año 1986 y sigue vigente hasta la actualidad. Ninguna carrera de esta universidad requiere examen de ingreso, pero si es obligatorio el curso del CBC correspondiente. Los críticos del CBC dicen que es un “filtro”, o que extiende innecesariamente las carreras, en lo personal defiendo plenamente la institución pues me brindó conocimientos culturales basicos en el ámbito de las Ciencias Sociales absolutamente imprescindibles para el correcto abordaje del estudio del derecho. Actualmente las materias correspondientes al CBC de la carrera de Abogacía son: Sociedad y Estado, Pensamiento Científico; Sociología, Ciencia Política, Economía e Introducción al Derecho Latinoamericano. Una vez completado el Ciclo, se ingresa al Ciclo Profesional, que se divide en Ciclo Profesional Común (CPC) y Ciclo Profesional Orientado (CPO).

 

[3] CPC. Ciclo Profesional Orientado, corresponde a la primera parte del plan de estudio vigente de la carrera de abogacía. En el plan 2004, El CPC cuenta con catorce materias, doce cuatrimestrales y dos anuales, comunes para cualquier orientación de la carrera. Una vez completado, se expide el título Bachiller Universitario en Derecho.

[4] El centro de estudiantes de la Facultad de Derecho esta dirigido hace 8 años por la agrupación La Nuevo Derecho de corte socialista. Funciona en la planta baja de la nombrada facultad.

[5] El CPO, Ciclo Profesional Orientado corresponde a la última etapa del plan de estudios de la carrera de Abogacía. Tanto el Plan de estudios 2004, como el 2008/9 cuentan con varias orientaciones, entre ellas Derecho Privado. Otras son: Derecho público internacional o administrativo, Derecho Tributario, Derecho Penal, Derecho Laboral, etc. Este CPO se encuentra organizado bajo un sistema de puntos. Cada Departamento ofrece la cantidad de cursos que crea conveniente, y cada punto corresponde a doce horas de clase. De esta forma al aprobar un curso de cuarenta y ocho horas se adquieren cuatro puntos. El Ciclo requiere la aprobación de cinco materias obligatorias para toda orientación (Derecho Internacional Público, Sociedades Civiles y Comerciales, Derecho de Familia y Sucesiones, Finanzas Públicas y Derecho Tributario y Derecho Internacional Privado) y 64 puntos distribuidos de la siguiente manera: veinte puntos correspondientes a la orientación elegida, ocho puntos de elección libre (distribuidos al menos en dos Departamentos), cuatro puntos en el área de Derecho Constitucional Profundizado, cuatro puntos correspondientes a la asignatura Derecho de la Integración, cuatro puntos en el Departamento de Ciencias Sociales, cuatro puntos en el Departamento de Filosofía del Derecho, seis puntos en el Departamento de Derecho Procesal y otras actividades de clínica jurídica (por lo menos dos deben corresponder a un curso que tenga como contenido los métodos alternativos de resolución de conflictos y otros dos deben corresponder a un curso de Procedimientos de Prevención y Resolución de la Insolvencia) y catorce puntos en el Departamento de Práctica Profesional. Además se requieren tres niveles de lecto-comprensión de textos jurídicos en lengua extranjera, con una carga horaria de sesenta y cuatro horas por nivel.

 

[6] Derecho Romano es una de las asignaturas principales de 4 puntos de la orientación en Derecho Privado del CPO.  

[7] Di Pietro, Alfredo. Lapieza Elli, Enrique. Manual de Derecho Romano, Abeledo Perrot, 5ta Ed. Buenos Aires, año 2010, Pág. 7.

[8] Año de la primera edición francesa de la obra mencionada.

[9] Eugene Petit. Tratado Elemental de Derecho Romano. Traducido de la 9na edición francesa. Editorial Saturnino Calleja S.A. Año 1926, Pág.17.

[10] Garrone, José Alberto. Diccionario Manual Jurídico Abeledo Perrot. Buenos Aires, 2da edición re-impresa, año 2005, Págs. 289/290.

[11] Convencionalmente el año 753 a.C. aprox. es tomado como el de la fundación de la ciudad de Roma por Rómulo, dando origen a la periodización histórica conocida como “Monarquía”, a la que seguirán cronológicamente la Republica y El Imperio.

[12] Idem n.9

[13] Para comprender cabalmente la influencia y la importancia que tuvo el Derecho Romano en la vida de Vélez ver: Levaggi, Abelardo “Dalmacio Vélez Sarsfield, Jurisconsulto”. Ed. Ciencia, Derecho y Sociedad. Serie: Biblioteca Jurídica y Social. Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba, Cap. III, Págs. 35-44.-

[14] Es enriquecedor leer la opinión al respecto que nos ofrece el Profesor Vicente Fidel López en su “Curso de derecho romano bajo un plan nuevo” Buenos aires, 1872, quien en ese entonces era catedrático de la materia en la Academia de Jurisprudencia de Buenos Aires. En la Pág. 8, leemos: “Aunque el particular objeto de este curso, escribe, no sea la enseñanza del derecho romano sino la exposición en conjunto y filosófica de los principios absolutos que constituyen la justicia en sus leyes, es indispensable  que trate, aunque sea con breves rasgos, de la manera con que el pueblo romano, por el trabajo interno de sus propias libertades, ha podido llegar a crear ese monumento imperecedero de la justicia civil que nos ofrece en el conjunto de sus leyes y procedimientos. Este es el ejemplo más solemne que nos da la historia, entre las obras de la libertad antigua: y, contemplándolo, aprenderemos prácticamente como es que la justicia y sus leyes deben ser el ejercicio de las libertades populares, y ser obra de los pueblos administrando el más grave y el más urgente de sus intereses”.

[15] Ídem N º 9.

[17]  En la presentación del libro “Humanitas. Curso de lengua y cultura latina I” de Kalinowsky y De Santis, el Dr. Carlos Daniel Lasa dice para terminar: Sería deseable que el hombre contemporáneo tuviese muy en cuenta aquellas palabras del gran filosofo francés Jacques Maritain refiriéndose a aquel saber que corona todos los saberes a nivel humano, la metafísica, cuando expresa “Inútil como es, decía el viejo Aristóteles, no sirve para nada, pues está por encima de toda servidumbre…nada es sin embargo más necesario al hombre que esta inutilidad. Hemos menester, no de verdades que nos sirvan, sino de una verdad a la cual sirvamos. Pues ella es el alimento del espíritu; y la base de nuestra grandeza es el espíritu”. (El resaltado es propio).

[18] Juan Bautista Alberdi, “Carta sobre los estudios convenientes para formar un abogado con arreglo a las necesidades de la sociedad actual en Sud America. Publicada en el Diario El Mercurio y en “Obras completas”, Buenos Aires, 1886, Tomo 3, pagina 345. y dice así: Hallo acertada la idea de principiar sus estudios en Turín –comenzó diciéndole. La Italia de hoy no es inferior en este punto a la de Acurcio, Baldo, Bártolo, Parladorio [… etc.]. Allí puede Ud. estudiar el derecho romano y el derecho canónico que son las dos fuentes del derecho español. La Italia posee el secreto de esas dos ciencias por haber   sido cuna de ambas. El derecho romano es al nuestro lo que un original es a una traducción. […] Con todo, no hay que exagerar la importancia de ese estudio; los tiempos han cambiado, nuestra sociedad americana no es llamada a profundizar los arcanos de filología y erudición romanas. […] un año de Turín sería lo bastante […].

En Francia es donde debe Ud. proseguir sus otros estudios preparatorios de Derecho –continuó-. […] Después del derecho romano nada más aplicable en la jurisprudencia de los Estados de origen grecolatino, que el derecho civil francés, el cual no es otra cosa que un refunción del derecho romano, en que se han satisfecho las necesidades de nuestra civilización actual. […] Los textos mismos del derecho francés son un medio luminoso de comento para nuestras leyes españolas. […]

 

[19] Levaggi, Abelardo. “Juan Bautista Alberdi y el plan de estudios de derecho”. Rev. Historia del derecho, junio 2010, Nº 39. Disponible en PDF en:  http://www.scielo.org.ar/pdf/rhd/n39/n39a04.pdf

 

[20] Orientaciones del CPO de la carrera de abogacia en: http://www.derecho.uba.ar/academica/carreras_grado/org_curr_cpo.pdf

 

[21] Plan de estudios de la carrera de abogacía en:  http://www.universidad-policial.edu.ar/

 

[22] Tanto la carrera tradicional de abogacía como la de doble titulación franco-argentina, poseen DR. El plan de estudios de la Carrera de Abogacía tradicional puede verse en: http://www.salvador.edu.ar/juri/ua1-4-pa.htm

 

[25] Plan de estudios de la Carrera de Abogacía en: http://universidad.uflo.edu.ar/n/carrera.php?c=31#fragment-4

 

[27] Ver plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www.ub.edu.ar/carreras.php?carrera=101&opcion=plan&tipo=grado

 

[29] Plan de estudios de la carrera de abogacía para ingresantes a partir del año 2004. El plan anterior no tenía derecho romano en su currícula. http://www.uai.edu.ar/facultades/derecho-y-ciencias-politicas/plan-de-estudios-J104.asp

 

[31] Plan de estudios de la carrera de abogacía: http://www.kennedy.edu.ar/Escuelas/018.htm

 

[34] Plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www.utdt.edu/ver_contenido.php?id_contenido=280&id_item_menu=1045

 

[35] Plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www.derecho.unlz.edu.ar/Plan_estudios_2009.pdf

 

[37] Plan de estudios de la carrera de abogacía disponible en: http://www.unlp.edu.ar/articulo/2010/6/9/planes_de_estudioa_ciencia_juridicas_abogacia

 

[40] Plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www2.mdp.edu.ar/index.php?key=660

 

[42] Plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www.eco.unlpam.edu.ar/carreragrado1.htm

 

[45] Plan de estudios disponible en: http://www.ubp.edu.ar/pagina249.html

 

[47] Plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www.facso.unsj.edu.ar/paginas2/juridica/datos/planes.pdf

 

[51] Ver plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www.ucsf.edu.ar/derecho/index_planes.aspx

 

[56] Plan de estudios ídem  "UCA”.

[57] Información sobre la carrera de abogacía en: http://www.uda.edu.ar/FCEJ/academicoOE004.php el plan de estudios no se encuentra on line.

[63] Plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www.ucongreso.org/wp-content/uploads/2009/10/abogacia.pdf

 

[66] Ver plan de estudios de la carrera de abogacía en: http://www.uncoma.edu.ar/ingresantes/carreras/abogacia.html

 

[68] Ver: “La Gaceta de la Facultad de Derecho y Cs. Sociales” del 15 de noviembre de 1984. Dir. Prof. (E) Ignacio Winizky.  Pág. 17-30. Allí se transcribe el proyecto de Nuevo Plan de estudios a implementarse en 1986. Es propio mencionar que el proyecto fue propuesto por la Comisión Curricular de la Comisión Asesora Pedagógica del Decanato, integrada por los Dres. Carlos S. Nino, Eduardo Zannoni; Norberto Spolanzky, Julio Cueto Rua y Carlos Floria (La mayoría Prof. Titulares de materias que se dan al comienzo de la carrera o son obligatoria del CPC, como por Ej. Familia y Sucesiones).

[69] Ver Nota Nº 5.

[70] En diciembre de 1971, el suicidio de Roberto Sánchez tras desaprobar la mesa de Derecho Romano, el estudiantado de la Facultad de Derecho se movilizo de tal manera, que inmediatamente renunciaron los profesores de aquella mesa e indirectamente se logró que en 1974, se pasara del gobierno de las Academias a la ser la actual Facultad de Derecho con un gobierno de profesores temporario. Ver: ORTIZ, Tulio “Las reformas antes de la reforma”. Buenos Aires, 2008 disponible en PDF en: http://www.derecho.uba.ar/investigacion/investigadores/publicaciones/ortiz-la_reforma_antes_de_la_reforma.pdf

 

[71] Ver: ORTIZ, Tulio “Historia de la Facultad de Derecho”. 1º ed. Buenos Aires, Departamento de Publicaciones. Facultad de Derecho UBA, 2004.

[72] Ver Resolución N º 14.364/84 de la Facultad de Derecho.

[73] Para mayor información sobre la evolución de la enseñanza del derecho romano en la FD de la UBA ver: PESTALARDO, Agustín “Historia de la enseñanza de las ciencias jurídicas y sociales en la Universidad de Buenos Aires”, Buenos Aires, Imprenta Alsina Año: 1914 Sin ISBN y ELGUERA, Eduardo “La enseñanza del Derecho Romano en la Universidad de Buenos Aires, Año 1950. Publicado en Revista del Instituto de Historia del Derecho Ricardo Levene, Imprenta de la Universidad, Nº 13, Buenos Aires, 1962.

[74] “Si se disminuyeran, decían, resultaría un descenso en el nivel de preparación e intelectualidad de los abogados, porque la gran mayoría de los estudiantes se limitarían a hacer ligeramente los estudios exigidos para obtener el titulo profesional, absteniéndose de los de carácter más ilustrativo y científico en un medio social desgraciadamente poco favorable para cultivarlos. Y bajar el nivel intelectual de los abogados sería disminuir, al mismo tiempo, el de la sociedad en lo relativo a las ciencias que ellos deben aplicar, y que son esenciales para el progreso integral de la Nación”.  Este argumento pertenece a una propuesta de Plan de estudios para el año 1900, citado en PESTALARDO, Agustín, Pág. 159, año 1914…

[75] Prefiero mantener en el anonimato al profesor de la FD que hizo este comentario.