De la Eutanasia: La Etica, La Libertad, La Autonomia y El Ejercicio Medico


César Prieto Ávila M.D. 

 Vicepresidente de Ética y Ejercicio Profesional de la Federación Medica Colombiana

“No administraré a nadie un fármaco mortal, aunque me lo pida, ni tomaré iniciativa de una sugerencia de este tipo” JURAMENTO HIPOCRATICO. Siglo V (A.C.)

ARTICULO 11. El derecho a la vida es inviolable. No habrá pena de muerte.

ARTICULO 12. Nadie será sometido a desaparición forzada, a torturas ni a tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

ARTICULO 18. Se garantiza la libertad de conciencia. Nadie será molestado por razón de sus convicciones o creencias ni obligado a actuar contra su conciencia.

CONSTITUCION POLITICA DE COLOMBIA.. 1991.

 

“La Medicina es una profesión que tiene como fin cuidar de la salud del hombre. El respeto por la vida y los fueros de la persona humana constituyen su esencia espiritual”.

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS DE LA LEY 23 DE 1.981

 

El médico usará los métodos y medicamentos a su disposición o alcance mientras exista esperanza de aliviar o curar la enfermedad: Cuando exista diagnóstico de muerte cerebral, no es su obligación mantener el funcionamiento de otros órganos o aparatos por medios artificiales”. ARTÍCULO 13º LEY 23 DE 1.981

 

 “El que matare a otro por piedad, para poner fin a intensos sufrimientos provenientes de lesión corporal o enfermedad grave e incurable incurrirá en prisión de tres a seis años” ARTICULO 326 CODIGO PENAL COLOMBIANO.

 

“El Médico debe recordar siempre la obligación de preservar la vida humana”

CODIGO INTERNACIONAL DE ETICA MEDICA DE LA ASOCIACION MEDICA MUNDIAL

 

Cuando el médico ayuda a una persona a poner fin a su vida  intencional y deliberadamente, entonces el médico actúa contra la ética. Sin embargo, el derecho de rechazar un tratamiento médico es un derecho básico del paciente y el médico actúa éticamente, incluso si al respetar ese deseo el paciente muere”. DECLARACION DE LA ASOCIACION MEDICA MUNDIAL. Aprobada en la 44ª Asamblea Medica Mundial. Marbella España. Septiembre 1.992.

 

La Libertad se expresa en el ser humano, como la manifestación de su soberana determinación personal, esto es lo que se conoce como La Autonomía, que consagra y ampara la Constitución Nacional y está implícita en las decisiones que toma quien se somete a un tratamiento médico.   

 

“En el caso de tratamientos médicos la libertad individual debe ser preservada, aun si el enfermo toma una decisión imprudente o en perjuicio de su salud y no permitiría desconocerla, en aquellos eventos en los cuales el médico considera que el paciente ha tomado una opción equivocada”. SENTENCIA CORTE CONSTITUCIONAL T-401/94

En este último caso se debe haber cumplido el Artículo 16 de la Ley 23 de 1.981 (Ley de Etica Médica) que establece la obligación al médico de mantener informado a su paciente en forma completa y precisa, siempre que sea posible, sobre su condición de salud, opciones de tratamiento, sus complicaciones y sus secuelas.

 

“La Junta Directiva y el Consejo de Presidentes de la Federación Medica Colombiana consideran que por ser para el médico la defensa de la vida y la salud su papel principal, no acepta la eutanasia activa ni pasiva como método para aliviar el presunto sufrimiento del paciente, pues está de acuerdo con que la vida es el principio fundamental” DECLARACION APROBADA EN MEDELLIN EL 2 DE AGOSTO DE 1997.

 

Con todo este bagaje de antecedentes  con los cuales se ve claramente la complejidad del asunto, sin adentrarnos, a propósito, en los campos que lo complican aún más, como son la Filosofía y la Religión, haremos una aproximación  al tema de la Eutanasia  con una serie de interrogantes importantes, para definir un marco conceptual y así poder dejar el tema en el campo que nos compete: el humanista, en el cual el hombre como ser mortal debe dar inexorablemente el paso de la vida a la muerte y ese es el concepto etimológico de la palabra eutanasia: muerte normal.

 

¿Que se entiende como EUTANASIA?

 

Se entiende corrientemente como un comportamiento mediante el cual, por razones humanitarias relacionadas con el  sufrimiento o la calidad de vida, se provoca intencionalmente la muerte de una persona, sea mediante acción directa (ACTIVA ) con la producción o la anticipación de la muerte o por omisión  ( PASIVA ) cuando no se intenta detenerla,  debido a cualquier evento que cause en el paciente un gran dolor físico o moral. 

La Eutanasia pasiva puede ser PASIVA ABSOLUTA cuando no se le suministran al paciente ni siquiera elementos básicos de supervivencia como líquidos o alimentación, o PASIVA RELATIVA  cuando se administran estos elementos básicos y en caso de eventos más críticos en el proceso de la enfermedad, no se efectúan  maniobras para tratar de  reanimarlo o prolongarle la vida. 

 

¿Que es la ORTOTANASIA? 

 

Es el comportamiento en el cual no se utilizan tratamientos agresivos o de grandes reacciones secundarias o demasiado costosos a pacientes críticos o en estado terminal cuando las posibilidades de recuperación son mínimas, aceptando el curso de la enfermedad hacia la muerte.

 

¿Qué es la DISTANASIA?

 

Es el comportamiento en el cual se prolonga la vida o la agonía de un paciente critico o terminal en forma innecesaria, inhumana e ilógica, a cualquier costo ( monetario, físico o emocional). 

 

¿Qué es la VIDA HUMANA?

 

La definición más biológica es aquella que considera la vida como un estado de organización de la materia, caracterizado por un conjunto de fenómenos, denominados funciones, en continua interacción con el entorno, que permiten el desarrollo acorde con la esencia típica de cada especie. Esto es,  posibilitan las capacidades inherentes a su esencia, como crecimiento, desarrollo y reproducción. Pero la vida involucra en la persona humana, además de estas nociones puramente orgánicas, la voluntad, la libertad, la conciencia y aun el bienestar.

   

No hay una definición clara ni correctamente expresada; se sigue utilizando la definición en forma negativa y simple: Muerte es  lo contrario a la vida.

La definición medico-legal es la detención del proceso que preserva la integridad física del cuerpo que implica la detención del proceso de la vida,  y como tal, es una secuencia de hechos que culmina en la cesación de las funciones fisiológicas. Los médicos y abogados forenses confirman la muerte cuando se comprueba la extinción de las funciones nerviosas, las funciones circulatorias y las funciones respiratorias.

 

El termino agonía se entiende como sinónimo de combate o de lucha, aunque no necesariamente termine en victoria, es simplemente la ultima etapa del ciclo vital.

 

¿Qué es MUERTE CEREBRAL?

 

Sin entrar en disquisiciones teológicas o filosóficas, con respecto al alma, se ha aceptado que es el cerebro el órgano que puede definir la muerte biológica. Y, por consiguiente, se entiende que la vida de un ser humano termina cuando el cerebro deja de funcionar en forma irreversible, es el punto de no retorno y es el momento biológico en que un tratamiento para revertir las condiciones biológicas, puede  atentar contra la voluntad del paciente o crear en la familia falsas expectativas con costo monetarios y emocionales no justificables. La muerte biológica total es la extinción de la actividad de todas las unidades funcionantes del organismo: las células y es solamente cuestión de tiempo.

 

¿Qué es un ENFERMO TERMINAL?

 

Es aquella persona que padece una enfermedad que a la luz de los conocimientos científicos actuales y la tecnología disponible, no es susceptible de recuperación, entrando en un proceso de deterioro progresivo de sus funciones orgánicas, que lo conducirá irremediablemente hacia la muerte, en un periodo de tiempo no muy largo.

   

La gran diferencia entre un enfermo terminal y un enfermo crítico es que en éste ultimo su estado, a pesar de ser grave, por un accidente o un proceso de enfermedad severo, es susceptible de recuperación. En este caso las unidades de cuidados intensivos e intermedios con toda su tecnología, son las encargadas de revertir la situación critica y ayudar a los médicos a devolver al paciente a unas condiciones de vida, si no plenas, por lo menos las mejores tanto  para el paciente como para  su familia.

 

¿Qué es un enfermo en ESTADO VEGETATIVO?

 

Es aquella persona que pierde en forma irreversible la capacidad de conciencia de sí misma y de su entorno, sin posibilidades de recuperación, es independiente de si todavía existe algún tipo de actividad cerebral manifestada por movimientos reflejos o por ondas eléctricas en el encefalograma.  

 

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA MORIR?

 

Creo que no es fácil evaluar que cambios ha tenido y con que rapidez, la forma de pensar y de sentir nuestra sociedad, cuan profundamente se han cambiado los valores, los paradigmas que nosotros conocimos, cómo ha cambiado la forma de visualizar la vida en forma individual y colectiva con el advenimiento del culto a la belleza, al placer, a lo light, y el rechazo a todo lo que no sea bello y al sufrimiento y con mayor razón a la muerte, a la que se ha tratado de sacar de nuestras vidas quitándole su lugar y desplazándola al último rincón de nuestra mente, hasta cuando ciertas situaciones y hechos que, naturalmente  por ser simples mortales, aparecen y vuelven a  validarla.

 

Hasta hace poco cuando el paciente estaba en estado critico, era llevado a su casa donde se reunía la familia, se trataba de dejar organizado el grupo familiar de la mejor manera posible, se pedía y se concedía el perdón, con lo cual paciente y familia quedaban en un estado de armonía y esto tranquilizaba al enfermo, el cual hacía su transito hacia la muerte en forma apacible, contando con el apoyo y el calor de su familia; ahora se le ha quitado ese derecho al paciente y se le condena a morir en un medio frío, sin el cariño de su familia, en la cama de un centro hospitalario.

 

Y esto lo hemos visto con los cambios vertiginosos en nuestras costumbres sociales: al ritual respetuoso y ceremonioso con los familiares del difunto, la usanza del luto, el acompañamiento al duelo, etc., se ha pasado a una actitud  de frialdad  casi de indiferencia,  en la que se evita el tema o se sale del compromiso social lo más rápido posible. El enfermo debe durar hospitalizado el mayor tiempo que se pueda,  delegando su cuidado y atención en el personal medico y sanitario y si fallece allí mucho mejor, se acabó el velorio y las costumbres religiosas en casa, el cadáver pasa a la brevedad posible  a una sala de velación donde se delega, igualmente,  la atención a los visitantes y el cuidado del difunto para de allí ser llevado a una capilla y a un horno crematorio para que desaparezcan rápidamente las evidencias del sufrimiento.

 

¿Y los DERECHOS DEL PACIENTE?

 

Como una premisa fundamental o si se quiere, como corolario de los conceptos expresados hasta ahora,  debemos dejar claramente establecido que es el paciente en su real saber y entender el único responsable y dueño de su vida ejerciendo su autonomía.

 

El deber del médico ante un  paciente con una enfermedad terminal , intenso sufrimiento, irreversible proceso de la enfermedad es, como en todos los actos médicos que realice,  mantener informado al paciente de su condición de salud, de las opciones terapéuticas existentes y disponibles, de las secuelas que de estas opciones se deriven, de los costos, procurando de esta manera que el paciente pueda procesar esa información con el objeto de llegar a una determinación responsable, la cual debe ser respetada independientemente de si el médico o sus familiares están de acuerdo o no.

 

Se exceptúa claro está, aquellas situaciones  en las que el paciente no tiene o tiene disminuida su capacidad de decidir por causas orgánicas (inconsciencia, inmadurez) o por otros factores (presiones familiares, creencias religiosas) en que puede ser inducido a error en el procesamiento mental de la información y a terminar en decisiones equivocadas.

 

En aquellos casos de consentimientos o solicitudes previos firmados por los pacientes, es indispensable estar seguros que el paciente firmó esa solicitud conciente, libre y responsablemente o es el producto de un momento emocional, inducido o coyuntural, el cual fue realizado sin la debida información en las condiciones como se anotó anteriormente y que puede ser susceptible de retractarse, con lo que el médico puede resultar involucrado en problemas legales serios.      

 

De todas maneras con  los elementos de juicio actuales la practica de la Eutanasia va en contravía con el ordenamiento jurídico del país, contra la estructura ética y  la conciencia de los médicos por lo que obviamente no podemos aprobarla,  pero tampoco podemos permitir que  nos  señalen  como únicos responsables de una decisión de esa naturaleza y así debe quedar claramente establecido, escrito y firmado en la historia clínica para evitarse problemas de tipo jurídico y ético en aquellos casos en que tengamos que intervenir.

 

Es claro entonces, que el respeto por la decisión del paciente en condiciones terminales, sin esperanza de recuperación,  debe llevarnos a defender el derecho del paciente a morir dignamente, pues este se constituye en una clara manifestación de respeto a la dignidad humana pero que, igualmente existen los derechos, la dignidad y la autonomía del médico que no deben

nunca violentarse, por la voluntad de un paciente, o de su familia,  que quiere disponer de su vida obligando al médico a actuar contra su propia conciencia.