Símbolos Patrios

Escudo Nacional

 

Fue decretado el 29 de septiembre de 1848. Consiste en un marco dorado que representa el grano de oro (el café). Dentro del marco hay tres volcanes humeantes, de color verde azul, que simbolizan a los volcanes y las tres cordilleras que cruzan el país y un extenso valle verde claro entre dos océanos azules (océano Pacífico y mar Caribe, que bañan las costas del oeste y el este del país, respectivamente, al igual que las de Centroamérica). En cada uno de éstos hay un buque mercante representando la historia marítima del país. En el horizonte, a la izquierda del escudo, se aprecia un sol naciente de oro viejo.

Cierran el escudo dos palmas de mirto verde oscuro unidas por una cinta con la leyenda «REPUBLICA DE COSTA RICA» en letras doradas. El remate lo forma una cinta azul claro que sirve de corona con la leyenda América Central 1906, por la Ley número 18 del 27 de noviembre del mismo año, fueron suprimidos los dos primeros elementos citados y en 1964 se le agregaron dos estrellas más las cuales todas juntas representan las siete provincias de Costa Rica; el escudo aparece en la franja roja de la bandera de uso estatal y marítimo (sobre fondo blanco) y en la de uso civil no aparece. A lo largo de su historia, Costa Rica ha tenido diversos escudos.

 

La Bandera Nacional

 

Fue creada el 29 de septiembre de 1848 junto con el Escudo Nacional, luego de la declaración de la República el 31 de agosto de 1848. La concepción y diseño de la actual bandera, vigente desde ese año, correspondió a Pacífica Fernández Oreamuno, esposa del primer presidente y fundador de la República, José María Castro Madriz.

El diseño se encuentra inspirado en la bandera de Francia. La bandera es tricolor por medio de cinco fajas colocadas horizontalmente, una roja en el centro comprendida entre dos blancas, a cada una de las cuales sigue una azul. El ancho de cada faja es la sexta parte de la bandera, excepto la roja que es de dos sextas.

El Pabellón Nacional se diferencia porque en el centro de la banda roja lleva bordado sobre fondo blanco el Escudo Nacional.

Los colores representan:

·         Azul: representa el cielo que cubre Costa Rica y los ideales por forjar una nación democrática.

·         Blanco: representa la pureza, la bondad y la paz.

·         Rojo: representa la sangre derramada por los costarricenses en la lucha hacia la libertad, el trabajo y la labor cotidiana, según está escrito en el Himno Nacional y en el Saludo a la Bandera.



Himno Nacional

 

La música del Himno Nacional de Costa Rica fue compuesta en 1852 por Manuel María Gutiérrez Flores, mientras que la actual letra fue escrita por José María Zeledón Brenes en 1903. La música, una marcha, fue interpretada por primera vez el 11 de junio de 1852 por la banda militar de Costa Rica, dirigida por Gutiérrez, para recibir a los diplomáticos extranjeros de Estados Unidos y Reino Unido durante el gobierno de Juan Rafael Mora Porras. La música del himno fue oficial durante más de 100 años, pero el decreto que la oficializó no fue emitido sino hasta 1979 durante el gobierno de Rodrigo Carazo Odio.

 

 




La guaria morada, Flor Nacional

 

La guaria morada fue decretada como flor nacional en el gobierno de León Cortés Castro  el 15 de junio de 1939. Posteriormente, mediante el acuerdo ejecutivo No. 24, de noviembre de 1972, bajo la presidencia de José Figueres Ferrer, se establece la segunda semana del mes de marzo como semana de la Orquídea Costarricense.

. Se le llama "guaria morada" por el color púrpura rojizo de sus flores, semejante al de las moras. La aparición de sus flores durante el mes de marzo, además del aprecio que le tiene el costarricense, hacen que esta flor sea utilizada para el adorno de altares durante la cuaresma y las celebraciones de la Semana Santa.

En Costa Rica, la guaria morada es una entre las 1400 a 1500 especies de orquídeas del país, crece casi en todo el territorio nacional, aunque es más abundante en el Valle Central, donde es frecuente cultivarla. No obstante, en su estado natural, la población silvestre de guaria morada más grande del país se encuentra en el parque nacional Rincón de la Vieja. Crece entre los 800 y los 1400 msnm. Su estado de floración en el país ocurre entre febrero y abril.

 

El yigüirro, Ave Nacional

 

El yigüirro fue decretado ave nacional el 3 de enero de 1977, bajo la presidencia de Daniel Oduber Quirós, por iniciativa del poeta ramonense Eliseo Gamboa y el diputado Deseado Barboza, quienes fueron amantes y defensores de las aves. Fue declarado como tal como un tributo a su canto potente y melodioso que acompaña la entrada de la época lluviosa, además que fue considerado como un personaje importante dentro del folclore, de la literatura y de la música costarricense, en poesías, cuentos y canciones nacionales.

El yigüirro es una especie de mirlo pardo que mide entre 22 y 24 cm. Tanto el macho como la hembra poseen un plumaje pardo claro oliváceo en la parte superior, más claro en la garganta y el abdomen. El pico es amarillento y las patas parduzcas. Se le puede encontrar en áreas rurales y urbanas, en sitios de cultivo, cafetales, jardines, pastizales con pájaros dispersos y bosques secundarios. Se alimenta de frutas, lombrices, caracoles, gusanos e insectos. Anida entre marzo y junio.

La palabra yigüirro viene del idioma huetar, alguna vez, el pueblo indígena más numeroso de Costa Rica, antes del arribo de los españoles, y significa "pichones de agua". La palabra se refiere al sonido de estas aves al acercarse la época lluviosa, que marca el inicio de la etapa reproductiva, y que para los indígenas, y posteriormente, los campesinos, indicaba el inicio de las lluvias y por tanto, la época de la siembra. En las regiones rurales del Valle Central se considera que su canto "anuncia" la llegada de las lluvias.


La carreta típica, símbolo del trabajo

 

La carreta fue decretada Símbolo Nacional el 22 de marzo de 1988,  durante la presidencia de Óscar Arias Sánchez. Se distingue por sus diseños únicos con que son pintadas, con figuras geométricas, flores y animales. De hecho, aunque las decoraciones tienen semejanzas evidentes, no hay dos carretas pintadas exactamente iguales, ya que se dan cambios en los detalles y el acomodo de los dibujos. Se le considera símbolo de identidad nacional, y por tal motivo, la carreta típica fue declarada Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco el 24 de noviembre de 2005.

La elección de la carreta típica como símbolo nacional se basa en que se le considera que representa la cultura de la paz y el trabajo del costarricense, la humildad, la paciencia, el sacrificio, y la constancia en el afán por alcanzar los objetivos trazados.

Su historia se remonta hasta mediados del siglo XIX, cuando se dio la extensión de los cultivos de café, con terrenos llenos de barro y en pendientes escabrosas, durante los meses de acarreo y cosecha. En este entonces se comenzó a dar una amplia preferencia a las carretas de rueda maciza, para evitar la acumulación de barro entre los radios. Su inspiración, según varios escritores de la época, nació en un aparato que servía para montar el cañón de artillería traído por los españoles, al que llamaban cureña. La carreta fue instrumento vital para poder llevar el café desde el Valle Central hasta el puerto de Puntarenas, de donde se exportaba a Europa. La exportación del café fue, por muchos años, el principal motor de desarrollo nacional.


Venado cola blanca, símbolo de la fauna nacional

 

El venado cola blanca fue declarado Símbolo Nacional Patrimonio de la Fauna Natural Costarricense, durante la presidencia de José María Figueres Olsen, el 2 de mayo de 1995.

Es un venado mediano, delgado y con patas largas. Su color es café y en la parte interior es blanco. Su nombre proviene de su corta cola blanca.

En Costa Rica es difícil verlo, pues es una especie en peligro de extinción por la caza ilegal debido a su carne o por su ornamenta que se exhibe como trofeo, o porque, por razones de desarrollo urbano, ha ido perdiendo su hábitat natural.

Puede vivir desde el nivel del mar hasta al menos los 1300 msnm, en las montañas de la vertiente del océano Pacífico, y en las faldas de las montañas de la vertiente Caribe, donde la mayor parte de los bosques ha sido destruido. Las sabanas de Guanacaste han sido de preferencia, su hogar, especialmente el Parque nacional Santa Rosa. También ha sido introducido en Isla del Coco. Una razón de su capacidad de adaptación a diferentes hábitats boscosos es precisamente la diversidad de materias vegetales de las que puede alimentarse.


La marimba, símbolo de la cultura y tradición nacionales

La marimba fue declarada instrumento nacional de Costa Rica el 3 de septiembre de 1996, durante el gobierno de José María Figueres Olsen. Su objetivo también fue revalorizar la música popular ejecutada en marimbas, en un esfuerzo porque las nuevas generaciones conocieran su música y la forma de elaborar este instrumento. En 2017, durante el gobierno de Luis Guillermo Solís Rivera, fue declarado se celebrase cada 30 de noviembre como Día Nacional de la Marimba.

La marimba se considera originaria de África, traída a América por los esclavos negros durante la conquista de América. No obstante, entre los indígenas centroamericanos también existían instrumentos similares. Este instrumento llegó al país procedente de Guatemala y encontró su mayor arraigo en Guanacaste y el Valle Central. Originalmente era un instrumento pequeño, sin patas, con un arco de bejuco, que iba amarrado del marco que sujeta el clavijero, con cajas de resonancia de calabaza dulce (jícaro de bejuco), debajo del teclado y telilla de nidos de araña como vibrador, adherida con cera de abeja.

El uso de este instrumento musical está asociado a su uso característico en el folclor nacional, particularmente en la música guanacasteca. Alrededor de la música de la marimba giran muchos aspectos de la cultura y la actividad artística del país, como las danzas, las retahílas, las bombas, etc. Su interpretación acompaña bailes y fiestas folclóricas, cívicas, religiosas y populares.


La Antorcha de la Independencia, símbolo de la libertad

 

Fue declarada como símbolo patrio, como representación del ideal de libertad e independencia que une a Costa Rica con sus países hermanos de Centroamérica. El 14 de septiembre de 2005, bajo la administración del presidente Abel Pacheco de la Espriella. Su declaratoria como símbolo nacional se basa en que se le considera como un icono representativo de la libertad e idiosincrasia costarricenses.

Como antecedente, desde 1821, año de la independencia de los países centroamericanos, se ha celebrado ese importante acontecimiento, en forma particular en cada uno de los países del área. Ante tal circunstancia, en 1964, el entonces ministro de Educación Pública costarricense, Samuel A. Vargas, aprovechó una reunión de ministros de Educación Pública celebrada en Managua, Nicaragua, para exponer a sus colegas un proyecto tendiente a realizar una celebración conjunta de todos los pueblos hermanos centroamericanos para conmemorar el trascendental acontecimiento histórico.

Este proyecto, ideado por el profesor Alfredo Cruz Bolaños, consistía en la denominada Carrera de la Antorcha de la Independencia, que recorrería todos los países centroamericanos a fin de emular el recorrido de aquel correo extraordinario que en 1821 salió de Guatemala, finalizó en Costa Rica, y trajo la noticia de la Independencia.

Este importante esfuerzo resultó en una tradición, donde año con año, desde 1964, al igual que en septiembre de 1821, se realiza el recorrido de la antorcha. Ha llegado a arraigarse en el fervor patriótico de los pueblos centroamericanos y a convertirse en un significativo acto cívico y ha permitido observar la labor tesonera de miles de estudiantes costarricenses que cada año participan en él.


Los Crestones, símbolo de la riqueza natural

 

Declarado por la presidenta Laura Chinchilla Miranda, el 28 de abril de 2011.

Con el fin de hacer conciencia del valor natural y económico que puede generar al país la promoción de las bellezas naturales.

Los cerros Los Crestones están ubicados en la cordillera de Talamanca, una de las más largas del país con 190 kilómetros de longitud, propiamente en el Parque nacional Chirripó, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y además, esta zona protegida forma parte del Área de Conservación Reserva Internacional de Biosfera La Amistad-Pacífico, que Costa Rica comparte con Panamá.

Los Crestones se ubican a 3.720 metros de altura. Se formaron por un proceso de plegamiento de la corteza terrestre, asemejando a gigantescos e impresionantes "dedos" de roca de hasta 60 metros de altura, constituidas de material ígneo.

La designación es un reconocimiento al potencial aporte de Los Crestones a la economía nacional, así como su valor escénico y natural, pues reconoce las particularidades geomorfológicas, físicas, abióticas y bióticas de Los Crestones, ya que implican una gran riqueza natural no solo para las comunidades vecinas, sino para la ciencia y el turismo. Son parte de la identidad de la nación y representan la riqueza y los esfuerzos de conservación que se han logrado como país. Esta designación faculta, además, a las instituciones públicas a promover este destino turístico como una “marca país”.

 

El manatí, símbolo nacional de la fauna marina

 

 

El 15 de julio del 2014, el manatí del Caribe fue declarado símbolo nacional de la fauna marina costarricense con el fin de incentivar su conservación. Esta declaratoria fue iniciativa de un grupo de estudiantes de la escuela Barrio Limoncito, en la provincia de Limón.

Los manatíes pueden alcanzar una longitud de tres metros y pesar casi una tonelada. Los  son una familia de mamíferos placentarios del orden Sirenia conocidos vulgarmente como manatíes o vacas marinas.

Son apacibles herbívoros que pasan la mayor parte de su tiempo buscando e ingiriendo las plantas ribereñas y del lecho marino de aguas poco profundas. Los manatíes viven en aguas tanto dulces como saladas, cerca de las costas de América y África. Su único depredador es el hombre.

En Costa Rica, estos animales viven en las aguas salobres de Barra del Colorado y las mixtas de Tortuguero, donde se alimentan de plantas que crecen en las orillas.

Aunque su hábitat se encuentra en áreas protegidas, los manatíes no están exentos de amenazas. De hecho, esta especie está en peligro de extinción debido a los agroquímicos que arrastran los ríos y el alto tránsito de botes por los canales, los cuales los golpean, causándoles heridas que imposibilitan su movilidad y, por tanto, su posibilidad de buscar alimento.


Las esferas de piedra, símbolo de la cultura precolombina

En 2014, la Unesco eligió el conjunto de asentamientos cacicales precolombinos con esferas de piedra de Diquís como Patrimonio de la Humanidad. Como consecuencia de ello, el 16 de julio de 2014, la Asamblea Legislativa de Costa Ricalas declaró símbolo nacional del país.

Las esferas de piedra de Costa Rica son un conjunto de alrededor de 500 petroesferas de gabro y otros minerales, que se han hallado en todo el país, pero principalmente en la región del valle del Río Grande de Térraba (llamado Diquís, agua grande, en lengua brunca), al sur del país. Se les considera únicas en el mundo por su abundancia, tamaño, perfección geométrica y formaciones organizadas. Fabricadas con técnicas de abrasión e instrumentos de piedra, aunque aún no se tiene claro del todo cómo se elaboraron.

Se les ha atribuido distintos significados a través del tiempo: símbolos de rango, marcadores territoriales, jardines astronómicos, ayudas de memoria, sin faltar las teorías esotéricas, sobrenaturales y atribución a extraterrestres. La hipótesis más reciente, elaborada mediante reconstrucción etnohistórica, apunta a un significado mítico religioso, asociada con el dios del trueno Tlachque y los dioses del viento y los huracanes (serkes) de la mitología talamanqueña. Las esferas de piedra se consideran un hito del pasado prehispánico costarricense en general, y de la escultura precolombina en particular.