RESEÑA HISTÓRICA DEL LICEO KATIRA

La historia del Colegio de Katira se remonta a 1994, es en este año que Katira se convierte en sede del Circuito 06 de la Dirección Regional de Educación Upala, con lo cual se nace la inquietud de instalar en el nuevo circuito un Centro de Educación Secundaria, ya que los niños de la zona tenían que desplazarse enormes distancias para asistir a San Rafael de Guatuso o a Upala que eran los únicos pueblos que disponían de un Colegio Técnico.

Sin embargo no es sino hasta 1996 que a instancia del Asesor Supervisor se forma un Comité Pro-Colegio. Este Comité inicia una ardua labor técnica la cual consistió en realizar un diagnóstico o monografía de la zona de Katira, levantar listados de posibles docentes, promover la integración de las Escuelas en el proceso de promoción y aceptación de las comunidades de proceso.

Se realizan diversas reuniones en San José porque hubo una fuerte oposición de los dirigentes comunales hacia la creación del Colegio de Katira.

El Comité  Pro-Colegio estaba  integrado por:

• Lic. Warner Froilan Rodríguez Ramos, Supervisor del Circuito 06 Katira.

• Nubia Cantón Rodríguez, Directora de la Escuela La Katira.

• Farnier Esquivel Solís, Dirigente Comunal y maestra de la Escuela La Katira

• José Luís Villegas, Asistente de la Supervisión.

• Julia Espinoza, Dirigente Comunal.

• Osvaldo Ruiz, Dirigente Comunal.

• Fidelina Villalobos, Dirigente Comunal.

La Asociación de Desarrollo Integral de Katira presta las ruinosas instalaciones  del Salón Comunal, para que sean utilizadas como planta Física del nuevo Colegio, se realiza una remodelación estructural del mismo con fondos de la comunidad.

El Liceo de Katira fue creado el 17 de febrero de 1997, y en esa misma fecha se inician lecciones, contando con 9 aulas de 49 m2  construidas de plywood en un estilo desmontable, ya que el salón se seguiría usando para las actividades comunales. Se inicio con 117 estudiantes repartidos en 5 secciones todos. Del Ciclo de  Educación General Básica 111 discentes, por lo tanto se le llamo a la nueva institución Tercer Ciclo de Katira.

Durante ese año (1997) la institución tuvo destacadas participaciones deportivas y culturales. La recién creada Junta Administrativa, inicia los trámites pertinentes para la construcción de la planta física. Se logra con el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y el Consejo Nacional de Producción (CNP) la donación de terrenos, para la planta física los cuales se ubican frente al campo Ferial. En Agosto de ese año la Universidad Florencio del Castillo empieza a formar educadores en las aulas de la institución.

En 1998 la población estudiantil aumenta a 100 estudiantes, se abre un grupo en Décimo año de la Educación Diversificada, cambiando el nombre a Colegio  de Katira, el personal docente aumenta para cubrir las necesidades del décimo año, y en la parte administrativa se abre el Código de Oficinista 2, el cual es ocupado por la señorita Laura Vargas Delgadillo.

En 1999, se abre el primer grupo de Undécimo año de la Educación Diversificada, se logra incluir al Colegio en el convenio BID-MEP el cual tenía por objetivo la construcción de 40 Colegios. En la parte Administrativa dos nuevos códigos: Uno de Agente de Seguridad y Vigilancia, el cual lo ocupa el señor Gerardo Murillo Castro y el otro el de Asistente de Dirección, el cual es ocupado por Gladys Alvarado Gamboa.  Se efectúa la primera graduación de Bachillerato graduando a 3 jóvenes.

En el 2001, se construye la infraestructura y en octubre de ese año, los estudiantes realizan una huelga, ya que no les daban permiso para utilizar las instalaciones, como resultado de esta, el 08 de octubre se inicia el uso del nuevo edificio.



Escudo del tres cantones de la Zona Norte Norte



CANTÓN DE GUATUSO.


El territorio que actualmente corresponde al cantón de Guatuso, según versión de don Norberto Castro y Tosi, estuvo habitado por indígenas guatusos, que fueron el resultado de la unión de BotosTices y Catapas con numerosos Huetares que emigraron del Valle Central. De acuerdo con estudios de don Cleto González Víquez los guatusos son ascendientes de los indios Corobicíes, estos últimos ocuparon el territorio comprendido entre los ríos Lajas y Tenorio hasta el mar Caribe, quienes en determinado momento atravesaron la Sierra Minera de Tilarán y se refugiaron en las llanuras del Norte.

Los primeros aborígenes se establecieron a orillas del río Cutris (hoy San Carlos) desde donde avanzaron hasta las tierras regadas por el río Frío y sus afluentes. Aparentemente este grupo aumentó cuando el gobernador don Juan López de la Flor, temiendo que los indios pactaran con los piratas e intentaran una nueva incursión, como la acaecida en el año 1666, ordenó el éxodo de los votos; quienes de acuerdo con el mandato deberían asentarse en Atirro, antigua Reducción Indígena, que para ese entonces se encontraba despoblada. Esta medida bien pudo ser el móvil para que los indios, que no pudieron ser aprehendidos, emigraran hacia el oeste buscando las vegas del río Frío y sus tributarios, y contar así con mayor seguridad.

El origen del nombre del cantón tiene relación con los aborígenes guatusos o malekus que habitan la región. Sobre el particular, existen dos versiones populares para la denominación asignada a ese grupo étnico. Una se refiere a que en el año de 1756, se vieron en una montaña, llamada en esa época Guatusa, a varios indígenas, que por encontrarse en ese lugar, se les dio el nombre de guatusos.

En Ley No. 4541 del 17 de marzo de 1970 (mismo decreto que creó a los vecinos cantones de Upala y Los Chiles), Guatuso se erigió como el número quince de la provincia de Alajuela, y como cabecera se designó la población San Rafael. En esa oportunidad no se fijaron los distritos de este nuevo cantón. En el gobierno de don José Joaquín Trejos Fernández, en Ley No. 4541, del 17 de marzo de 1970, se le otorgó el título de Villa a la población de San Rafael, cabecera del cantón creado en esa oportunidad. Posteriormente, en Ley No. 4574 del 4 de mayo del mismo año, se promulgó el Código Municipal, que en su artículo tercero, le confirió a la villa, la categoría de ciudad, por ser cabecera de cantón.