Navegación

PEDAGOGIA‎ > ‎

EDUCACIÓN, DISCIPLINA INSTRUCCIÓN Y CULTURA

 

 

Emmanuel Kant es uno de los mayores filósofos de la historia, su obra en orden de importancia se sitúa al lado de los clásicos griegos como Platón y Aristóteles.

 

Nació en Kónigsber en 1724, en el seno de una modesta familia de artesanos Es muy importante en la vida de Kant la influencia de adre quien lo enseñó a amar el bien y también infundió en él sentimiento de admiración frente a la belleza de la naturaleza, este ocupa un lugar importante en la Obra de Kant.

 

Sin embargo, la mayor influencia recibida por Kant por parte de su madre e5 la atinente a la educación religiosa. No sólo lo inició en la educación pietista, una corriente radical del protestantismo sino que hizo de su formación escolar una continnación y profundización de esta fe. “Matriculó a Immanuel en el collegium Friedericianum, dirigido por el paston pietista F.A. Shultz, donde existía un régimen de gran severidad tanto en los contenidos como en los métodos”. Mas tarde Kant criticaría algunos aspectos de la educación recibida pero la marca de esta educación no fue criticada del todo de acuerdo con los comentaristas y estudiosos de Kant queda habida cuenta en sus escritos morales.

 

En torno al carácter disciplinado de Kant, se han contado muchas anécdotas, por ejemplo; no salió de Kónigsberg su ciudad natal, ni Siq4j de su provincia en toda su vida, se dice que fue extremadamente puntual, tuvo siempre los mismos hábitos cotidianos, de los que se cuenta que los habitantes de Kónigsberg ponían los relojes en hora al verle pasar por delante de sus ventanas. No se casó pero era sociable, elegante, ingenioso en la conversación y “sus clases en la Universidad de Kónigsberg, donde fue profesor durante más de treinta años, eran famosas por su brillantez”.

 

Cabe poner de relieve que Kant fue el primer gran filósofo que se dedicó a la enseñanza de la filosofía en la Universidad. La obra de Kant es voluminosa y los escritos de juventud e inclusive de madurez, en su momento lo hicieron conocido; aunque, hoy en día dichos escritos no son muy conocidos. Su fama y el lugar que ocupa en la filosofía se deben a las tres críticas: Crítica de la razón pura, cuya primera edición aparece en 1781, la segunda edición revisada por el propio autor es de 1787, la Crítica de la razón práctica, 1788 y la Crítica del juicio en 1790.

 

Kant elaboró uno de los mayores sistemas en la filosofía moderna, intentar explicar qué es un sisy cuál es el sisKantiano es difícil por cuanto que en un siscualquier cosa que se escoja presupone otra cosa, es como un encadenamiento.

 

Con fines a aclarar un poco el pensamiento de Kant puede decirse que se ocupó de la discusión racionalismo versus empirismo, en torno a problemas epistemológicos, pero, también morales. Según Warnock “el conflicto que se da entre los descubrimientos de las ciencias físicas de su época y nuestras convicciones éticas y religiosas fundamentales.

 

Creencias de kant

Respecto de las ciencias físicas Kant creía que todo lo que ocurre está determinado por sucesos anteriores, es decir detrás de los hechos hay unas leyes, las cuales son condiciones previas, es decir, acontecimientos, hechos. Esta problemática de cara al mundo físico resulta fácil de ser entendida, pero, de cara al mundo moral, el comportamiento y las acciones de los hombres no tienen porque obedecer a unas leyes predeterminadas. Así la voluntad de los hombres y la responsabilidad que deben ellos asumir por sus acciones entra en conflicto con las leyes causales que predeterminan el mundo natural o físico.

 

Kant creía en la ciencia y en las explicaciones que se hacían del, mundo natural, —piénsese en la fisica y en Newton— abrigaba ciertas dudas en tomo a los avances o retrocesos en filosofia debido a que cada filósofo elaboraba su propio sisy contradecía al anterior, este escepticismo en tomo a las posibilidades de la filosofia declara Kant que lo ganó gracias a la lectura de David Hume.

 

El problema para el conocimiento con el que se las vio Kant es el siguiente: existen dos tipos de proposiciones; las proposiciones de razón —Kant las llamó analíticas— es decir verdades por definición tales como el cuadrado tiene cuatro lados, para comprender las proposiciones de este tipo no se necesita tener experiencia de ellas, se conocen a priori, es decir independientemente de la experiencia. El segundo tipo de proposiciones, son aquellas que el criterio de verdad es decidido por la experiencia, la observación o el experimento.

 

Plantear las posibilidades del conocimiento en términos de proposiciones analíticas o proposiciones de hecho genera un nuevo problema, porque las leyes del conocimiento tanto para el mundo natural como para la filosofía no se componen solamente de juicios o proposiciones de una clase o de otra, sino, que estas a su vez pueden ir mezcladas.

 

La contribución más original de kant a este problema lo llamó juicios sintéticos a priori, los cuales se refieren al mundo—el mundo es el objeto de conocimiento— pero, los juicios sintéticos a priori no pueden deducirse del mundo por medio de observación o experiencia alguna. el mundo es como es y frente a él no podemos hacer nada, pero lo que sí podemos es tener una experiencia del mundo, es decir: “el concepto de sujeto de la experiencia, que se enfrenta con un mundo como objeto de la experimentación, implica que ese sujeto ha de tener algún tipo de capacidad sensorial, y algún tipo de capacidad intelectual y conceptual”.

La idea de Kant es sumamente general, no se refiere a condiciones psicológicas sensoriales de un tipo o de otro, sino a que un sujeto que experimente debe tener un modo de percibir, es decir una facultad que él llamó intuición sensible. De tal manera que el aporte más original del pensamiento de Kant consiste en haber explicado la intuición sensible, como la condición de posibilidad del sujeto cognoscente.

 

Ahora bien el contexto de este trabajo es la educación y la pedagogía, por ello dejaremos de lado los problemas de la Crítica de la razón pura, para adentramos en los lineamientos kantianos en torno a la educación, la disciplina, la disciplina, la instrucción y la cultura. El tratado de pedagogía de Kant, si bien no fue escrito de su puño y letra, si es la transcripción de sus lecciones en la Universidad de Kónigsberg, por parte de su alumno Federico T Rink. Kant revolucionó el pensamiento en epistemología, lógica, estética, ética, política etc., y puede decirse que su contribución a la filosofía y al pensamiento humano incide también, como es obvio en educación.

 

El tratado de pedagogía fue publicado por primera vez en 1803, un año antes de la muerte de su autor, es prácticamente la última obra del autor y en ella recoge muchas de las ideas elaboradas en sus obras como la Crítica de la razón práctica, cuyo es la organización y sistematización de la vida moral de los individuos. Sin embargo el propósito de Kant en esta obra se inscribe más en el ideal de formación para la ilustración, como un ideal de la humanidad. Quién pensó mejor ¿qué es la ilustración? Y la definió fue el mismo Kant en un escrito suyo que lleva el mismo nombre, en él, el autor define la pregunta por la ilustración como:

 


 

 
 

La liberación del hombre de su culpable incapacidad

La incapacidad significa la imposibilidad de servirse de su inteligencia sin la guía de otro. Esta incapacidad es culpable porque su causa no reside en la falta de inteligencia sino de decisión y valor para servirse por si mismo de ella sin la tutela de otro. Ten el valor de servirte de tu propia razón! : he aquí el len a de la ilustración”.

 

El ideal de la ilustración como camino hacia la civilización, puede ser recorrido e inclusive alcanzado en la medida en que los individuos accedan a la educación. El tratado de pedagogía de Kant inicia con una afirmación categórica en defensa de la educación: “El hombre es la única criatura que requiere educación”. Por educación debe entenderse la disciplina, la instrucción y la cultura’°. Gracias a la disciplina el hombre se hace hombre dejando el estado de animalidad, por eso habla Kant de que la disciplina posee un grado negativo, a diferencia de la instrucción que es la parte positiva de la educación. De ahí que la función desempeñada por la escuela con la secuencia de años de escolaridad sea someterse a las leyes, mientras que el estado de salvajismo supone obrar con independencia de las mismas, reconoce Kant que en el hombre subyace una tendencia muy fuerte a la independencia, la cual debe ser sometida para alcanzar un estado de civilización, por eso es por medio de la educación que el individuo se hace humano, a diferencia de los animales que les basta el instinto.

 

“El hombre llega a ser hombre exclusivamente por la educación; es lo que la educación hace de él”. Las predisposiciones del hombre no son ni buenas ni malas, en consecuencia las posibilidades de los individuos dependen del grado de civilización y disciplina alcanzada por medio de la educación, En Kant este problema no es individual, sino colectivo. Kant cree que las causas del mal obedecen no a que estén en germen en los individuos, sino a que  estos no se sean guiados por reglas.

 

Es necesario reflexionar sobre la naturaleza del proceso educativo, “es necesario que la pedagogía sea un estudio, pues, de lo contrario no se puede esperar nada de ella y la educación se convierte en obra de hombres de pésima formación. En educación, el mecanismo debe transformarse en ciencia, pues de lo contrario no construiría jamás un esfuerzo continuo, y permitiría por tanto que una generación pudiera muy bien echar abajo lo que otra hubiera construido.

 

Kant entiende por ciencia de la educación la práctica y perfeccionamiento que hace cada generación sobre la otra en orden a alcanzar la cultura y la civilización, por eso encuentra en el tratado un lugar central también la explicación kantiana en torno a la experiencia y experimentación en educación, que en la medida en que se hace de acuerdo a una reflexión y a unos fines y reglas claramente establecidos debe ocupar un lugar importante en el concepto kantiano de la educación como ciencia; se cree que los experimentos en educación son innecesarios, porque sólo a partir de juicios racionales se deduce lo bueno y lo malo. A Kant le parece un error porque la experiencia en educación es necesaria debido a que ninguna generación ha podido diseñar un plan completo.

 

En términos prácticos para la formación del carácter de los niños, Kant tiene en cuenta la crianza, la disciplina, la instrucción, la formación práctica que se debe impartir desde el cuidado de los niños en la alimentación, el recreo y la educación física como medios para que los niños crezcan sanos, robustos, instruidos y por sobre todo aprendan a obedecer y a acatar las reglas. El problema que sitúa Kant es por sobre todo la obediencia pues a la naturaleza humana le es difícil le es difícil conciliar la relación, autoridad y libertad. Para responder a esta problemática en la educación, la cual debe contemplar dos modelos fundamentales: el primero la formación física en la que todo el aprendizaje se debe apoyar en el ejercicio y la disciplina, aquí no es necesario enseñarle normas al niño. El segundo modelo que introduce Kant es la enseñanza moral, ésta ya no se basa en la disciplina, sino sobre máximas. Ahora bien las máximas para la enseñanza moral no pueden fundamentarse en amenazas, castigos, se debe buscar que los niños actúen por sus propias máximas y no por costumbre, que prefiera el bien, por el bien mismo que por otro tipo de ganancias u intereses. Se trata en fin, de que el “estudiante valore, en todo caso, el principio y las consecuencias de la acción a partir de la idea de deber”. En la Crítica de la Razón prá ctica, apunta Kant un imperativo categórico, el cual es una ley moral que reza de la siguiente manera, “obra de tal modo que la máxima de tu voluntad pueda valer siempre, al mismo tiempo, como principio de una legislación universal”. Es decir todo comportamiento moral debe perseguir un fin universal, de ahí la máxima del deber. Para Kant el deber se encuentra íntimamente ligado a la razón de tal manera que exige que en materia moral respecto del comportamiento con los otros se haga desde la humanidad, que la “persona propia y ajena, sea tomada siempre como fin, nunca como puro medio”.

Comments