El dativo es el caso del Objeto Indirecto de muchos verbos transitivos, que llevan además un Objeto Directo, y el complemento único de verbos que significan "favorecer, perjudicar, mandar, obedecer, perdonar, acercarse..."

     El Objeto Indirecto indica la persona o cosa en cuyo beneficio o perjuicio se hace o sucede algo. Por tanto expresa la persona o cosa en cuyo favor, uitilidad, daño o provecho se realiza la acción verbal.



     El dativo posesivo expresa que algo existe para uno, es decir, le pertenece.

    En la construcción con este dativo la cosa poseída se expresa en nominativo y el nombre del poseedor en dativo. Ambos elementos van unidos por el verbo esse, que concierta con la cosa poseída.

    Sunt Lucilio libri, Lucilio tiene libros ("hay libros para Lucilio")

   También es frecuente la expresión Mihi nomen est Lucilius, Yo me llamo Lucilio ("el nombre Lucilio es para mí"). El nombre propio puede ir también en dativo por atracción, Nomen Lucilio est mihi.   

     Este dativo expresa el objetivo o fin perseguido con la acción verbal. Se usa frecuentemente con expresiones de carácter militar, comercial, agrícola, etc. Está representado generalmente por un sustantivo abstracto verbal y puede traducirse por un infinitivo.

    Praesidio relinquere, Dejar como defensa

    El dativo de Finalidad se combina muchas veces con el dativo Objeto Indirecto y con el posesivo en una misma frase, recibiendo la denominación de Doble Dativo:

    Caesar duas cohortes castris praesidio relinquit, César deja dos cohortes para defender el compamento ("para defensa para el campamento")


















Versión

Codicilus v1.0