FNAC España impone las condiciones laborales más precarias de todo el Grupo FNAC-Darty en Europa.

31/10/2019


Según los últimos datos recibidos por la representación legal de los trabajadores tanto en el Comité Intercentros como en el Comité de Empresa Europeo, los contratos a tiempo parcial en FNAC España son ya casi el 60% de la plantilla frente al 19% de media del Grupo FNAC-Darty en Europa. Además, en FNAC España la temporalidad es la mayor del grupo, con un 27% de contratos de este tipo frente al 12% del grupo, el 7% de Francia y el 13% de Portugal, a los que se dobla en temporalidad. Datos de desigualdad en el grupo que revelan la política de explotación y precariedad laboral de la Dirección de FNAC España que desde la Sección Sindical de co.bas llevamos varios años denunciando.



El 60% de los trabajadores de FNAC en España estamos en riesgo de pobreza relativa

Recientemente el INE ha publicado que el valor del umbral de pobreza de un hogar de una sola persona (calculado con los datos de ingresos de 2017) es de 8.871 euros anuales, lo que significa que una persona con unos ingresos anuales por unidad de consumo inferiores a los valores del umbral de pobreza se considera que está en riesgo de pobreza relativa. 

Mientras el salario (sin contar los bonus anuales que reciben) de un/a manager o director/a es superior en un 54% al salario medio español, el salario mensual de un contrato a tiempo parcial en FNAC ronda de media los 600 euros, por lo que el 60% de los trabajadores y trabajadoras de FNAC en España estamos prácticamente en riesgo de pobreza relativa. Somos trabajadores pobres, con cotizaciones de miseria también para las pensiones y otras prestaciones. 

En 2018, los beneficios netos declarados solo por FNAC España ascendieron a 5,4 millones de euros.

Además, la cicatería es tal que se nos resta del pequeño complemento personal, conseguido por la experiencia o la responsabilidad, la misma cantidad que suba anualmente el salario base por convenio, lo que nos condena a una congelación salarial permanente. Eso sí, la sede central de la Dirección se sitúa en una de las zonas más exclusivas y caras de Madrid, en La Finca, donde por ejemplo residía Cristiano Ronaldo.

Desigualdad salarial entre hombres y mujeres.

Pero la desigualdad salarial en FNAC España no se queda entre la brutal diferencia entre la cúpula directiva y los trabajadores y trabajadoras de base, más propia de países del tercer mundo, que de la Europa a la que dicen pertenecemos, sino que también a día de hoy existen lamentables diferencias en relación al género.

Hasta la prensa se ha hecho eco de que en FNAC España las mujeres ganan cerca de un 5% menos que los hombres, diferencia que aumenta al casi 8% cuando se trata de managers o directivos/as.

A pesar de lo anterior, la Dirección de FNAC España se niega a revisar el Plan de Igualdad, pendiente de revisión desde 2017.
 

Trabajar hasta 23 domingos y festivos sin remuneración extraordinaria.

Por si fuera poco todo lo anterior, en nuestro país los trabajadores y trabajadoras de FNAC, con jornada de lunes a domingo, podemos trabajar hasta 23 domingos y festivos al año sin ningún tipo de remuneración extra por ello mientras en Francia existe una voluntariedad en la realización de domingos y festivos, y estos se pagan al 200 y al 300% del valor de una jornada de trabajo normal y se devuelve un día libre. La empresa se ampara en lo establecido en el precario convenio colectivo de grandes almacenes (2017-2019) firmado por los sindicatos CCOO, UGT, fetico y fasga, y que recoge estas condiciones mínimas de trabajo.

Sin embargo, de la misma forma que el convenio colectivo regula las condiciones de todos los trabajadores del sector de grandes almacenes pero los mandos y directivos no trabajan los fines de semana, partiendo de estas condiciones mínimas que son un convenio colectivo, lo normal es establecer condiciones de descanso dignas para todos y todas las trabajadoras de una empresa, tal y como sucede en FNAC Francia donde se llegó a un acuerdo con los trabajadores para regular la voluntariedad del trabajo en domingos y festivos y establecer una remuneración y un descanso semanal compensatorio digno.

Los trabajadores de FNAC España tienen derecho a solo 6 fines de semana libres al año. Los directivos/as a todos.

En numerosas ocasiones hemos solicitado a la Dirección de FNAC España la mitad de fines de semana libres que disfruta la cúpula directiva, es decir dos al mes, y se nos ha negado esta posibilidad de poder conciliar mínimamente, en pleno siglo XXI, nuestra vida laboral con nuestra vida familiar o personal.

Esta política de conciliación de FNAC España más propia del siglo XIX que de los tiempos actuales donde la importancia de poder conciliar el trabajo con la familia es un debate omnipresente en cualquier ámbito, alcanza de lleno a las madres y padres, que difícilmente pueden librar más de un fin de semana al mes para poder ejercer la guarda legal de los menores cuando cierran las guarderías y los colegios, debiendo acudir incluso a la justicia para conseguir un horario que les permita por lo menos recogerles a su hora del colegio. 

Trabajadores explotados hasta el límite de su salud.

La ausencia de un descanso adecuado sumado a la escasez brutal de plantilla a pesar de las quejas constantes de los clientes, y a las presiones recibidas para conseguir los objetivos de socios que se establecen, han conducido a la plantilla a exponerse a riesgos para su salud tal y como han evidenciado las sucesivas evaluaciones de riesgos psicosociales realizadas en las tiendas.

Hay casos como el de la tienda de FNAC Callao en la calle Preciados de Madrid, una de los lugares más comerciales de Europa y donde la afluencia de clientes es masiva, donde la escasez de trabajadores y la organización del trabajo y el descanso es tal que los resultados de estas evaluaciones han obtenido resultados cada vez peores y en una zona de riesgo para la salud en diferentes factores de riesgo como la carga mental de trabajo. A pesar de ello, en vez de adoptar medidas preventivas, la dirección ha reducido en cerca de 20 trabajadores la plantilla desde 2016.

Un modelo de gestión precario el de FNAC España que afecta a la seguridad y la salud física.

La política de precariedad de las condiciones laborales impuesta por la Dirección de FNAC España y de cada centro de trabajo, implica que incluso la seguridad y salud de los trabajadores se encuentre en un segundo plano en este sistema de explotación. De esta forma, y a pesar de las quejas de los trabajadores en relación a la manipulación de cargas han sido constante desde siempre, sólo tras denunciar a la Inspección de Trabajo las situaciones de riesgo para la salud se han conseguido los equipos de trabajo para evitar lesiones lumbares y de las extremidades, que desgraciadamente muchos trabajadores y trabajadoras aún siguen padeciendo.

Los derechos laborales al parecer también suponen en ocasiones un coste inasumible para la Dirección.

Contratos temporales en fraude de ley, reconocimiento de derechos sindicales y de representación de los trabajadores, etc. han sido objeto de denuncia y demanda judicial desde hace años dada la política represiva y de incumplimiento en relación a estos derechos de la Dirección de FNAC España, y siempre con resultado favorable para los trabajadores y en ocasiones, como la última, con una multa de más de 6000 euros por no reconocer a una sección sindical. Precisamente la misma que firma este comunicado.

Actualmente, se están preparando varias demandas judiciales en relación entre otras cuestiones al sistema de incentivos existente que más que una vía de mejorar el salario precario de la plantilla a la vez que se aumenta la producción, es un elemento de presión y justificación de despidos con objetivos inalcanzables la mayoría de las veces por las mismas condiciones de escasez de plantilla impuestas por la empresa.

Con este panorama la lucha es el único camino que nos deja la Dirección de FNAC España para mejorar nuestras condiciones de trabajo, y desde la Sección Sindical de co.bas en FNAC seguiremos denunciando en la calle y donde tengamos que acudir, las condiciones de explotación, precariedad y pobreza laboral que sufrimos los y las trabajadoras de FNAC en España, y la brutal desigualdad que padecemos en relación al resto de trabajadores y trabajadoras del grupo.

Y si la lucha es el único camino, es el que vamos a seguir en breve.