5 niños matan familia de monos

en Costa Rica


Retorno al inicio

 Costa Rica

• Denuncia consta en Sociedad para la Protección Animal:

5 NIÑOS MATARON FAMILIA DE MONOS POR “DIVERSIÓN”

• Especie está en peligro de extinción.

Paola Hernández Chavarría
phernandez@diarioextra.com

Un grupo de cinco niños mató con armas de aire comprimido a una familia de monos aulladores en Los Pargos, Santa Cruz, mientras las autoridades investigan el caso.
Sin remordimiento alguno ni el más mínimo amor por la naturaleza, un grupo de cinco niños del pueblo Los Pargos, en Santa Cruz, Guanacaste, fue el responsable de la matanza de una familia de monos aulladores o congos.

La denuncia, interpuesta ante la Sociedad Mundial para la Protección Animal (WSPA, por sus siglas en inglés) y de la cual tuvo conocimiento DIARIO EXTRA, es clara al destacar que los menores, entre los diez y 11 años de edad, atacaron a los monos Alouatta palliata con armas de aire comprimido, dejando sus cuerpos flotando en el río de la localidad.

Según una vecina del lugar, denunciante del brutal acto, los cuerpos de cinco de los animales fueron encontrados sin vida y muy lastimados tras los golpes que recibieron, a esto se suman el de una cría y otros machos del grupo.

Lo peor de todo -aduce la mujer- es que los niños tras ser descubiertos como los responsables dijeron que todo se trataba de un juego y que los mataron por diversión, “pues no había nada que matar”.

Los padres atribuyeron el asunto a la corta edad de sus hijos y así justificaron el hecho, que tiene consternada a la comunidad de Los Pargos.

“Nosotros cuidamos y queremos nuestros monos como parte de nuestro hábitat y luego de esta masacre de toda una familia creemos que es necesario tomar medidas urgentes en la educación de las futuras generaciones”, manifestó la vecina.

Agregó que no es tolerable que menores de edad tengan acceso a armas de este tipo, y menos si no hay supervisión por parte de adultos, pues podrían prestarse también para agredir a personas.

La denuncia está interpuesta ante el Patronato Nacional de la Infancia y las autoridades policiales de la localidad a la espera de una pronta respuesta.

Consultada Mónica List, médica veterinaria de WSPA, explicó que este es un tipo de crueldad, pero que no se puede responsabilizar a los niños en su totalidad sino más bien pensar en cómo obtuvieron las armas para cometer el hecho.

“Hay que incentivar el respeto a toda forma de vida, pues queda mucho trabajo por hacer, no solo entre los menores sino ante la comunidad en general”, destacó.

Agregó que este tipo de monos habita en las zonas de Guanacaste, Pacífico Central y Zona Norte, y están entre las especies en peligro de extinción.