Sandra Becerril Robledo

Directorio


 

Mi fantasía puede más que tu realidad


Los sueños que son vividos más que tu andar muriendo, respiran más aire que tu caminar. Te miro desde el fondo de mi soledad, encogida en medio de pensamientos, recuerdos, fantasmas, calderos, sonrisas y llantos incoherentes. Te miro y tus ojos son tan ciegos que se detienen sólo a ver lo que comprendes. Lo que va más allá, lo que importa, no lo contemplas. No puedes. El miedo atrapa tu cerebro, lo licua y te lo devuelve hecho lo que siempre has querido y lo más odiado: ser común y corriente. Que tu voz no se escuche más allá de mis latidos, que se esfume tu sabor de mi lengua, que tu palabras no lleguen donde tus oídos no puedan oír. La vergüenza de ser lo que soy te invade y te cobijas en un futuro predecible, aburrido, sin vida. Mi vida, mi vida ya no es tuya. Pertenece a un andar incierto, es de la noche, de los días sin sol, de los sueños, de la imaginación que me domina, de las perversiones de las fantasías más hondas, más secretas, más antiguas. Soy de las cavernas que no se han descubierto, de los planetas que nos miran carcajeándose de nosotros, de estas palabras que hablan más que tú, de los latidos de mi corazón que ya no viaja a mi estómago cuando te leo; soy de los espíritus más profanos, de los suspiros que besan, de los ithagos, de un pasado, de las brujas, de un asesino serial.

Soy de cualquiera que no exista. Por lo tanto no soy tuya. Porque eres el ser más tangible que mis pálidos dedos han tocado. Tu mente está tan aferrada a la realidad que me es imposible comprenderla.

Mi realidad puede más que tus pobres sueños. ¿Para que soñar si el sueño será mediocre? Mejor esperar sentado a que algún astro se apiade de ti. Mi realidad atestada de seres oníricos me lleva de la mano lejos de ti. Contaminas el aire sabor a color violeta que me rodea. Lo llenas de lógicas absurdas, de razones humanas, de porqués de todo. Mi luna tiene más música, la más bella… aquella que produce mi lápiz al hacer el amor con la hoja de papel. Esa sinfonía que puedes leer y que además te lleva más allá. Te escapas con ella. Yo me escapé hace mucho y no pienso regresar. No importan tus razones, no las comprendo, ni quiero hacerlo. No pienso regresar porque tu mundo me aburre, me saca de quicio… yo necesito pasión, calles adoquinadas de futuros porque los recuerdos sólo estorban para caminar. Y las tuyas están llenas de pasados aferradas a un terror a andar.

Dejemos que se queden ahí y si quieres subir a mi más allá conmigo, hazlo.

Mi pluma está extendida… no la deshojes más.

 

Puedo escribir que ya no te quiero

 

Porque ya no te quiero, aunque tal vez un poco.
Podría decir que no recuerdo tus ojos, eternos,
O que tus cejas ya no embrujan estas noches
Donde ronda la luna esperando ver amor en mi ventana.
Eso sería todo, es cierto. Por siempre.
Tu voz hablará no de mi, tus manos,
Tu piel, tus piernas, tus labios.
Pude pensar que ya no te busco
Que tu olvido piensa que ya no me quiere.
Tu alma llora de tanto haber perdido.
Lo perdí en medio de versos y besos infinitos
Lo buscan en dolor, ciego, alado y herido.
En ti un beso enlutado,
Sabor a infierno, a pecado
De esos que duelen, que de tanto doler se olvidan.
Yo te olvidé, aunque no sea cierto.
Escuchas sordo, palabras afónicas
Aunque respondes en este último grito.
Estoy en ti, de ti no huyo
Apenas quedan grillos sonando
Gotas temblando entre el rocío.
Pero en ti miento, por ti viviendo
Respiro silenciosas luchas, huye
De mi, de palabras, de besos que buscan tu oído.
Y es cierto, ya no te quiero. Aunque tal vez un poco.
Y un poco guarde tu olvido. Un poco.
Mucho de esta noche pude haberte tenido.
Este cuerpo perdido será de otro. Aquel que escribo.
Antes de ti. Mis brazos. Tu viento.
Y ya no me quieres. Pero cómo quisiste.
Un adiós a lo lejos. Terrible y corto.
Sin perdón que olvide, entre sus brazos piedad.
Que sean de otros.
A nosotros no nos queda más que dolor.

 

 

Egresada del Centro de Excelencia Educacional, Sandra Becerril cursó también los siguientes talleres: Fotoperiodismo (Escuela Activa de Fotografía), Módulos Literarios I y II, Teoría y práctica del cuento I y II (SOGEM). Estudió un diplomado en Literatura fantástica y ciencia ficción en la Universidad del Claustro de Sor Juana, fue becada por el escritor Marcial Fernández; estudió Creación Literaria en la Sociedad General de Escritores de México (SOGEM) y actualmente estudia Novela en la Universidad Iberoamericana.

Como reconocimiento a su labor, ha recibido diversos premios, entre ellos: Mención honorífica en el concurso “La Identidad de mi barrio”, organizado por la delegación Tlalpan, y en el 1er encuentro estudiantil Fotozoom, Mención honorífica en el Concurso “Nuevos Talentos”, organizado por Foto Regis (2002). Fue seleccionada por Fujifilm para publicación como profesional de Fujifilm, Mención Honorífica en el concurso “Juana de América” por el texto “Érase una vez…” Mención Honorífica en el concurso Merlo de Ciencia ficción con la novela “La Era del Shamra”. Finalista del concurso "El Espejo Roto", España, representando a México.

Ha publicado en revistas como: Luz directa, Fotozoom, Expansión, Expresión Autónoma, Época, Líneas, Crítica, Voces de la Primera Imprenta, Universo del Buho y en las Antologías: “Escritores hispanoamericanos en el mundo” de editorial Bellvigraff.

Fue corresponsal y redactora de artículos especiales para deportistas para el Diario Nacional Deportivo. Su novela "La Calle de las Brujas" de Editorial Justine ya está a la venta en las principales librerías (agotado), al igual que su libro recién editado "El legado de las abejas" para la colección especial de Nutrición Deportiva, que ha vendido más de 40,000 ejemplares.

Imparte diversos cursos de redacción y creación literaria desde el año 2004. De estos talleres, ha surgido la antología "Sueños de tinta" editado por Ediciones Shamra, colección de textos de diversos alumnos. También participó en la edición de "Palabras Sin piel", antología que con prólogo suyo, reúne a lo mejor de la sección "Inspiraciones" de dicho portal.

Sandra Becerril ha sido reconocida como una de las escritoras más originales y definidas de su generación, con una extensa producción literaria.