Graciela Amador


Directorio

 

 

Sitio de la autora

 

Metamorfosis de aliento


 

Somos auroras preciosas de cristales

ahumados, luciérnagas eternas amantes

del viento y la nostalgia.

Imágenes ambiguas del deseo pletórico,

carne mimetizada con el humo de la

hoguera interminable de cuerpos quemados,

somos rocas transformadas, rotas por completo

encadenadas a un movimiento perpetuo.

Calidos desaires del amor complejo,

somos estrellas abandonadas en la desidia

de lo efímero, vivimos en el péndulo del

tiempo…entre espacios y la nada,

entre calmas apagadas.

Somos labios en busca de piel,

pequeñas manos rotas cansadas de buscar

palabras, seres imperfectos…

almas quejumbrosas…

Nos hemos tragado la madera del

olvido, hemos comido del pecado,

alimentados de las sonrisas de la tiranía,

somos hombres que mueren en sueños

cuerpos plegados entre el azul y el acero.

Metamorfosis de aliento, mezclada entre

el aire y el fuego…somos aire, aire caliente,

que quema, que se derrama por dentro,

que no para…que no nos deja.

Hombres con cuerpos muertos…



Vehemente deseo


El sudor recorría todo su cuerpo
moviendo sus caderas estrepitosamente
de un lado al otro, pegando su cuerpo
tan liviano al mío...en medio de ese mar
salado de gente, sus labios tan húmedos
me permitían deslumbrarme en el mar
de sus senos de leche...cálido silencio en
medio del ruido de aquel lugar.
Sonidos huecos, bocas moviéndose al par
de la tierra, vibraciones instantáneas entre
cielo y sol...
Noche de amores...noche de sexos satisfechos,
los labios unidos de la música y los cuerpos
sedientos, bailando al ritmo del placer.
Mística sílfide, envenenan tus muslos, tus
ojos de cristal opaco, agitas los brazos
tratando de alcanzar el aliento de la luna,
tu cintura me marea...me embelesa tu olor
a orquídeas...ese respirar lento tuyo, tu boca
sabor a melón...quiero morder el aire de tu
pecho...comerme una a una tus palabras,
calmarme este afán, este desenfreno por
tu cuerpo.
De madrugada...mil almas con los ojos llenos
de sueño y yo..
Yo con mis dedos hurgando entre tus piernas
que son como dos serpientes que me asfixian,
noche instantánea...
Noche sabor a cerveza y libido...

Ira de mis ojos ciegos

 

Le grito al aire, le pido al agua
que no beba más de mí, que la tierra
me coma...que la sangre me deje,
que el cansancio se calme, que las
flores sean violetas.
Le grito al cielo, le pido al pan
que se transforme en roca, que la sal
de mis labios sea ácido penetrante
en mi garganta, que mis pulmones cierren
sus ojos, que mi corazón calle ese ruido.
Le grito al sol, le pido al silencio
más sueños y al fuego más dicha,
que las aves se vuelvan doradas,
que sean mensajeras de lo divino.
Le grito a mi cuerpo que de pecados
sabe, le grito que se marchite en una noche
preñada de letras, que mis ojos descansen
entre hojas secas.
Le grito a esta vida que no muere, que de
verdades sabe, que me levanta y me acaricia,
me roba mis sonrisas.
Es esta ira...esta ira de mis ojos ciegos,
secos de mí, del aire, de la tierra, del agua
y del fuego.
Es esta ira...la que mi puerta toca.


Amoral

Herida amorfa llena de cenizas
....besos con uñas quebradas,
figura diáfana llena de pesares.
Andante nocturno, perpetuo beso,
córtame las manos que por el
pecado mueren, cuerpos secos, apáticos
amantes que se muerden uno al otro
en cuartos pequeños...donde el aire falta,
donde el sueño muere.
Delirio perpetuo...muérdeme las venas,
cántame angustias, mátame lento...
que así mis ojos no te extrañan.
Amor agónico que pintas de colores
este cielo volátil, córtame las piernas
para no recorrer tu espalda, córtame
la lengua para olvidar el ácido sabor de ti.
Amor escéptico...viaja en las llanuras
de la tierra partida en dos...con el miedo
en tu sexo...con el alma cohibida.

Mátame lento...asfíxiame en tu piel.


Graciela Amador (1986): Estudiante de Psicología en la Universidad Autónoma del Estado de México del 2003 al 2006, abandonando dicha carrera para dedicarse a su mayor pasión… las letras, ha tomado diferentes Talleres y cursos de Creación Literaria, destacando el Taller de Narrativa con Sandra Becerril de donde nace “Tic, Tac…” relato publicado dentro de la antología “Palabras sin Piel” en febrero del presente año. Durante los meses de marzo y abril estuvo experimentando nuevas formas de creación literaria dentro del taller a cargo de Karina Falcón, su obra es aplaudida en diferentes sitios de la red como, Tierra de plata, sitio a cargo de Ricardo Olvera.

Actualmente Graciela escribe letras de besos y lunas para los enamorados, otras lee y escribe las noches de odio para los desencantados.