cuentos

En esta sección podrás encontrar cuentos escritos por María Navarrete que ya han sido presentados a concursos. 

  Donde nunca llegarías

 

Están donde nadie los puede ver, allí donde nunca llegarías aunque te pasases un mes caminando, un año caminando, toda la vida caminando.

 

Una vez un niño intentó llegar. Siempre se había preguntado dónde estarían el  tiempo que no pasaban con él, dónde vivirían y cómo pasarían su tiempo libre. Esta es la historia de un niño que salió a buscar a los personajes de sus cuentos…

Ya se estaba haciendo de noche y Marcos se tenía que ir a la cama para ir al  cole al día siguiente, así que sin rechistar se puso el pijama azul  y  se acurrucó en la cama. Cada noche, antes de dormir siempre leía un poco, le encantaba leer. A veces, cuando no entendía algo se lo preguntaba a sus padres, ellos siempre le contestaban  a todo; menos a una cosa:

-¿Dónde van los personajes de los cuentos cuando yo no los leo papá?

-Eso no es importante, anda duérmete y no pienses en cosas inútiles Marcos, le decía su padre

 

Y se dormía imaginando los  lugares donde podrían estar…

Al día siguiente  en el colegio cuando la profesora preguntó si alguien tenía alguna duda sobre la lección Marcos levantó la mano y le preguntó:

 

- ¿Dónde van los personajes de los cuentos cuando yo no los leo profe?

-¿Eso es de historia Marcos, de matemáticas o lengua? Preguntó la profesora

-No profe, dijo Marcos

-Pues entonces no me hagas preguntas estúpidas

 

Así que Marcos se marchó muy triste a su casa pensando que alguien lo tenía que saber, alguien tiene que avisarles de cuando tienen que aparecer en el libro pensaba marcos, y así llegó hasta su casa  cavilando.

 

Por la tarde, después de merendar Marcos fue con su padre a hacer unos recados, primero fueron a la frutería a comprar una sandía y unas  fresas y luego a la librería; allí Marcos lo comprendió todo, y mientras su padre  miraba unos libros se acercó al librero, él seguro que lo sabe, pensó, está todo el día rodeado de  libros y aquí viene gente que sabe mucho, seguro que a alguien se lo ha oído, y  por fin preguntó al librero tirándole de la chaqueta:

 

-¿Dónde van los personajes de los cuentos cuando yo no los leo señor?

 

El librero que era un señor muy serio le miró a través de unas enormes gafas  durante unos instantes y luego le contestó:

 

-¿Eso es de filosofía, de derecho o de economía?

-No señor librero, respondió Marcos muy triste.

-Entonces no me molestes con preguntas estúpidas niño.

 

Esa noche, como todas las noches  Marcos cogió un libro al azar y lo abrió con mucho cuidado, pensando que a lo mejor así  los protagonistas estarían despistados y podría  descubrir su secreto, abrió el libro tan despacio y tan suavemente que cuando lo tuvo totalmente abierto ocurrió algo increíble; estaba completamente blanco, no había nada escrito.

Marcos revisó una a una todas las páginas del libro se acercó tanto que su nariz rozaba el papel, pero  no veía nada, ni dibujos, ni letras, de repente oyó algo, un ruido  muy lejano; al acercarse más se dio cuenta de que eran voces, como cuando por la mañana aun medio dormido desde la cama oía las voces de sus padres hablando en la cocina, así que se acercó hasta estar pegado al libro y los susurros se hicieron más fuertes hasta que por fin consiguió reconocer algunas palabras sueltas y risas, muchas risas, hablaban en un lenguaje extraño que Marcos no entendía, pero había algo que sí era capaz de entender y era su nombre, que de vez en cuando esas voces lejanas repetían. Para poder seguir escuchando Marcos apoyó el libro abierto sobre la almohada y su cabeza sobre  éste  hasta que  se quedó dormido sin darse cuenta, y soñó con un lugar, un lugar al que no llegarías aunque te pasases un mes caminando, un año caminando, toda la vida caminando.

 

Al día siguiente Marcos se despertó muy cansado, y tras tres bostezos miró el libro que dormía sobre su almohada. Miró en la primera página y reconoció algunos garabatos que no estaban el día anterior, pero no entendía lo que querían decir.

 

Esa misma noche ocurrió lo mismo, de nuevo abrió Marcos el libro suavemente, de nuevo todo en blanco excepto por los indescifrables garabatos de la primera hoja, de nuevo los susurros y las risas, su nombre a lo lejos, y por fin el sueño con su cabeza sobre las hojas en blanco, ese lugar al que no llegarías aunque te pasases un mes caminando, un año caminando, toda la vida caminando.

 

Así transcurrió la noche siguiente, y la siguiente, y todas las que vinieron detrás,  cada noche los susurros se escuchaban más cerca y su nombre más claro e incluso a veces reía con ellos cuando ellos reían, porque cada vez entendía mejor ese extraño idioma que hablaban,  y cada noche en el sueño se acercaba un poco más  a aquel lugar, ese lugar al que nunca llegarías aunque te pasases  un mes caminando, un año caminando, toda la vida caminando.

 

Por las mañanas de nuevo el cansancio y garabatos que poco a poco iban escribiendo el libro sobre el que Marcos soñaba que caminaba durante meses, años, durante toda su vida, y por fin un día; soñó que llegaba.

 

Una mañana la madre de Marcos se acercó a su habitación mientras él estaba en el colegio y vio el libro cerrado sobre la almohada, se sentó en una esquina  y lo abrió muy despacio por la primera página, donde  leyó con una sonrisa en los labios:

 

-          Había una vez un niño llamado Marcos…

 

 

Hay lugares a los que sólo se puede llegar con la imaginación
                         



THE CHILD WITH THE SEA INSIDE

Niña was like that, she loved the sea since she was little , but she didn't do it with a romantic and melancolic feeling, she loved it with trustfully, she liked its salad taste.

For this reason it was so hard to leave it and to live so far away from it for his father's job.

One day, in her eleventh birthday, child felt something the stomach, it ticked her, and soon she burst out laughing. When she raised her shirt, could see her skin turning transparent and some goldfish swimming inside her. Day by day her skin was looking more the colour of the water.

In her twelveth birthday, her eyes , which were brown, got lightes till they turned in a deep blue, a lot of people were afraid to look at her eyes.

A year later from this day, in her thirtieth birthday, child opened her mouth to talk, but in spite of words, sounds, which remembered the marine's breeze springed from her lips, since this moment this was her language.

One year later, Niña took a bus, and when she arrived at her town, with a rhythmic step, like the waves breaking in the border, she went to the beach, and while she went into the sea, she said:

“ Thank you for your presents, you missed me too, didn't you?

 

 LE TEMPS DES NUAGES

Comme tout le monde sait,les nuages se forment a partir de l'eau, elle s'evapore, et de cette vapeur naissent les nuages. Ca a toujours ete ainsi.

Mais probablement, votre jeune memoire, ne se rapelle pas d'un tems ou les nuages s'elevaient tres lentement, c'etai des annees tranquilles. Ainsi donc ceux-ci etaient un mois a la hauteur des genoux, quelques jours a la hateur des epoules, jusqu'a arriver a la hauteur de notre tete,ou ils se sont arretés pendant des longues années. C'est pourquoi chacum avait son prope nuage.

C'est-a dire il peuvait pleuvoir sumer Marie, faire du soleil sur sophie et neiger sur Vincent. Le temps qu'ils montraient n'étai pas fortuit, ils indiquent exactent comment se sentai chacum, ainsi donc, personne ne pouvait mentir, parce-ce son nuabe le dénoncait.

Mais le temps est passé , et les nuages se sont élevés vers ciel, plus personne ne savait devenaient fous, parce-que sans les nuages, ils ne savaient pas comment ils se sentaient.

C'est pourquoi aujourd'hui beaucoup de gens ne savent pas s'ils sont heureux ou tristes, un moment ils sont heureux et plus tard ils sont en colere, ou simplemente ils ne comprendent pas ses sentiments.

Entre-temps les nuages continuent dans le ciel a vagabonder en essayent d'attirer notre attention avec des jours de pluie torrencielles, avec des tonnerres, des jours gris, en attendant quelqu'un qu'un jour regarde le ciel et sans peur de paraitre fou, crie : “ Regarde, celui-ci mon nuage, celui qui a la forme de glace!”.