Sobre Reformas Borbónicas en América

Por: Joel Cruz Maytorena: joelcruzmaytorena@gmail.com
 
 
 
Plagio
 
Los efectos de las Reformas Borbónicas sobre la Iglesia Católica en América
 
Desde la llegada de los españoles a tierras americanas la iglesia jugó un papel fundamental en la conquista de los nativos de las tierras, así como en la mentalidad de los propios españoles que llegaron al reafirmarles que era la voluntad de Dios que conquistaran e impusieran el cristianismo como base de la fundación de las nuevas ciudades hispanoamericanas.

 

 “Los europeos que emigraron hacia América desde finales del siglo XV hasta principios del XIX eran cristianos convencidos, que estaban resueltos en mayor o menor medida, a crear en el “Nuevo Mundo” sociedades donde su religión fuera el elemento predominante...  estaban convencidos de que la propagación de la cristiandad era no solo una justificación de la extensión del colonialismo Ibérico, sino también su objeto fundamental” (Fisher, J. 2002. Pp. 637).

 

 

El papel que desempeño la iglesia durante todo el dominio español en América podemos entenderlo como complementario a la corona, es decir, podemos entenderlo como parte de una dualidad estratégica así como de una dualidad en el poder, control y dominio de los territorios y de las personas que en estos habitaban, de esta manera  “la expansión del catolicismo estaba inextricablemente unida a la de la autoridad real” (Fisher, J. 2002. Pp. 638).

 

La iglesia al ser parte fundamental del dominio de las tierras americanas, se enfrentó a todos los problemas que el mismo gobierno español se enfrentó en cada momento, de esta manera los problemas que trajeron consigo las Reformas Borbónicas afectaron de manera directa a la Iglesia, a la estructuración y al dominio de la misma. Si bien los reformadores borbónicos plantearon las nuevas reglas para las colonias americanas pensando en el potencial económico y de materia prima que eran, respecto a l a iglesia fueron muchas veces un pretexto más para dejar en claro que el dominio sobre los territorios y sobre las personas de América era de la corona.

 

La iglesia había adquirido ya mucho poder en los terrenos americanos, por lo que “la concentración de poder de la monarquía durante la segunda mitad del siglo XVIII exigía suprimir o reducir obstáculos como los privilegios o derechos adquiridos... en esta línea tropezaba con la iglesia.” (Acosta - Rodríguez, A. 2000. Pp. 351) que para entonces contaba ya con gran numero de tierras, de esta manera frente a esta situación, el objetivo económico de reformar a la Iglesia fue dado en 1804 en la Real Cédula sobre enajenación de bienes raíces y cobro de capitales de capellanías y obras pías para la consolidación de vales reales. La aplicación de ésta cédula le produjo a la Corona alrededor de 12 millones de pesos[1]. Las consecuencias de estas innovaciones fueron gravísimas, no sólo por el descontento que ocasionaron sino por los serios desajustes sociales y económicos que produjeron. Para que la Iglesia pudiera ciar al Estado lo que éste pedía, se vio en la necesidad de cobrar sus préstamos e hipotecas, lo que alteró toda la estructura productiva del virreinato, gestada a lo largo de dos siglos.

 

Las reformas que se dieron durante el siglo XVIII respecto a la Iglesia americana pretendían retomar el orden y monitorear a las ordenes que impartían el evangelio en las colonias pues ya habían surgido muchas inconformidades y delitos en los que caían los clérigos, para lo cual la corona tenia derecho a decidir y tener auditores que visitaran las congregaciones, incluso para decidir cuantas personas podían formar parte de la orden en determinado lugar y las ordenanzas de la misma. No obstante lo anterior, logró su principal objetivo que era el de reforzar y preservar la autoridad de la corona sobre la iglesia.

 

Con las reformas y en especial con el Regio vicariato, la monarquía española tenia el control prácticamente total sobre los clérigos y eclesiásticos que habitaban en las colonias americanas, pese a esto es necesario mencionar que “la autoridad conferida a la corona por el Regio Vicariato no quedó limitada al control de casos individuales de disciplina eclesiástica, sino que... se convirtió en un programa general de reformas legislativas y administrativas del clero americano.” (Fisher, J. 2002. Pp. 639).

 

Otro de los principales acontecimientos que se dieron dentro de la iglesia americana derivados de las reformas borbónicas, fue la expulsión de la “Compañía de Jesús de Brasil en 1759 e Hispanoamérica, en 1767” (Fisher, J. 2002. P. 649), cuya expulsión se ha relacionado algunas veces con el poderío económico que tenían lo cual motivaba cada vez más al sentimiento de independencia y algunas otras veces se ha considerado como una advertencia por parte de la corona para todos los grupos religiosos del territorio dejando en claro el poder de la corona sobre la iglesia.

 

Los resultados a corto plazo de las reformas por parte de la corona hacia la iglesia fueron favorables, la pregunta que queda es si a largo plazo tuvieron el mismo efecto, es evidente que el dominio de la corona cesó cuando se declararon independientes las repúblicas de América, sin embargo, la iglesia a seguido presente con el paso de los siglos y a pesar de que se rompieron relaciones con la monarquía española, sin duda el poder de la iglesia y la utilización de este poder ha sido más eficaz que el sometimiento armado, a tal grado que actualmente Latinoamérica es la región del mundo que más dinero aporta a las arcas del Vaticano y la región que más devotos al catolicismo tiene.
 
Bibliografía:
 
Acosta - Rodríguez, A. (2000). La reforma eclesiástica y misional (siglo XVIII). Historia general de América Latina. Procesos americanos hacia la redefinición colonial. París, Ediciones UNESCO/Trotta. IV: 349 - 374.
 
Fisher, J. (2002). Iberoamérica colonial. Historia de Iberoamérica. Historia Moderna. M. L. Salmoral. Madrid, Cátedra. II: 549 - 654.
 
 
Plagio


Comments