La Vid La Cepa y La Poda


Por Ana M. Guerrero

 LA VID

 La vid, arbusto del género Vitis(botánica), es una planta que puede extenderse horizontalmente sobre el suelo o por el contrario, crecer. Sus hojas se insertan en los sarmientos mediante pecíolos y los granos de uvas se agrupan alrededor del palillo. Todo este envoltorio de cepas, pámpanos y racimos es lo que configura una vid o viñedo, productor del dorado racimo de uvas.

Para que la planta pueda crecer, la raíz tiene que encontrar la humedad necesaria en el suelo. De ahí coge la riqueza mineral y nutritiva necesaria para que la planta llegue a su desarrollo y madurez óptima y su fruto pueda dar un producto de calidad. Asimismo en la personalidad de un buen vino influyen otros elementos: la tierra, el clima, el hombre.

EL Ciclo Vegetativo

 

Si tomamos un calendario, en cada mes se observa una función característica de la vid:

 

·        Diciembre fase de reposo.

·        Enero la plantación de la cepa.

·        Febrero poda de la Vid.

·        Marzo los injertos.

·        Abril se inicia el crecimiento con la brotación.

·        Mayo tratamientos anticriptogámicos.

·        Junio fase de la floración.

·        Julio reconocer o examinar los viñedos.

·        Agosto comienza la madurez, con el envero, color que van tomando las uvas al madurar.

·        Septiembre la vendimia.

·        Octubre abonado de los campos.

·        Noviembre se colocan los postes y alambres.

 

Todo este ciclo se realiza en países del hemisferio norte.

 

LA CEPA 

 

 

Uno de los factores que intervienen en la calidad de los vinos es la cepa. Según sea la variedad de cepa, determinará la elaboración de vinos diferentes, aunque sean viñedos cultivados en las mismas regiones y suelos. Resulta decisiva la influencia del suelo en la vida de la cepa, en terrenos arenosos y silíceos los vinos serán finos, de poco cuerpo, mientras queramos vinos robustos de más cuerpo las tierras serán arcillosas y calcáreas.

 

Relación entre la calidad del suelo y el vino :

Tipos de Suelo

Calidad de vino

Arena Caliza

Vinos alcohólicos y secos

Caliza

Vinos de gran cuerpo

Arenas

Vinos suaves y poco alcohólicos

Arcilla caliza

Vinos finos, no muy alcohólicos con bouquet

Arcillas

Vinos poco finos

Arcillas ferruginosas

Vinos alcohólicos y fuerte color

Suelos fértiles y compactos

Vinos poco finos y de escasa conversación

Suelos Húmedos o de regadío

Vinos de baja calidad.

Humíferos

 

Pizarrosos

La vid no crece ni se desarrolla

 

Los suelos de moda, vinos muy minerales, potentes y concentrados, vinos de guarda.

 

LA PODA 

 

El secreto de la poda radica en conseguir que la planta mantenga una carga óptima: un número de racimos limitado para que no se resienta la calidad de la vendimia.

 

La poda determina la forma de la planta y su morfología externa, por eso cuanto menos yemas tiene una vid, más fuerte será ésta y mejor resistirá los rigores de los climas fríos como las heladas. La poda fundamentalmente se realiza en invierno que es cuando la savia no circula. A veces es necesaria una segunda poda llamada poda verde y que se realiza al comienzo de la primavera en el caso de que hubieran crecido mucho los brotes de la vid.

 

Métodos de poda:

 

En vaso:    Es la menos utilizada y consiste en formar cepas bajas con tres o cuatro brazos

con pulgares.

 

En cordón:   Se consigue un tallo muy largo, brazos cortos que terminan en sarmientos de

un par de yemas.

 

En palmeta:    Es la más habitual, se le deja a la planta un tallo corto con brazos no muy

largos pero visibles.

 

 

El Clima

 

El Clima influye en las cualidades del vino, en zonas con mucho sol sus vinos serán más ricos en azúcar, en zonas frías serán ácidos y secos. Los climas templados son los mejores para el desarrollo de la vid. La vid vinífera, al ser una planta mediterránea no puede cultivarse en climas extremos.

 

Las áreas del cultivo de la vid se concentran en dos franjas comprendidas entre los 30º y 50º de latitud en ambos hemisferios.

 

 

Factores que influyen en la calidad

 

Los factores que influyen en la calidad y el estilo de los vinos son múltiples, de ahí que nunca se pueda decir que dos vinos sean iguales. Dichos factores son:

·        Variedad de la uva.

·        Localización del viñedo (suelo, clima, altitud).

·        Métodos del cultivo.

·        Sistemas de elaboración y crianza.

·        Diferencias producidas por la añada.