Cata Vinos Bodegas Casa de la Ermita


Por Antonio Jesús Reina (AkatÁ)

Jumilla y Casa de la Ermita apuestan por la cultura del vino

Jumilla tierra conocida por sus granales de antaño y por su rápida evolución hacia producciones de vinos de enorme personalida y calidad. Hoy día se ha introducido dentro de los mejores vinos de nuestro país.

Gracias a la iniciativa de Bodegas Casa de la Ermita, su distribuidor Codesma y al Restaurante Montana  precursores de la difusión de la cultura del vino en la provincia, organizaron una cata de seis vinos de esta bodega, donde Eloy A. enólogo de la propia bodega nos desgranó uno a uno estos vinos que tan próntamente se han posicionado en el mercado.

Casa de la Ermita Blanco 2006

Visual amarillo pajizo, pálido, translúcido y muy límpio.
Nariz aromas de fruta blanca con buena densidad en nariz, la aireación le otorga frescura con ligeros cítricos acompañado con perfumes florales -lavanda, jazmín-.
Boca amplio, glicérico con buen ataque, recorrido de buena acidez con ligeras sensaciones salinas, final medio con postgusto de recuerdos de fruta ácida.
A destacar... un vino fresco, agradable en nariz sin saturaciones y muy agradable.

Casa de la Ermita Crianza 2003
Visual picota de medio cuerpo con ribete degradado.
Nariz con predominio de las notas maduras de
Cabernet -vegetales como el pimiento rojo y notas de pimentón- bien ensambladas con los aromas procedentes de la crianza -humo de tabaco, cuero- sobre fondo de frutas rojas con notas licorosas, adornos continuos de matorral.
Boca goloso y compensado en acidez, se muestra monastrell en su ataque, tempranillo en el recorrido con carga de fruta roja y final medio con postgusto de Cabernet.
A destacar... una nariz muy mediterránea y de buen recorrido en boca. Complejo.

Casa de la Ermita Reserva 2002
Visual picota de buen cuerpo ribete teja.
Nariz donde las notas de matorral bajo, procedente de la caliza propia del terreno impregna de mineralidad la sala, acompañadas por especias dulces que le aportan exotismo y toque mediterráneo de las notas apimentonadas de la Cabernet S.
Boca denso, carnoso con acidez bien sostenida, taninos maduros con buena estructura tánica de final medio-largo con postgusto licoroso y recuerdos de monte bajo.
A destacar... un vino con buen equilibrio varietal donde todas se hacen notar sin destacar ninguna, complejo y con buena guarda.

Casa de la Ermita Petit Verdot 2003
Visual picota amoratado, brillante de muy buen cuerpo con ribete violáceo azulado.
Nariz aromas de sobremaduración sin empalagos, muy bien refrescado con unas notas balsámicas con presencia de fruta roja silvestre muy madura casi compotada, bien acompañada por notas de mermelada de naranja amarga con adornos florales.
Boca denso con presencia en ataque un paso explosivo repletas de fruta que culmina en notas minerales con elevada acidez muy bien compensada con notas balsámicas y postgusto muy complejo.
A destacar... un vino cargado de tipicidad con una Petit muy bien madura, muy personal, original y complejo en boca.

Casa de la Ermita Blanco Dulce 2005
Visual amarillo dorado de media intensidad y brillante.
Nariz bien compensada por los aromas maduros de fruta blanca -ciruela, albaricoque- con notas de almibar -melocotón, pera- y toque de fruta tropical como la piña, con atisbos cítricos.
Boca puro almibar en boca con un desarrollo amplio, denso repleto de madurez muy bien equilibrado con notas ácidas, final largo y postgusto de piña y pera.
A destacar... un vino muy fresco en nariz con una boca más madura con buen recorrido y personalidad. Sorprendente.

Casa de la Ermita Dulce Monastrell 2005
Visual picota con ribete granate y reflejos violáceos de bonita lágrima.
Nariz donde las notas maduras características de la Monastrell afloran en sus inicios, para dar paso a notas compotadas y de mermeladas sobre fondo de frutillos rojos que le aportan frescura.
Boca gloso sin saturar, carnoso, aterciopelado con presencia frutal en largo recorrido y final de ligero amargor y postgusto largo con recuerdos de regaliz.
A destacar... un vino muy bien trabajado con buena nariz y mejor boca.


Agradecer actos como el mencionado en pro de ofrecer al público la oportunidad de conocer nuevas zonas emergentes y consolidades de nuestro panorama vinícola.