Bodega Descalzos Viejos

Por Antonio Jesús Reina                                                                                                                                               [Volver Página Inicial]

Ronda vuelve a sorprenderme, además de la maravillosa tierra, de su ejemplar clima, su altura, en definitiva, tierra de potencial vinícola. Donde Bodegas como Descalzos Viejos demuestra con el lanzamiento de su primer y limitado crianza, el signo Rondeño que realza los vinos de estas tierras. ¿Estaremos en los inicios de un nuevo Priorato?, quien sabe, lo único que está claro, que este Crianza apunta a grande.

Esta bodega se encuentra en el Convento Trinitario de "Los Descalzos Viejos", que ha sido rehabilitado para tal fin. Llevándose una labor de restauración realmente encomiable, que ha supuesto la recuperación de este histórico edificio y de unos interesantísimos frescos en el presbiterio de la antigua Iglesia.

La finca de 15,5 hectáreas está ubicada en un marco de extrema belleza en la cornisa del famoso Tajo de Ronda, protegida de los vientos del norte. El interior del complejo se completa con el jardín huerto conventual resuelto con bancales de la época y nacimiento de agua. El viñedo o Pago de Los Descalzos Viejos son 6 hectáreas, cuya plantación se encuentra orientada al Sur o Sur-Este, tiene una altitud media de 650 m. Estos factores ambientales confieren una personalidad propia al vino que producen, constituido por su buena exposición solar, al mismo tiempo que una excelente evolución del gradiente térmico, favorecida por una fácil circulación descendente del aire al encontrase en la parte alta de la ladera, sin olvidar, por supuesto, la naturaleza del propio suelo y su origen geológico, de naturaleza caliza y de textura franca, incluyendo una cierta pedregosidad que contribuye a un buen drenaje.

Teniendo en cuenta además la pluviometría de Ronda, en torno a 650 mm, que puede considerarse la óptima para producción de vinos de calidad, la parcela se establece en secano, al no ser necesario el riego para maximizar la calidad. Por eso es un pago donde los vinos tienden a tener buena graduación alcohólica muy glicéricos y por tanto suaves a pesar de su carga polifenólica y acidez elevadas, son vinos de capa alta, aromáticos, con ciertas notas minerales del terruño.

Las variedades que poseen son: cabernet sauvignon, syrah, garnacha, petit verdot, merlot y chardonnay. Además pensaron en otra variedad que se viene adaptando perfectamente a distintas zonas del mundo debido a su gran plasticidad, nos referimos a la Syrah. Otra variedad implantada en menor superficie es Graciano de Rioja Alta, a modo de prueba, interesante por su acidez y aromas muy singulares. En un futuro próximo, la bodega tiene prevista una ampliación de sus instalaciones donde se ubicará el lagar y la línea de embotellado quedando la "iglesia" exclusivamente para barricas y así sus vinos envejezcan en un clima de total serenidad.


LA CATA - Descalzos Viejos Crianza 2003
Una botella vestida de diseño, donde la etiqueta mezcla el gris y el negro con signos de ancestros y modernos, dislumbran un gran comienzo. El tono cereza inunda la visual de buen cuerpo y ribete joven.

En sus inicios cuando el caldo es vertido sobre el cristal de una buena copa, inunda la nariz con frescura y complejidad, se muestra poderoso en intensidad con franqueza frutal, donde los frutillos rojos en primer plano acompañados por notas de ciruelas e higos nos afinan la nariz a la espera de la evolución en copa tras la aireación que le confieren exquisitas notas de crianza donde los tostados medios, torrefactos y unas delicadas notas de cacao noir nos lo muestran muy placentero. La complejidad la abordan los toques terrosos-minerales signos de Ronda sobre un fondo de sobrosas notas lácteas.

La nariz invita al trago, mostrando muy buenas maneras en la fase gustativa rico, con amplitud, de paso fresco y muy frutal, mostrando unos taninos maduros de buena carga con ligero amargor que la botella lo redondeará, muy bueno el equilibrio dulce-acidez aportando longitud en su paso y buen final con un postgusto intenso donde los recuerdos de frutillos acarician al paladar.


A destacar... un vino sobresaliente en todas sus fases, desde la presentación hasta el postgusto, un vino con muy buenas maneras para la crianza reductiva en botella, muy agradable para la toma actual, donde la madera le aporta complejidad sin restar protagonismo a la esencia del vino "la uva". RCP Muy Buena. Para no perderselo

Contacto: Finca Descalzos Viejos - Partido de los Molinos 29400 (Ronda) Málaga