POEMAS PARA LEER CONTIGO

POEMAS DE CLARA JANÉS
Clara Janés Nadal nació en Barcelona el 6 de noviembre de 1940. Hija del famoso editor y poeta Josep Janés, comenzó sus estudios universitarios en Barcelona, pero se licenció en Filosofía y Letras en Pamplona y es Maître des lettres por la universidad de París IV Sorbona, en literatura comparada.
Es conocida por su rigurosa obra poética y por su excelente labor como traductora, aunque ha cultivado otros géneros como la biografía, el teatro, la narrativa, el ensayo o la crítica literaria.
En su labor como traductora destacan particularmente sus traducciones de la lengua checa, que aprendió para poder traducir la obra poética de Vladimir Holan y Jaroslav Seifer.
Janés entiende la poseía como ritmo, emoción y epifanía, tal como señala la misma autora: “Para mí la poesía fue sustitución de la danza y fruto del ritmo del cuerpo, del ritmo de los pasos. Esto lo tuve claro desde los 18 años. Mucho después encontré en unas palabras de María Zambrano la confirmación de mis intuiciones: "[El corazón] está a punto de romper a hablar."”
Su poesía ha sido traducida a veinte idiomas.


Isla del suicidio
en apariencia muda,
arranca la sonrisa
de tu cara.
Muestra la ambigüedad
de tus aromas,
de tus viejas
cuyos ojos vuelven la espalda,
de tus hermosos jóvenes con la mueca drogada.
      
En tu silencio, isla,
hablas y hablas,
pero no se limita la opción
a tu propuesta
entre el pasado la nada o la distancia
      
No,
no se puede salir, dice Holan,
por puertas
que en las paredes        
están
sólo
pintadas.



AMIGA

Te brillaban dos lágrimas
por fin nos despedimos
sin poder compartir el aluvión de noche
      
pero tú me sabías
rompiéndome en aceras
recorriendo senderos sin gravedad deshechos
alejándome progresivamente
por el vasto universo de veloces esferas
desde aquel chorro negro en cuyo centro
el yo
se quedaba en la ráfaga
el punto
donde nada ni nadie
sólo el deseo con su vientre de lava
la muerte por los brazos cargando pesadez
cargando frío
dejándolos colgar desasiéndose aplastándose
la cabeza también como un cometa dormido rodando
a miles de kilómetros ya la vez
en tus pupilas húmedas
brillantes como estrellas en el agua de la noche
de esa noche
cuando abierto y desnudo el corazón
como las rosas que desnudan su cráter
y el cuerpo les da vueltas
como fuego en racimos
devorador de órbitas elípticas que ensanchan el espacio infinito
dejaba sólo sólo sólo
ese punto
lejano y arraigado
negro insaciable pozo de tortura y destello
que reclama violento        
más viento entre los sauces que lloran
más delirio en las cascadas irisadas
más cobijo en las manos de la lluvia
más temblor en el beso de la tierra
y agónico
encuentra nada más el pánico
de miembros desarmados
y se entrega fieramente
al sueño extraño
en la ebriedad y veneno
de un instante de amor
propio
inasible
incomprensible        
inexpresable
intransmisible
incomunicable
incompartible
a penas
un ahogo
perecer        

y todo
en tu pupila
impregnada de infancia.
                                  "Libro de alienaciones" 1980


RED 1
Una red
sobre un carro.
Gris.

Una red
sobre un hombre.
Y del alma solamente el recuerdo.

Una red
desde un mástil,
besando tierra,
cerrando vientos.

Hombres, vientos y carro,
tierra y mástil
eternos y concretos
Una red:
almagre oscuro y neto
envolviendo el silencio.



ESTUVE CON UN JOVEN

Estuve con un joven
y supe al fin lo que era
el violento arrebato, la agilidad vibrátil,
cavidades melosas en la carnosa pulpa
suavemente entreabierta
hasta el linde dehiscente,
el perfecto engranaje,
la densidad precisa de jugos derramados,
la inclinación debida,
la posición exacta,
y la sabiduría del mutismo,
la belleza de un glande.



OYES ESA MUSICA..
.
¿Oyes esa música
que cruza como luz la oscuridad        
mientras la oscuridad gira
y yo con ella?
¡Con qué fuerza
se abre paso        
y llega incluso
a mi lugar más remoto
cercado también de sombras!        
Pero el latido
que brota allí
nadie lo oye.
Nadie, como yo, sabe        
que existo
y creceré
y amaré
como aman estos brazos
que me sostienen        
porque no sé andar aún...
Pero escucha, escucha:
todos los árboles se mecen        
en la música.
Y en mi interior,
donde un secreto sol
me hace adivinar        
el sol secreto
de la oscuridad.




HOMENAJE A GARCIA LORCA

Se arranca el perro asirio de las sombras
y, a su primer aullido,
 luna y estrellas hacia el sueño ascienden
mientras el sol,
aún desde su negra efigie,
inicia el gesto.
Tu viaje nocturno es ya metáfora.
Se pone en pie
la salvaje frescura de la aurora.




QUIETUD

El ojo de la noche
descubre el pálido abandono
y absorbe hasta el negro su blancura.
He aquí un espejo vacío
que alcanza
la otra cara del vacío.
He aquí una apertura sin fin
y sin confín.
¡Mira como el amante huido
se borra para sí
y es una gota de dolor
que el veneno
alimenta de vana blandura!
La quietud sin horizonte
abre las venas del aire
y el aire arranca al desierto de mi boca.
Y vuelve mi caballo
a Pasargadas
arrastrando el espectro
del deseo
mientras esbozan sus cascos
vanos indicios de movimiento en la arena,
borrados de inmediato
por el viento.




IRREMEDIABLEMENTE

Mueren las rosas
a pesar de la lluvia.
Mi corazón doliente
poco alimento
puede cederles ya.
Dame la mano.
Tu agonía
en la mía
logrará ser más fuerte
que el agosto
y teñir con su sangre
ese desesperado
último aliento,
cerrar el grito
que nos lanzan
desde el color marchito
que casi envuelto en oro
amenaza irremediablemente sus corolas.
"Kampa" 1986




paso a paso


Paso a paso
Desconfía de aquellos
que no han considerado nunca
el suicidio.
Van haciendo paso a paso el camino,
cegándose al abismo que siempre acosa al hombre

Entran en la matemática rueda
de la materia.
Se hacen invulnerables a la desesperación.
Cuentan incluso, fríamente,
con el corazón.

"Libro de alienaciones" 1980




Se esboza la posibilidad de la hierba bajo su cuerpo: una brisa que insinúa el renacer. Pero siguen los mudos clavos tensando la separación. Nada entra ni sale de la boca del caballo.
 El aliento se autodevora de desamor.

--------------------------
 Todos los paisajes están en el caballo. Él lo ignora y, apuntalado al hielo, tampoco intuye que puede llegar la hora del don de la boca.

--------------------------

 Desamor o muerte. El agua insinúa la huida... Retener el concepto, establecer el puente entre la idea y la lengua. La tierra se entrega a la humedad para acoger el primer alfabeto dibujado junto al mar.

-------------------------

No está desnuda la piedra, alberga un signo, vestidura de lo sutil. Por ello es ya dual. El espíritu de las palabras la llena de fuerza y la impulsa al vuelo. E inmóvil gira por la soledad oscura, pero retiene sus ecos.

(VASO ROTO)


Médanos de la mente,
Formaciones fugaces de la memoria,
Ahogo y mansedumbre…
El látigo del sol fustiga las horas.
El tiempo alimenta la eternidad
Y no desmaya en su avance,
Pero el olvido es el río oculto
Donde se lavan los días
Para llegar purificador a la muerte.
Nada dicen los astros.
El augur agoniza de deseo.



LLEGARAN LOS ALMENDROS

Llegarán los almendros en flor a tu ventana
huídos de mi pensamiento,
y el temblor del olivo
que se estremece al paso de la noche.
Pero yo, cada vez más perdida en tus palabras,
no tendré fuerza para llegar hasta tu puerta,
me quedaré vagando por las calles,
desgranando temores por la tierra de Kampa,
dialogando confusa con el aire,
bailando cortesmente con el río la danza de la muerte,
con delicados arabesques
y oscuras reverencias.
No intentaré siquiera hablarte con la lluvia,
ni cabalgar el viento
y escondida en sus crines
devolverte el perfume de las rosas
que tú de un solo gesto, de una vez para siempre,
has desenterrado para mí
con toda la encendida primavera.





LOS SECRETOS DEL BOSQUE

Cayó una estrella verde ante mis ojos
y sus chispas naranjas
señalaron el camino.
Los abedules se apartaron.
En mi vagar solitario por los bosques
acogí la señal.
Hubo sonidos furtivos,
un deslizarse entre las hierbas,
crujir de ramas...
Bajo el ala de la luna,
la maleza me guiaba.
Mi corazón, durante años dormido,
despertó.
Sentía una llamada.
Sentía el fuego más allá de la zarza.




POEMA 51

Miré las aguas
y vi su gesto grácil
y vi en mis ojos su mirada
y ardió el río
con el dardo de amor,
y discurría mi cuerpo
con el suyo
entre las llamas del agua.




REVUELTA CON EL VIENTO

Revuelta con el viento
mi alma has arrastrado
hasta la orilla de tu alma.
Mas mi cabeza
anclada en ese cuerpo
se revela contra la distancia
y poseída asedia tu aislamiento.
Te busca fieramente en tus palabras
con los ojos heridos
en medio de un incendio.



La boca de la verdad

Cae la tarde
y un rayo de sol
se acerca a tus labios
para comprobar una certeza
y traspasar con luz
oscuros presagios.

Pasan pájaros en desbandada
durante horas
formando dibujos contrapuestos,
y enloquecen las copas de los árboles
que temen la llegada de la noche.

La llama de la vestal se apaga.
El río vacila en su curso
mientras saltan ya los mares
por encima de los montes,
flotan cadáveres por todas las orillas
y los volcanes estallan
borrando con su ceniza
la orientación de la muerte.

Se intensifica el ocaso
e insiste el rayo en su avance.

Tu boca muda
no tiene palabras,
silenciosa
sangra.




Podrías haber roto con todo,

haber salido al campo
y sembrado la tierra,
pero te has encerrado
a cavar
en la tierra del cerebro y
te has quedado blanco
como una raíz.
Tu frente ha levantado
un muro,
y tus ojos se han agrandado
hasta que tu pupila
ha logrado captar
el más etéreo pliegue del misterio.
                                          Poesía erótica y amorosa. (Vaso Roto, 2010)





PIDO

Prisionera de un pánico invencible,
y aunque sé de la inutilidad de todo sueño,
desde esa cárcel torturante que es la vida,
pido la autonomía total del hombre
y el derecho a no justificar para nada
su existencia.
No conozco la astucia,
no soy como la hoja del chopo
que en oruga se oculta y arracima
antes de dar su tierno cuerpo al viento,
soy clara y sin pudor,
soy entera y tajante,
y no sé seducir.





Ya se acercan las manos...
Ya se acercan las manos,
innumerables manos,
negras manos,
a cegarme los ojos,
a detener mis piernas,
a secarme las venas,
a posarse insistentes
a lo largo del cuerpo
y dejarlo sumido en lo negro.
Harán saltar la lengua,
los dientes,
corazón y riñones,
intestino y cerebro...

Amiga de la entraña, tan lejana,
acércate un momento
y con tus juegos
distrae esta terrible oscuridad.
Dame un río de fuerza
desde el vientre,
como antaño.

Siquiera suficiente
para alejar
las manos.
Estas manos
que negras
e impertérritas
me van cercando.





Volterra
Con las trenzas del órgano
y los trigos,
en los segados campos
llenos de alpacas…
El amor se ha llevado la cosecha
como un pájaro,
pero nos queda la tierra
y la plata de la luna.
¿Cuáles son nuestras certezas?
El día y la noche
se dan la mano
en nuestras manos
que, juntas,
borran el tiempo.
Luego
nos espera un lecho
de colinas
y el despertar en la niebla
a las formas indecisas.




Paralajes

Vimos el cometa
que pasa cada seis mil años.
Las palabras despertaron.
Los oídos se embriagaron
con su clamor sigiloso.
Los ojos fueron cautivos
de su incesante manar,
que entretegía coronas en el aire
con las hebras del misterio.
Y nos recorrió un jardín
de quietud abarcadora
que em eñ cpmfín del no ser
el puro ser custodiaba.
Vimos el cometa,  
lo vimos y lo vemos
porque somos materia
de una estrella muerta
y la luz es su secreto.
¿Oyes esa música
que cruza como la luz la oscuridad
mientras la oscuridad gira
y yo con ella?
¡Con qué fuerza
se abre paso
y llega incluso
a mi lugar más remoto
cercado también de sombras!
Pero el latido
que brota allí
nadie lo oye.
Nadie, como yo, sabe
que existo
y creceré
y amaré
como aman esos brazos
que me sostiene
porque no sé andar aún...
Pero escucha, escucha:
todos los árboles se mecen
en la música.
Y en mi interior
donde un secreto sol
me hace adivinar
el sol secreto
da la oscuridad.




Ojos

Me has acorralado
y con odio agarrado mis solapas,
me has empujado hacia un rincón
y me has golpeado
hasta dejar tinto de sangre
el aire mismo,
y así y todo,
he aquí que todavía me levanto
y mirándote te digo:
ahora mismo,
en este momento lo decido,
haré donación de mis ojos
aunque tenga que llevarlos
mi asesino.


 


FUGACIDAD DE LO TERRENO
                                                TIRGU JIU
Todo es de polvo, soledad y ausencia.
Todo es de niebla, oscuridad y miedo.
Todo es de aire, balanceo inútil,
        sobre la tierra.
Manos vacías que acarician viento,
ojos que miran sin saberse ciegos,
pies que caminan sobre el mismo trecho
         siempre de nuevo.
Vemos sin ver y en la tiniebla estamos.
Somos y somos lo que no sabemos.
Hay en nosotros de la llama viva
            sólo un reflejo.
Caen los días en otoño eterno.
Pasan las cosas entre sueño y sueño.
Llega la noche de la muerte. Y calla
       nuestro silencio.



SIETE POEMAS DE EROS ENTRE LE SOL Y LA LUNA
7
Los latidos estallan en mis labios
que ya apenas murmuran:
come, death and wellcome!
Sobre el ansia desértica
de tu carne de agraz arboladura
la luna se desmaya
cubriendo de pudor
descuartizados miembros,
que en la sangre recogen
el aullido cortante,
los amorosos restos de mi cuerpo.

Hurta al rojo su ardiente y noble vena
y al azul la devota condición
y con ambos ornatos constituye
el destello violeta.
Opuesta a la ebriedad es su hermosura
que a los lirios efímeros ofende,
perfecto poliedro que al juicio
el equilibrio presta.


Mira mi pie que ondea acercándose a tus labios,
es un fruto que entre velos te ofrece la danza,
mientras todo mi cuerpo va dibujando dunas
y oleajes, los brazos en forma de palmera
se extienden, y el cabello simula la caricia
del aire. Y sinuoso, como un sol, sigue el vientre,
no cejando en su alarde de redondez mullida,
pues su acoso insistente predispone el momento
sagrado en que, alzada la piña, un dios hace fluir
el polen fecundante, como indican las puertas      
del palacio real de Korsabad.



JOHNNY GUITAR

Un vendaval agita
la dormida pistola
mas la luna penetra las imágenes
con virginal claror
hasta que ya su haz
y su envés se confunden.


EL LIBRO DE LOS PAJAROS
3
La noche guarda el espectro
en su caja negra.Limpia los ojos
y los disponepara la visión secreta,
anterior a la conciencia,
anterior a la ignorancia,
anterior a la ausencia,
anterior al vacío.


7
Cruzan las nubes,
saben que el otro lado
es igual que este lado.
Bailan los números impares,
los números pares, los quebrados;
inventan las parábolas,
las hipérbolas.
No ven el cero
que arrastran con sus alas
al infinito
hasta la cascada de las potencias.

LINEAS
Una vez más el paisaje fugitivo,
el lago, los valles,
los árboles que corren como ríos.
Llega una nube
y ciega la mirada;
luego descubre
un mar, un fuego.
Cuando duermes
se recoge la vela de tu tiempo,
se borra el libro
por la magia de la sombra
y pasa a tus sueños la escritura.
A mis ojos,
la desaparición de tu día,
y mi quedar en mi día y en mi noche.
La belleza se desliza en su órbita.
En la isla que se aleja
tensas el arco.
La flecha sigue su línea.
Yo la mía.


runas
Ah del ladrón
que robó la blancura
y la depositó sobre los trigos
No pensó
que los cuervos
iniciarían una danza ritual
para que el sol
la bañara de sangre,
y los buitres al punto asomarían
y todo el campo
con un manto púrpura
avanzaría hacia su crucifixión.
Y Anubis enmudeció
y cerró la puerta
y en la laguna
temblaron los cipreses
Negra soy pero hermosa,
negra soy
pero no con la negrura
de los numeros oscuros
porque mi alma es transparente
cristal, vaso
para el agua de los angeles
De puro despojamiento
ha perdido incluso la idea
y la palabra.



INSTITUTO CERVANTES

Carta III
Nunca sabré de ti,
y eso lo supe
desde el primer encuentro.
Esta certeza tiene tanta fuerza
que es
como si tuviera noticias tuyas
a cada momento.




El banquete que os propongo...

El banquete que os propongo es para el día de mi muerte
y responde al amor que yo siento y deseo:
pido que se me coma,
que mi ser en no ser no se mude
sino en puro alimento;
comunión caníbal suplico,
génesis en el otro.
Nadie quiere comerme,
enferma estoy de amor.
Vivir, 1983



Los latidos estallan en mis labios...

Los latidos estallan en mis labios
que ya apenas murmuran:
come, death, and wellcome!
Sobre el ansia desértica
de tu carne de agraz arboladura
la luna se desmaya
cubriendo de pudor
descuartizados miembros,
que en la sangre recogen
el aullido cortante,
los amorosos restos de mi cuerpo.
Eros, 1981



ME HE DESPERTADO DE PRONTO...
Me he despertado de pronto,
tú me estabas gritando enfurecido
destrozabas la noche,
rompías en pedazos la materia.
He comprendido entonces
tu obsesión
por las manos manchadas de sangre
También yo mataría,
incluso a ti:
me haces soñar sin tregua,
no me dejas dormir.
                                     "Kampa" 1986

MADRE
Corta la madre el cordón umbilical
más no renuncia al vínculo.
Te empuja a la otredad
pero desesperadamente bebe en tu vida
pues en ella
terrible
y mutilada
su entraña
aún palpita.
¡Qué deuda irreparable la del hijo!

Y sin embargo, a veces, al pasar
la página del libro de los días,
se rasga, fiera, el vientre,
y te envuelve una vez más en su carne
para que no te pierdas,
para que no te mueras
solo,
como un náufrago abandonado al pánico
en el inmenso océano.

PADRE
Murió desintegrado,
la cabeza en dos tajos,
los sesos por el suelo
todos desparramados.
Murió como una estrella
que inesperada estalla
sobre el suelo mojado.




MIRANDO POR LA VENTANA

No hay piedad en el hombre.
Te obliga a beber hasta las heces
tu propia soledad.
Todo lo más se calla
y sigue su camino
como si no estuvieras a su lado.

Y en cambio, a veces,
no sé cómo,
se atreve hasta a pedirte una mentira.




ATAUD

Mi vida es una brasa
rodeada de muerte.
De aquí no saldré más,
nunca tuve valor...

Cuando el amor
fue el otro
quien me arrancó
de ese ataúd a fuera,
quien cargó con mi cuerpo
y me llevó volando
por las verdes praderas.




ARIDEZ

La muerte no,
mejor esa agonía muda,
mejor ese sentir
que la vida
por causa del deseo
se transforma en locura.



HALOVA

¡Era una chica tan alegre!
En clase se reía sin parar.
Se equivocaba siempre en las declinaciones
y sin embargo podía hablar de todo
e incluso pronunciaba bien la r .
Ella me hizo leer a Nezval ya Jiri Orten
como quien no hace nada,
como si se tratara tan sólo de un azar.
Yo sentía verguenza de mí misma
y de mi destino trágico,
y hubiera querido salir de mi desesperación habitual
para acercarme a ella
y decirle, aunque fuera una vez:
sí, tú tienes razón.
Mas, cuando lo intentaba,
las palabras se negaban a salir...

Era como si yo, reuniendo mis fuerzas,
emergiera del pozo de las sombras,
pero a pesar de todo, el espacio que nos separaba
resultara irremediablemente infranqueable.



CAPAZ DE REVERBERO
Capaz de reverbero
el vacío musita
e incisiva se inicia la vibración
como grieta en la nada.
En su alear asciende,
para a la llama, el verbo,
y fluye virginal lo tangible.
Oh forma que detiene sucesiones
mas incesante mana.
Mece Orfeo la serpiente
y el veneno transmuda
de letal violencia
en lasitud de uva,
melosa y apacible,
que oro solar anuncia
y rosijo encendido,
rubor de la espesura.

Cual fuego de artificio
se eleva la voz de la soprano
y en racimo se esparce
y destella cadencias que titilan
antes de que devore su fulgor la sombra.
También existe un ave
que en arco esplendoroso
más de doscientos pájaros
remeda con su don.
Es mi amado el que siempre está escondido,
el que no osa tomar cuerpo en este barro,
el que apenas esboza su existencia:
un asomo de ser que no se agota.
En mi tumba la alada madreselva
con su aliento susurra y resucito
virgen de cuerpo y de palabra.

II

Sin ver si tu invisible ser
en mis entrañas:
tu voz en los celajes de mi noche.
Al hilo indescifrable de tu mente,
mi mente, ciega, sin error se adecua,
sabiduría oculta:
número de la llama.
                                                   "Antología personal" 1979


FUE AL ALBA
Fue al alba,
perdona por la hora.
Tus párpados del sueño callaban
debajo de mi almohada
y al irrumpir la luz primera
se dibujó en el blanco
tu entrecejo fruncido
y tu voz murmuró unas palabras.
En el candil
dejaste un gesto de fatiga
y luego
tu mirada me llamó
desde las rosas.
Corrí a abrazarlas
y me senté a la mesa
y en el papel vacío
seguí los trazos
que tu mano deslizaba.
Desenredó del miedo
el oculto sentido,
del miedo a ya no ser para ser con,
del miedo a no saber
si uno podrá abarcar esa divina mutación
de ser en uno dos,
siendo arrancado
y arrancando así al otro de la muerte.
Y en la página
tomó vivo sentido
la palabra resurrección.

"Kampa I - Antología personal" 1979


ENLACES
http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/janes/
http://www.nodo50.org/tortuga/article.php3?id_article=2302
http://amediavoz.com/janes.htm
http://www.geocities.com/revistaversoados/webpoemas_cuatro/clarajanes.htm
http://www.radio.cz/es/articulo/77592
http://www.palabravirtual.com/index.php?ir=crit.php&wid=644&show=poemas&p=Clara+Jan%E9s
http://www.enfocarte.com/6.28/janes.html
http://latormentaenunvaso.blogspot.com/2007/09/los-nmeros-oscuros-clara-jans.html
http://www.poesiaspoemas.com/clara-janes
http://www.rocaxpoetas.galeon.com/familia971051.html


Comments