Historia

Volver a Inicio 

Antecedentes

La propuesta de crear una Red de Lectores de textos literarios y de textos de las ciencias, mediante el empleo del correo electrónico y el correo postal, que permitiese unir a niños, jóvenes y adultos de diversas ciudades del mundo, con el propósito de favorecer las nuevas alfabetizaciones, la inclusión social y la lectura reflexiva de la práctica docente, se gestó en agosto de 2004 desde la Dirección del Área de Educación Primaria, organismo dependiente de la Secretaría de Educación (hoy Ministerio) del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El profesor Carlos Domingo Prado, Director del Área, y la profesora Norma Aurora Salles, Coordinadora del proyecto Por más Lectura en la Ciudad, delinearon entonces una propuesta lectora iberoamericana a la que denominaron Ciudades Lectoras.
 
La idea de establecer una Red o un "puente lector" entre escuelas, bibliotecas escolares y populares, centros culturales -entre otras instituciones educativas y culturales- ya había surgido en 1999, cuando el profesor Prado se desempeñaba como Supervisor del Distrito Escolar Nº 7 y la profesora Salles, como Capacitadora del Área de Prácticas del Lenguaje por el Centro de Pedagogías de Anticipación (CePA), en el citado distrito.
 
En ese momento y a través de la capacitación en servicio, se puso en marcha una propuesta distrital de Lectura y escritura en los soportes analógico y digital. Ello posibilitó una tarea interdisciplinaria en las escuelas participantes y el inicio del contacto con otras instituciones educativas, mediante el uso del correo electrónico y el postal.
 
De esta manera, a partir de 1999 y hasta 2001, la Escuela Nº 8 "Provincia de San Juan" estableció puente con la Escuela Internacional de Atlanta (USA), experiencia que luego fuera publicada en el Boletín Nº 1 del Comité Latinoamericano para el Desarrollo de la Lectura y la Escritura, organismo de la Asociación Internacional de Lectura (IRA).
 
Desde 2002 y hasta 2004, la Escuela Nº 21 "Emilio Olivé" mantuvo correspondencia postal y electrónica con el periódico "Dioperico" y la Escuela "El Quijote" (ambos de España). La actividad de intercambio fue expuesta en 2005, en el Primer Foro Iberoamericano de Lectura y Escritura, celebrado en la Universidad Complutense de Madrid y organizado por la Asociación Española de Lectura y Escritura, filial de la IRA, con el auspicio de la Secretaría de Educación del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.  
 
Asimismo, la propuesta del educador como lector reflexivo de su práctica había sido vivenciada por siete escuelas del Distrito Escolar Nº 7, a partir de 1997, mediante la capacitación en servicio llevada a cabo por la pareja pedagógica del CePA, integrada por la Lic. Carolina Muavero y la Prof. Salles. Producto de esa experiencia fue la publicación Cuando el maestro lee su práctica. Un proyecto de investigación educativa en el área de Lengua (Buenos Aires: Geema. 1999) de los autores Carolina Muavero, Norma Salles y Carlos Domingo Prado.

 

La propuesta iberoamericana "Ciudades Lectoras"
 
En el año 2005 -declarado por OEI y CERLALC como Año Iberoamericano de la Lectura-, la Dirección  del Área  de  Educación  Primaria (DAEP) del Gobierno  de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dio a conocer el Proyecto Iberoamericano “Ciudades  Lectoras” cuyos objetivos son:  
  
* promover la lectura, la escritura y el acceso al conocimiento para niños, jóvenes y adultos;  
* establecer puentes de manera presencial, mediante el correo postal y a través de la web, entre escuelas y lectores de diversas ciudades de América Latina y de España. 
 
El desafío de la educación de nuestros niños y jóvenes en la región y en el mundo es proporcionar el acceso al conocimiento para todos[1], favorecer la inclusión educativa y la equidad social, por ello es que desde la DAEP se invitó a otras sociedades de Iberoamérica a construir esta Red de Ciudades Lectoras con el propósito de contribuir “a la elaboración de una identidad plural, más flexible, más lábil, abierta al juego y al cambio”.[2]  
 
Así pues y parafraseando a Eduardo Galeano,  una  parte del mundo iberoamericano comenzó a convertirse en un mar de lectores.  

Implementación

Ciudades Lectoras fue un proyecto que constó de  tres  etapas  -2005, 2006 y 2007-.  Tuvo en cada Ciudad Lectora (CL) uno o más referentes [3] a cargo de la  selección de un pequeño corpus de escuelas (dos a cuatro instituciones) entre los niveles Inicial, Primario, Secundario, Artístico, Especial y Primario de Adultos, para el inicio de las acciones.
 
Desde Buenos Aires, se conformó un equipo de trabajo para monitorear las acciones en la ciudad en forma presencial y, de manera on line con las instituciones educativas de otras ciudades lectoras ubicadas en provincia de Buenos Aires, provincia de Santa Fe y países iberoamericanos. El equipo estaba integrado por: Prof. Norma A. Salles (Asesora Técnica General); Prof. Graciela R. Gallelli (Asesora en Literatura Infantil y Juvenil); Prof. Liliana García Domínguez (Webmaster y TIC); Lic. Roberto J. Faggiani (Especialista en Literatura y Cine).
 
En cada CL se eligieron autores y obras (un máximo de tres autores  y  de  tres obras) y se propusieron actividades de lectura, con su correlato en escritura y oralidad, para compartir con otra u otras Ciudades Lectoras (CsLs).
 
Con la incorporación de nuevos referentes a lo largo de 2005, se acordó el seguimiento de las acciones interinstituciones e interciudades de manera presencial y on line. Esta última  modalidad se concretó con la apertura de la dirección oficial de correo electrónico del proyecto junto a una dirección alternativa. 
 
Los miembros del equipo y los referentes producían un Boletín Electrónico trimestral cuyos propósitos fueron socializar concepciones en torno a las nuevas alfabetizaciones y dar a conocer experiencias lectoras-escritoras de las diversas CsLs. Además,  se abrió un weblog para compartir propuestas iberoamericanas, en la segunda etapa.
 
En 2005 se abordó poesía y narrativa; en narrativa se seleccionaron cuentos, mitos, leyendas, novelas, películas y narración oral. La ciudad de Buenos Aires eligió al poeta Raúl González Tuñón y a la narradora Graciela Cabal.
 
En julio de 2005, desde Montevideo se invitó a exponer el proyecto dentro del marco del lanzamiento del Plan de Lectura de Uruguay. Desde Madrid y en consonancia con el IV Centenario de la primera parte de El Quijote, se acercó la propuesta de incluir la lectura de las aventuras del famoso manchego en las escuelas participantes y se invitó a los referentes a  participar en el I Foro Iberoamericano, que se celebró en noviembre en la Facultad de Educación (Universidad Complutense de Madrid).
 
En el Acta de Cierre del Foro interno de referentes de CsLs, en Madrid, se explicitó que “Ciudades Lectoras será el proyecto que posibilitará continuar trabajando en pos de la alfabetización, la equidad y la inclusión en la región, en consonancia con los postulados del Año Iberoamericano de la Lectura (UNESCO, CERLALC) y del Decenio de la Alfabetización (UNESCO).” 
 
Los encuentros con especialistas[4], los intercambios presenciales y a través de las TIC proveyeron de materiales de lectura de otras latitudes a las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires. Esos materiales propiciaron la creación  de la  Caja Viajera
 
En la primera etapa se establecieron cinco puentes entre escuelas de Buenos Aires y de otras ciudades del país y de Iberoamérica junto con la presencia de centros culturales, bibliotecas populares y asociaciones sin fines de lucro: 
 
• JIC.Nº1 DE.18º y San  Fernando del Valle de Catamarca;
• Esc.12 DE.6º y Santa Fe de la Veracruz;
• Esc.15 DE.7º y Montevideo;
• Esc. 21 DE. 7º y Madrid;
• ENSPA de Avellaneda y El Salvador.
• Centros Culturales,  Bibliotecas Populares y Asociaciones sin fines de lucro  [5]. 
  

También y desde la Escuela Nº 15 del Distrito Escolar 7º "José Gervasio Artigas" se diseñó el microproyecto de lectura comunitaria Un tranvía llamado Lectura, propuesta conveniada con la Asociación Amigos del Tranvía Histórico de Caballito (Ciudad de Buenos Aires).
 
En 2006, etapa denominada de “Profundización y ampliación del proyecto”, se acordaron nuevos puentes que incluyeron otras escuelas de la ciudad de Buenos Aires. En Latinoamérica, los intercambios posibilitaron interactuar con Atlántida, Cochabamba, Los Ángeles, San José de Costa Rica, Heredia, San Lorenzo y Chihuahua. Desde Europa se incorporó una escuela de París y otra de Barcelona. Y en Argentina, hubo contacto con Chacabuco, Diego de Alvear, Pergamino, Tandil y Venado Tuerto. Los puentes establecidos fueron los siguientes:
 
• Esc. Hospitalaria N° 2 (BA) y Esc. Hospitalaria (San José de Costa Rica. CR)
• Esc. 9 DE. 1° (BA) y Esc. 496 (Venado Tuerto. SF)
• Esc. 21 DE. 3° (BA), EEM N° 447 (Venado Tuerto. SF) y Liceo “Pablo Neruda” (Atlántida. ROU)
• Esc. 4 DE. 5° (BA), Escuela (Barcelona. España), Escuela (Los Ángeles. Chile)
• Esc. 7 DE. 6° (BA) y Colegio (París. Francia)
• Esc. 12 DE. 6° (BA), Esc. “N. Avellaneda” (Santa Fe. SF), Colegio Argentino (Asunción. Paraguay), Biblioteca Popular “M. Boedo”
• Esc. 15 DE. 7° (BA), Asociación Amigos del Tranvía (BA) y Esc. “E. Fernández” (Montevideo.ROU)
• Esc. 21 DE. 7° (BA), Escuela Laboratorio (Heredia. CR) y Colegio “R. Anderson” (Montevideo. ROU)
• Esc. 4 DE. 8° (BA) y Colegio “J. María” (Montevideo. ROU)
• Esc. 20 DE. 8° (BA) y Esc. “R. Barrantes” (San Lorenzo. CR)
• Esc. 11 DE. 9° (BA) y Colegio “R. Anderson” (Montevideo. ROU)
• JIC. 1 DE. 18° (BA), Esc. Laboratorio (Heredia. CR), ENS. Próspero Allemandri (Avellaneda. BA) y Colegio “J. María” (Montevideo. ROU)
• Esc. 5 DE. 19° (BA) y Colegio “Independencia 2790” (Chihuahua. México)
• ENS. N° 1 (BA), EEM. “L.V. Mansilla” (Tandil. BA) y Escuela “L. Rey” (Diego de Alvear. BA) 
• EMET. Nº 29 (BA) y Escuela "Luis Rey" (Diego de Alvear. BA)
 
Los autores que la Ciudad de Buenos Aires eligió fueron Adela Basch, María Elena Walsh y Roberto Arlt.  Las obras seleccionadas: Quién me quita lo  talado; Tutú Marambá y El  reino del revés; Aguafuertes Porteñas.  
 
Se realizaron las Primeras Jornadas Rioplatenses de Ciudades Lectoras “Camino al LectoSur”, en la ciudad de Colonia del Sacramento,  el 9 y 10 de junio de 2006. Fueron auspiciadas por el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, el Ministerio de Educación y Cultura del Uruguay, la Intendencia de Colonia del Sacramento, la empresa Buquebús, la Asociación Uruguaya de Literatura Infantil y Juvenil y las editoriales Aique Larousse y Puerto de Palos. Contaron con la adhesión de la revista “Lectura y Vida”, la Asociación Argentina de Lectura, la Sociedad de Dislexia del Uruguay, la Asociación Española de Lectura y Escritura, la Biblioteca Popular “Mariano Boedo” y la Asociación Amigos del Tranvía.
 
Estas Jornadas contaron con la participación de más de doscientos educadores de Argentina y de Uruguay. En la apertura de las Jornadas, se presentó el logo de "Ciudades lectoras" y se explicitó la creación del LectoSur:

"Estas Jornadas alientan no sólo la instalación de un espacio para compartir y reflexionar sobre experiencias lectoras y escritoras en las aulas de las dos orillas, sino también para que educadores, escritores y editores promovamos una región dedicada a ejercer ese 'derecho cultural', región a la que denominamos LectoSur."