Cine y peonzas


Y ahí fue donde vi, por primera vez,

a hombres haciendo el giro derviche.

Los derviches llevaban unas grandes túnicas blancas, pesadas amplias.

Al resonar de un tambor,

los monjes se convirtieron en peonzas.

(El señor Ibrahim y las flores del Corán).