ARDITI PARTE 2:

"Una nueva y minuciosa investigación en el campo de don Angel Gatti nos permitió incrementar el panorama casuístico que detectamos en la primera etapa. Junto a Nelson Polanco, David Ruiz y Cristian Salvatierra (FAO La Plata) pudimos constatar lo siguiente:

a) El número exacto de marcas asciende a 44 huellas del tipo “deshidratadas” y UNA SOLA del tipo “reverdecida”, sin hongos y ubicada en el predio sur y hacia el este del campo. Sus medidas son 3.50 metros de diámetro con un inusual borde de 60 centímetros. Por lo tanto, el número total de huellas se eleva a 45, todas supervisadas y marcadas al estilo “banderitas”...

b) Hacia el lado norte, el conjunto de marcas contiene 13 huellas, mientras que la mayor concentración resulta hacia el lado sur, con 32 de las mismas. Ver semejante panorama desde lo más alto del molino es verdaderamente impactante a los ojos.


 
  

Fotos: La FAO y Don Angel Gatti, David Ruiz (FAO) subido al molino, tapera.


c) De ahora en más, cualquier marca “no clasificada” corresponderá a un nuevo acercamiento al campo de Gatti del elemento causante…

d) El 90 % de las huellas mantiene el sentido de orientación Norte-Sur, excepto 6 marcas que se alejan individualmente hacia el este y el oeste. Esta constante de huellas aisladas del grupo se repite en la mayoría de los descensos múltiples y a este tipo de rastros se los puede catalogar como “de avanzada” ó “exploradores” ó “custodias”.

e) La señora Celestina N, cuya vivienda la ubicamos a un kilómetro al este del terreno afectado, detectó una noche de Septiembre, “una gran luminosidad sobre el campo de Gatti ”, extrañeza que la indujo a comentar posteriormente la visión a su hija.


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Fotos: banderitas en huellas, banderitas II, casa vecina testigo, Cristian Salvatierra (FAO) clava estaca,
colocación de banderita, Nelson Polanco (FAO)  y Gatti, Cristian observa huella, única huella
reverdecida, Cristian con prismáticos, hongo común del tipo "Sombrerito".



ANALISIS DE LAS HUELLAS

Los análisis computarizados de las huellas (aquí debajo) no arrojaron indicios relevantes en su superficie o debajo de ella, como ha ocurrido en otros incidentes, a saber: sectores carbonizados, concentraciones de hierro a modo de limaduras, elementos químicos, etc.







f) El OTRO DESCUBRIMIENTO: Si unimos “imaginariamente” una recta de 50 kilómetros exactos entre las localidades de Atalaya (campo de las 150 huellas) y Ferrari (mas de un centenar de huellas en puente del río Samborombón), pasando por el campo de Gatti en Arditi, nos encontramos ASOMBROSAMENTE que en ésa franja “exclusiva” se concentran nada menos que CASI 350 HUELLAS!!! sin enumerar los otros sitios de EL NIDO con descensos múltiples, como Chascomús, Jeppener, arroyo El Pescado en ruta n° 11 y Punta Piedras...

g) Como hecho sugestivo y a tener en cuenta en futuras investigaciones de campo, vuelve a presentarse en el entorno del descenso, UNA TAPERA (precaria vivienda abandonada), rareza que se viene sumando en numerosos casos de aterrizajes o cuasi-aterrizajes OVNI y que vislumbramos junto al grupo GIFAD allá por 1991.

h) La Policía del Destacamento de Bartolomé Bavio continúa trabajando en el SUMARIO y cada vez son mas los testimonios que van saliendo a la luz. Las investigaciones de la FAO y CIENCIA OVNI prosiguen. Señores de la Universidad Nacional de La Plata que dictaminaron: “¡¡son hongos!! ” sin haberse acercado a investigar, sería saludable que vayan al campo, caminen, indaguen, hablen con la gente y luego refuten.


Solicitamos su colaboración.
Muchas gracias.