Hablemos de matemática

Libros de apoyo

- Relación Espacial

 
 
 Para favorecer el establecimiento de las relaciones espaciales es importante considerar que el niño adquiere las primeras nociones en función de su propio cuerpo y progresivamente, las transfiere a los objetos y a su entorno inmediato.
 
Cuando hablamos de relación espacial nos referimos a la clara distinción entre el espacio como percepción y el espacio como representación, esto quiere decir que el espacio no es sólo un lugar de desplazamiento, sino que es algo que está constituido en nuestros pensamientos, en el que se puede ir desarrollando experiencias y se van convirtiendo en representaciones simbólicas que de una u otra forma hace que el niño o niña vaya razonando.
 
La percepción del espacio, posibilita tomar conciencia del lugar que nos rodeamos, en donde se puede interactuar y podemos captar el espacio con los sentidos.
 
 
 
 
 

Piaget demostró que llega un momento en que un niño dará la vuelta para buscar detrás de un televisor, por ejemplo una pelota que se haya perdido detrás de el. Esta conducta del niño indica que puede representarse mentalmente la relación espacial entre la pelota y el televisor, así como los movimientos de su propio cuerpo en relación con ambos objetos.

 

“Los términos empleados por algunos pueblos primitivos indican que el propio cuerpo es la fuente de sus conceptos espaciales. La palabra ojo puede significar delante; la palabra espalda puede significar detrás de, y la palabra pie puede significar debajo. Sus ideas de espacio parecen tener sus raíces en situaciones personales y concretas. Algunos pueblos no pueden separar mentalmente el espacio de los concreto y afectivo; no puede ser situado fuera del individuo ni es, por tanto, objetivo, mensurable y abstracto”. (K. Lovell, Desarrollo de los conceptos básicos matemáticos y científicos en los niños, pág. 114)

 

 

  •    Los conceptos de espacio en los niños:

 

Los conceptos de espacio nacen de la conciencia del propio cuerpo, y el niño obtiene su primera noción espacial de un objeto acercándoselo a la boca, asociando la experiencia táctil y va diferenciando el espacio que rodea su cuerpo del cuerpo mismo y va empezando a conocer los objetos alcanzándolos y tocándolos. Pero su espacio se va reduciendo solamente a lo que puede tocar.

 

Cuando hablamos de Relaciones espaciales, estamos hablando del espacio que existe entre el esquema corporal y lo que nos rodea, particularmente nos referimos a la clara distinción entre el espacio como percepción y el espacio como representación, esto quiere decir que el espacio no es sólo un lugar de desplazamiento, sino que es algo que está constituido en nuestros pensamientos, en el que se puede ir desarrollando experiencias y se van convirtiendo en representaciones simbólicas que de una u otra forma hace que el niño o niña vaya razonando.

 

 

  • Las categorías que están en relación con el espacio son: la percepción, la orientación, la organización y la aplicación.

Noción de situación: Es la noción de posición del cuerpo, de los objetos, en el espacio:

- Dentro-fuera

- Cerca-lejos.

- Delante de.

- Detrás de.

- Frente a.

- Arriba de.

- Debajo de.

Noción de dirección: Esta categoría abarca las distintas direcciones en que es posible desplazarse en el espacio.

- Adelante.

- Atrás.

- en círculos.

- Haciendo zigzag.

 

 

  •   ¿Cómo llega el niño a la percepción del espacio?

 

En general lo hace mediante experiencias relacionadas con las exploraciones del medio en el que vive y en el que se relaciona. El niño se sitúa en el espacio y lo reconoce, este proceso es lento y se apoya inicialmente en ejercicios psicomotrices.

 

Para que el niño pueda tomar conciencia de sí mismo y del mundo que lo rodea, es necesario ayudarle a percibir las estructuras básicas fundamentales del espacio en que se mueve. Este proceso que es importante para el aprendizaje de las nociones y reconocimiento del espacio en los primeros años del niño, constituye una etapa previa de conocimiento.

 

Como educadoras debemos presentarle al niño en el inicio de su desarrollo, un medio lo más agradable posible que le proporcione gran numero de situaciones y ocasiones donde pueda moverse con libertad y ejercitar sus aprendizajes.

 

 

 

Experiencias sugeridas

 

 

- En este punto  entregamos algunas propuestas de actividades y experiencias simples para trabajar con los párvulos con el aprendizaje seleccionado: Para comenzar, se realizará una actividad diagnóstica. Se pretende analizar cuales son los conocimientos que tienen los niños y niñas sobre los conceptos que desarrollaremos, para esto se realizará a lo menos una actividad como por ejemplo: Actividad en relación a su cuerpo: 

 

  

  • Jugar al Simón manda:

En el patio o en un lugar con bastante espacio los niños y niñas jugarán al Simón manda, recibiendo instrucciones relacionadas con los conceptos de cerca-lejos, arriba de, abajo de, etc. entre ellos mismos o con elementos que existan dentro de este lugar, como árboles, columpios, etc. motivándolos a jugar y a desplazarse

 
 
 
 
  • Experiencia dentro-fuera del ula ula:  

Se utilizará un ula ula como material de apoyo, al igual que en la experiencia anterior a través de expresiones corporales lúdicas por parte de la educadora, se tratará de entregarles a los párvulos el concepto de dentro- fuera, arriba de, abajo de, en círculos, frente a, detras de, etc. ya sea saltando desde dentro del ula ula hacia fuera o viceversa; al ritmo de la música, con un pie, caminando, agachado etc.

 

 

 

 

 

 

  •  Tesoro escondido: 

Dentro de la sala se esconderá un caja que contiene un tesoro (algunas propuestas son dulces o juguetes de regalo para los párvulos), los niños y niñas recibirán diferentes indicaciones basadas solamente en los términos “cerca de…” y “lejos de…” que los ayudarán a encontrarlo.

 

 

 

  

 

Comments