Noticias‎ > ‎

Día Sin Carro: percepciones

publicado a la‎(s)‎ 6 jun. 2013 16:45 por Bicicultura Urbana   [ actualizado el 10 jun. 2013 10:44 ]
Luego de finalizada la jornada, compartimos nuestras percepciones sobre el Día Sin Carro vivido ayer en Bucaramanga y su área metropolitana:

Se demostró una vez más que realizar esta jornada solo con el objetivo de hacer mediciones de la calidad del aire y niveles de ruido, no es suficiente. La administración municipal tiene que fortalecer el componente pedagógico y ofrecer alternativas reales para que los ciudadanos se motiven a utilizar medios de transporte ecológicos como la bicicleta o caminar, no solamente el transporte público, después de todo también es el Día del Medio Ambiente. Que a nuestros dirigentes no se les quede todo en el discurso sino que sus buenas intenciones puedan ser materializadas en soluciones concretas.

No fue un día muy favorable para andar en bicicleta, diferente de un día “con carros”. Si bien habían 200 mil carros menos en teoría, y eso se evidenció en que las calles lucían despejadas, esto fue motivo para que algunos conductores de carros de servicio público y motociclistas aumentaran la velocidad, poniendo así en peligro a quienes íbamos en bicicleta o a pie. 

Sería una buena medida que para este día no se excedieran niveles de velocidad a 30 Km/h, como algunas ciudades avanzadas en estos temas sugieren, en parte también porque los motores de los vehículos generan menos C02 en marcha. En Cabecera, por ejemplo, según el informe de la CDMB aumentó el nivel de dióxido de carbono, lo cual resulta contrario a lo esperado. (Vea también: Ruido y contaminación, pese al Día Sin Carro en el área metropolitana)

Fue muy sencillo de entender: al haber menos carros en las calles, hay más espacio para el resto de vehículos, y al tener más espacio el conductor automáticamente aumenta la velocidad. Eso explicaría el por qué aumentaron los niveles de ruído en 5 de los 10 puntos en los cuales se realizaron mediciones

Se evidenció que en Bucaramanga y su área metropolitana hay demasiados taxis y motos. No se trata de restringir o prohibir su circulación, sino de organizar el transporte público, y de -insistimos- ofrecer a las personas opciones reales y seguras de utilizar otros modos de desplazarse en la ciudad. La Dirección de Tránsito anunció ciclorutas para ese día. Se quedaron en palabras. Ojalá no ocurra lo mismo con las que están contempladas en el Plan de Desarrollo Municipal 2012-2015 y el Plan Maestro de Movilidad 2011-2030.

Esperamos que para el 2014 el “Día Sin Carro Particular” no sea más el “Día del Taxi y de la Moto”, ni que las calles parezcan autódromos en lugar de espacios seguros para todos los agentes móviles de una ciudad que piensa en armonizar su tráfico y convivencia en vez de cumplir un requisito camino a convertirse en “ciudad sostenible”. Definitivamente, las autoridades tendrán que replantear y repensar esta jornada, pero hay que seguir intentándolo porque mal que bien, es mejor hacerla una vez al año que no hacerla nunca.
Comments