Refranes

 EN CADA REFRÁN TIENES UNA VERDAD                                                                                                             

Enero:

Enero, buen mes para el carbonero.

En Enero, cada oveja con su cordero.

Enero, frío o templado pásalo arropado.

Agua en Enero, cada gota vale un dinero. 

Febrero:

En Febrero un día al sol y otro al brasero.

Febrero el corto, si un día malo, peor el otro.

Febrero, loquillo.

Agua en Febrero, llene el granero. 

Marzo:

Marzo con lluvias, buen año de alubias.

Calor de Marzo temprano es para el campo sano.

En Marzo la veleta ni dos horas está quieta.

A nadie debe extrañar, que en Marzo empiece a tronar. 

Abril:

En Abril aguas mil.

Abril que sale lloviendo, Mayo sale riendo.

Abril concluido, invierno ido.

En Abril trae flores, y en Mayo los honores. 

Mayo:

En Mayo crece el tallo.

Hasta el cuarenta de Mayo no te quites el sayo.

Agua de Mayo, pan para todo el año.

Agua en Mayo, crece un palmo el pelo. 

Junio:

Junio brillante, año abundante.

Aguas de San Juan, quitan aceite, vino y pan.

Junio ni mujer ni mosto.

Agua en Junio, infortunio... 

Julio:

Agua y calor tesoro del labrador.

Julio triguero Septiembre uvero.

Un Julio anormal, seca todo manantial.

Agosto:

Agua en Agosto, azafrán, miel y mosto.

Quien en Agosto ara, riqueza prepara.

Ni en Agosto caminar, ni en Diciembre navegar.

Septiembre:

Septiembre, quien tenga hijos que tiemble.

En Septiembre, cosecha y no tiembles.

Si Septiembre no tiene fruta, Agosto tuvo la culpa.

Octubre:

En Octubre, el hogar de leña cubre.

En Octubre siembra me llorando y me segarás cantando.

En Octubre caída de hojas y lumbre.

Noviembre:

Si en Noviembre truena, la cosecha siguiente será buena.

En Noviembre el frío vuelve.

A primeros de Noviembre, tu fuego enciende.

Diciembre:

En Diciembre prepara la leña y duerme.

Diciembre tiritando, buen Enero y mejor año.

En Diciembre no hay valiente que no tiemble. 

Cada día tiene su refrán y afán.

Lunes, ni las gallinas ponen.

Martes, ni te cases, ni te embarques, ni de tu familia te apartes.

Miércoles, empieza la penitencia y termina la risa.

Jueves, días de quintos y de mujeres.

Pareces el día del Jueves, siempre en el medio. 

Tres Jueves hay en al año, que relucen más que el sol, Jueves Santo, Corpus Cristhi y el día de la Ascensión.

Viernes, con sol, no llega a Domingo.

Quien ríe en Viernes, llora en Domingo.

Sábado, sábadete, camisa nueva y un polvete.

No hay sábado, sin sol, ni mocita sin amor, ni vieja sin dolor.

El que cada día día va bien,el Domingo no tiene que poner.

Mañanita de niebla, tarde de paseo.

De refranes y cantares tiene el pueblo mil millares:

Hay tres cosas que hacer en la vida, plantar un árbol, tener un hijo y escribir un libro. (o en su defecto una web).

Más vale placer de un momento, que el dolor que dura toda la vida.

Donde hay burro muerto, no le faltan cuervos. 

A buenos ocios, malos negocios.

Comemos de lo tuyo, bueno y santo, que de lo mío no tengo hambre.

Al amigo que en apuro está, no mañana, sino ya.

Nadie escarmienta en cabeza ajena. 

Donde hay águilas, no cuentan gavilanes. 

Bragueta abierta, pájaro muerto. 

Una perdona y olvida, hoy te lo dice una amiga, mañana te lo dirá la vida. 

A la pereza, le sigue la pobreza.

Amigo, no es el que te limpia las lágrimas, sino el que evita que derrames ni una sola. 

Al pobre y al feo, de todo le da deseo. 

Aunque la garza vuela muy alta, el halcón la mata.

A la mesa de San Francisco, donde comen cuatro, comen cinco. 

Del dicho al hecho, hay un buen trecho. 

Cría cuervos y te sacarán los ojos.

Dale un  huevo al codicioso y mañana te pedirá la gallina.

Es bueno tener amigos, hasta en el infierno. 

Hay tres cosas en que meditas, la vida, la muerte y la eternidad.

Fea con gracia, mejor que necia y guapa.

Hay tres cosas que haría por tí, y que tu no harías jámas, quererte como te quiero, serte fiel hasta la muerte, pero rogarte nunca.

Si a tú amigo, quieres conocer, hazlo jugar y beber. 

Es mejor callar,que con tontos hablar.

Amor que del alma nace, al pie de la tumba muere. 

Un amigo, es una persona con la que se puede pensar en voz alta. 

El dinero requiere tres cosas, saberlo ganar, saberlo gastar y saberlo despreciar. 

Hay veces, que vale más ser gallina, que gallo.

Cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana. 

Amor no es quien enciende la flama en el corazón, sino la pareja que mutuamente la mantiene viva. 

Le dijo el mosquito a la rana: más vale morir en vino que en agua. Quevedo.

Vida sin amigo, muerte sin testigo. 

Amor sin pudor, es todo menos amor. 

Hay tres cosas difíciles en esta vida, guardar un secreto, perdonar un agravio y aprovechar el tiempo.

Más vale caer en gracia, que ser graciosa.

Con amor y aguardiente, nada se siente. 

Alguien ha dicho que los tontos siempre se reconocen y se reúnen. 

La alegría es un tesoro, que vale más que el oro.

Gana al que te quiere mal, y tendrás un amigo más. 

Amor viejo, ni te olvido, ni te dejo. 

Hay tres cosas que debemos evitar, la ignorancia, la ofensa y la mentira. 

Los amigos se eligen, los hermanos no. 

Bebido con buenos amigos, sabe bien cualquier vino. 

Al amor mal correspondido, ausencia y olvido. 

Cinco sentido tenemos, y los cinco necesitamos, pero los cinco perdemos cuando nos enamoramos. 

Cuando el gato está ausente, los ratones se divierten. 

Más vale cobarde vivo, que valiente muerto.

Amor y muerte no hay nada más fuerte. 

Reniega del amigo que come de lo mío conmigo y lo suyo consigo. 

Hay tres cosas que defender, el hogar, el honor y al débil. 

No hay mal dicho, sino malas interpretaciones. 

Amor y dolor son del mismo color. 

Reprende al amigo en secreto y alábalo en público. 

A casa lleve un amigo, el se quedo de amo y yo despedido. 

Más vale el placer de un momento, que el dolor que dura toda la vida.

El amor no confesado, jamás llega a casado. 

Hay tres cosas que no se olvidan, el primer amor, el primer dinero ganado y el pueblo donde naciste.

Amigo de uno y de enemigo ninguno.

Amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar ambos en la misma dirección. 

Del enemigo te librarás, pero del mal amigo jamás.

Más vale buena muerte, que mala vida.

Amor por interés, se acaba en un, dos, por tres. 

Si hay trato, amigos pueden ser  el perro y el gato. 

Fíngite en gran peligro y sabrás si tienes amigos. 

Amigos y libros, pocos y buenos. 

Amor y vino, sin desatino. 

Amor no mira linaje, ni fe, ni pleito, ni linaje.

A unos da Dios ovejas y a otros orejas. 

No sirvas a quien sirvió, ni pidas a quien pidió.

Amigo en la adversidad, amigo de verdad.

Amor loco, yo por vos, y vos por otro. 

Al bueno por amor y al malo por temor. 

Criada trabajadora, hace perezosa a su señora. 

Hay tres cosas que cultivar, la bondad, la sabiduría y la amistad. 

En Julio mi trigo, y en Agosto el de mi amigo. 

Amor con casada, vida arriesgada. 

Un amigo es aquel que conoce tus defectos y a pesar de ello te quiere. 

Está todo dicho, pero nada hecho.

Hay tres cosas que forman a la persona, el trabajo, la sinceridad y el valor.

El que de amigo carece, es porque no los merece.

Amor de casado, solo de pasado.

Tres cosas son necesarias en esta vida, salud, dinero y amor.

Dale más de lo que pueda regresar y al amigo perderás.

El melón calado y al amigo bien probado.

Compadre que a la comadre no le anda por las caderas, no es amigo de veras.

Afortunado en juego, desgraciado en amores.

Amigo leal y franco, mirlo blanco.

Padre millonario y trabajador, hijo vago y malgastador.

No por mucho madrugar, amanece más temprano.

Lo cortés no quita lo valiente.

Buenos modales juntan caudales y abren puertas principales.

Quién madruga, Dios le ayuda.

Cuanta más grandeza, más llaneza.

La cortesía es de quien la da, y no de quien la recibe.

Cortesa engendran cortesías.

Al que el cielo escupe, en la cara le cae.

Aunque vestido de lana, no soy borrego.

Lo bueno aborrece y lo malo apetece.

Aunque la mona se vista de seda, mona se queda.

Lo que se aprende de cuna, siempre dura.

De lo sublime al ridículo no hay más que un paso.

No te mates por saber que el tiempo te lo dirá, que no hay cosa más bonita, que el saber sin preguntar.

“Para amigo, cualquiera; para enemigo, quien quiera” .

Nunca es tarde si la dicha es buena.

Por San Blas, las cigüeñas verás.

Cuando el sol se pone en rojo, es que tiene lluvia en el ojo.

La mancha de la mora, con otra verde se quita.

El que se pega al televisor, pierde fuerza y color. 

El  que ríe el último ríe mejor.

Más vale prevenir que curar. 

Dale al tonto una cuerda, y ahorcarse ha con ella.

Males comunicados, suelen ser remediados.

Donde las dan, las toman. 

Cielo rojo al amanecer, es que el mar se va a mover.

De noche todos los gatos son pardos.

Haz el bien y no mires a quien.

A caballo regalado no le mires el diente. 

Dime con quien andas y te diré quien eres. 

Quien mal anda, mal acaba.

No vendas la piel del oso, antes de cazarlo. 

A todo cerdo le llega su San Benito.

No hay mal que por bien no venga.

Siempre hay un roto para un descosido.

La suerte de la fea, la guapa la desea.

A falta de pan, buenas son tortas.

A más beber, menos comer.

Al hijo malo, pan y palo.

Al pan, pan y al vino, vino.

Amigo que no da pan y cuchillo que cortar, aunque se pierda no importa.

A cena de vino, desayuno de agua.

A canas honradas, no ha de haber puertas cerradas.

A la vejez se acorta el dormir y se alarga el gruñir.

A los veinte la voluntad es reina, a los treinta lo es el ingenio y a los cuarenta lo es el juicio.

A los veinte de edad valiente, a los treinta de casado y  a los  cuarenta rico, si este dicho no se cumple, este gallo clavo el pico.

Al calvo peleón, como el niño cagón.

Al viejo no le falta contar, ni al sol, ni al hogar.

A los quince los que quise, a los veinte con el que diga la gente y a los treinta el primero que se presenta.

A cualquier dolor, paciencia es lo mejor.

Al mal tiempo, buena cara.

A grandes penas, pañuelos gigantes.

Ante la desgracia y el dolor, ten un poco de gracia y humor.

Bien está quien se desvela, si no es por un dolor de muelas.

Cantando, cantando, las penas se van aliviando.

Cuando el alma llora, las palabras no nacen.

Cuando la fuerza ríe, la razón llora.

Después de la tempestad, llega la calma.

Desventuras y penas, a nadie le importa las ajenas.

El dar  es honor, el pedir, dolor.

Más vale pájaro en mano, que ciento volando.

Antes muerta que sencilla.


Refranes de Ahora 

El que ríe el último no entendió el chiste.

Más vale prevenir que amamantar. 

El trabajo en equipo es esencial, te permite echarle la culpa al otro.

El amor es ciego, sólo el matrimonio puede devolverle la vista.

Cuando un millonario pasa a mejor vida... sus herederos también.

Detrás de un hombre que triunfa hay una mujer sorprendida.

Hazlo bien sin mirar con quien.

Amor de lejos ...felices los cuatro.

El que madruga encuentra todo cerrado. 

Dime con quien andas...y si está buena me la mandas. 

Caballo regalado...tiene que ser robado.


Refranes fin del Milenio.

En los asuntos del hogar, no te hagas de rogar.
La pareja unida, las tareas compartidas.
Si tu enjabonas y yo enjuago, los dos sillones estarán igual de desgastados.
Si hacer el amor es cosa de dos, dime: ¿Por qué, cariño, la cama la tengo que hacer yo?.

Si queremos igualdad, con la cebolla los dos debemos llorar.
La pareja en la oficina y los dos en la cocina.
Todos los de la casa con las manos en la masa.
La pareja ideal comparte trabajo y hogar.
Si no ayudas a limpiar colabora en no ensuciar.
Quien vive en el mismo techo, tiene los mismos derechos.


Colorin, colorado, el cuento está acabado y el que no se levante, se queda pegado.