LA MAGIA DE UNA MIRADA




Quiero hablar de la mirada, de la mirada dulce, 
de la mirada triste, sencilla, limpia, cálida; 
de esos escasos e intensos momentos que 
a través de mi mirada, (fiel reflejo de una presencia visible que guía mis ojos y mis sentidos en busca de un toque de perfección, si es que existe), me siento en paz con el mundo, en armonía interior, en tranquilo reposo.
Quiero recordar la calidez de los atardeceres, 
los paseos por la playa mientras siento la humedad de la arena en mis pies descalzos 
y poso mi mirada en aquellos que, como yo, disfrutan de la belleza de las puestas de sol.
Quiero conservar en la memoria todos esos instantes que ha captado mi mirada.
     




Comments