Análisis del poema Pasatiempo, de Mario Benedetti

Análisis del poema PASATIEMPO, de Mario Benedetti

                                                                                                                                         Cuando éramos niños

los viejos tenían como treinta
un charco era un océano
la muerte lisa y llana
no existía

luego cuando muchachos
los viejos eran gente de cuarenta
un estanque era océano
la muerte solamente
una palabra

ya cuando nos casamos
los ancianos estaban en cincuenta
un lago era un océano
la muerte era la muerte
de los otros

ahora veteranos
ya le dimos alcance a la verdad
el océano es por fin el océano
pero la muerte empieza a ser
la nuestra.

El poema “Pasatiempo” del autor uruguayo, Benedetti, trata el paso del tiempo. El tema principal es el tiempo, durante todo el poema se hace referencia al paso de tal, y a los cambios ocurridos a través de los años. “Pasatiempo” metafóricamente puede considerarse como un sustento, una herramienta para el hombre, con el fin de enfrentar su muerte.

En tan solo cuatro estrofas se logra resumir y resaltar los elementos fundamentales de la vida. Cada estrofa esta compuesta por cinco versos, y cada una representa cuatro edades en particular del hombre. En total el poema esta compuesto por veinte versos. La métrica es de: 7, 11, 8, 7, 4; 7, 11, 8, 7, 5; 7,11,8,7,4; 7,11,12,8,3. La rima es asonante. El poema se divide en cuatro partes (cada estrofa es una parte). Las cuatro etapas vitales se reconocen como: infancia, adolescencia, madurez, y vejez.

La división de las distintas etapas muestras la evolución del hombre, la madurez, y en el paso del tiempo. Cada estrofa comienza con la edad del protagonista, indicando así las etapas: “Cuando éramos niños, luego cuando muchachos, ya cuando nos casamos, ahora veteranos” El primer verso de cada estrofa se refiere a la etapa del hombre, agrupando así las distintas partes se puede notar el paso del tiempo. Los cambios ocurridos con la edad del hombre y su crecimiento. Se menciona la edad de los viejos, que es ascendente: “los viejos tenían como treinta; los viejos eran gente de cuarenta; los ancianos estaban en cincuenta; ya le dimos alcance a la verdad.” Al constantemente mencionar la edad y la referencia a los viejos en el segundo verso de cada estrofa, esto refleja el paso del tiempo y como la persona fue creciendo, transformándose finalmente en un viejo, el quien tiene que afrontar su propia muerte.

Abundan los recursos como: las metáforas y las hipérboles. “Un charco era un océano; un estanque era un océano; un lago era un océano; el océano es por fin el océano” Se encuentran en los terceros versos de cada estrofa; el ejemplo menciona y hace referencia al océano. Al principio, en la primera etapa, el protagonista percibe a un charco de agua como si fuera un océano. A medida que las etapas avanzan la percepción del protagonista va cambiando, ya que en la segunda etapa (adolescencia) un estanque es un océano. Cuando se llega a la etapa de madurez (casamiento), el lago se transforma en océano. Y finalmente cuando se llega a la vejez, el océano es un simple océano. Al pasar por las distintas etapas de la vida, por el paso del tiempo, también hay un cambio y crecimiento en relación con el océano. Su dimensión y percepción cada vez es más cierta, hasta que se concluye con la realidad, con el hecho de que el océano es océano, y no un charco es como océano. Hay un paralelismo sintáctico, ya que se menciona el océano en todas las estrofas, y su tamaño va cambiando: charco, estanque, lago, océano.

Se presenta un paralelismo en el poema ya que estructuralmente cada estrofa se compone de la siguiente manera: se menciona la edad, menciona idea del protagonista sobre los ancianos, la metáfora del océano y finalmente la relación del protagonista con la muerte. El último punto (relación con la muerte) es importante ya que a medida que el tiempo pasa se va convirtiendo en algo propio y menos lejano que el comienzo. “La muerte lisa y llana no existía; la muerte solamente una palabra; la muerte era la muerte de los otros; pero la muerte empieza a ser la nuestra”.  El pasatiempo es esencial, ya que se concluye con la actualidad, la muerte acaba siendo la de uno mismo, ya no es ajena. Al transcurrir el poema, y las distintas etapas, el protagonista comienza a reconocer la muerte y a crecer. Madura a lo largo del poema, ya que cuando se refiere al océano su percepción va siendo cada vez más real y menos fantástica. La edad de los ancianos se convierte en una edad adecuada y razonable para los ancianos. Y finalmente reconoce a la muerte como algo individual de cada ser humano. 

El autor repite las ideas del océano y la muerte. Presenta así los distintos puntos de vista que se plantea el hombre a lo largo de su vida, y con el paso del tiempo. El poema concluye con la realidad, y la aceptación de la propia muerte. La muerte finaliza siendo propia, y en el segundo verso “Ya le dimos alcance a la verdad” resulta ser un aprendizaje para el hombre la vida, y valora el paso del tiempo, lo que fue su vida durante tantos años. 

 

Comments