LA SALVACION ES UN REGALO

          

  •  
  •  
  •  
  •  
  •   

    1  Todos hemos pecado. 

     

    Por lo tanto estamos separados de Dios

     

     

    "pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios" Romanos 3:22,23

    "Porque la paga del pecado es muerte, mientras que la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor." Romanos 6:23.

     

     

    2              No podemos salvarnos a nosotros


     mismos

     La Vida Eterna debe venir de Dios.


        “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte." Efesios 2:8,9

     

     

    3              Cristo murió por usted


    La Vida Eterna es un Regalo


    --Yo soy el camino, la verdad y la vida -le contestó Jesús-. Nadie llega al Padre sino por mí.   

    Juan 14:6

     

    "Pero Dios nos demuestra su amor, en que Cristo murió por nosotros aunque éramos todavía pecadores" 

    Romanos 5:8.

     

    4              Debe recibir por la fe a Jesucristo 


    como Salvador


    De hecho, en ningún otro hay salvación, porque no hay bajo el cielo otro nombre dado a los hombres mediante el cual podamos ser salvos. Hechos 4:12

     

    "Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único para que todo aquel que cree en él, no perezca, sino que tenga vida eterna" 

    Juan 3:16.

     

    5              ¿Cómo Recibir a Jesucristo?


    "--Cree en el Señor Jesús; así tú y tu familia serán salvos --le contestaron" Hechos 16:31

         “que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.” 

    Romanos 10:9,10

     


    ORACIÓN DE FE


     Amado Jesús yo confieso con mi boca y creo en mi corazón que tú eres El Señor.

     

    Creo que Dios te levanto de entre los muertos.

     

    Creo que te hiciste hombre por mí y moriste por mis pecados en la cruz del calvario.

     

    Creo que aunque he pecado de muchas maneras tú me perdonas y ahora mismo abandono mis pecados.

     

     Creo que mi pasado no existe más porque tú haces de mí una nueva criatura.

     

    Abro mi corazón y te acepto como mi Señor y Salvador personal

    Gracias por haberme salvado.

    Amén.