Navegación

Las 7 Leyes de la Naturaleza

Estas Leyes deben ser bien estudiadas por toda persona que trabaja al nivel espiritual sea de la religion o filosofía que sea, pues nadie escapa a ella ni encarnados ni desencarnados, pues todo absolutamente todo en el Universo es regido por ellas en mayor o menor grado.

Ley del Mentalismo

El principio universal del Mentalismo, nos dice que todo el universo, junto a los tres grandes planos, físico, mental y espiritual son una conjunción de pensamientos precipitados desde la mente infinita de Dios.

El Padre-Madre de toda la creación decidió proyectarse desde su mente infinita hacia todos los puntos del universo, generó vida y forjó a sus hijos de acuerdo a su imagen y semejanza divina espiritual.

Nosotros, hijos de Dios, somos una idea en su mente infinita.

El es el todo en todo y todo es mente.

Todos los seres han sido creados a la imagen y semejanza divina, ellos son pensamientos proyectados desde la gran mente sabia de Dios y comparten toda la sabiduría paterna.

Hay una sola mente y sus sabios pensamientos crearon a través del verbo divino a todos los hijos del altísimo. De la misma forma y cumpliéndose el axioma hermético (como es arriba es abajo) los hijos de Dios son cocreadores con su padre, utilizando parte de la mente divina, precipitan el producto de sus pensamientos en forma de manifestaciones físicas hacia el mundo de las formas.

El Principio Universal del Mentalismo es la ley que rige la creación tanto en el micro como en el macrocosmos.

Con la irradiación de su rayo divino espiritual, el "Yo soy el que yo soy", alimenta, nutre y mantiene auto-sostenidamente a todas las corrientes de vida generadas desde su sol central.

Estas se manifiestan como chispas divinas en todas y cada una de las magnas presencias "Yo Soy" en todos nosotros.

Compartimos la mente infinita de Dios entre todos los seres del universo.

Por lo tanto conformamos una gran fraternidad universal al compartir a Dios como nuestro Padre Celestial.

La energía irradiada por nuestro Padre Celestial es compartida por todos sus hijos en todo el universo.

Con esta energía luz sus hijos le dan vida a la encarnación, manifestando en el plano físico sus cuerpos físicos, emocionales, mentales y etéricos.

Estos vehículos de manifestación tridimensional son la expresión material de la mente infinita de Dios, latente en cada uno de sus hijos.

Compartimos su mente infinita y desde ella generamos las ideas que luego de verbalizarlas, precipitamos en el mundo de las formas.

De acuerdo con esta maravillosa ley, todos nuestros vehículos de manifestación física (inferiores) están sujetos a sus enunciados. Esto nos dice que, según lo pensado sobre nuestro cuerpo físico, así será él. Si tenemos un concepto o idea negativa de él, obediente a la ley, nuestro cuerpo plasmará esta idea desarrollando diversas patologías.

Si elevamos nuestros conceptos e ideas sobre nuestro cuerpo, muy pronto aparecerán en él los frutos de nuestros pensamientos positivos en forma de belleza, lozanía y salud.

Resumiendo, somos los gestores de los estados de nuestro cuerpo y él será enfermo o saludable, de acuerdo a los pensamientos que le imprimamos.
Lo mismo ocurrirá con nuestros asuntos. Si pensamos en la abundancia, la atraeremos. Si pensamos, hablamos y vemos solo lo bueno que nos circunda, eso tendremos siempre.

Se cosecha el fruto de lo sembrado. La semilla es el pensamiento y esta dará fruto al ciento por uno, sin importarle la naturaleza del mismo.

Ley de Causa y Efecto


La ley física nos dice que a toda acción le sigue una reacción y la ley metafísica nos dice lo mismo: que a toda causa le sigue un efecto.

Nada sucede por casualidad.

La palabra casualidad solo encierra la ignorancia de la Ley de Causa y Efecto.

Existe una solución de continuidad entre todos los acontecimientos precedentes, consecuentes y subsecuentes.

Hay siempre una relación entre todo lo que ha ocurrido y lo que seguirá ocurriendo.

Así como una persona tiene 2 padres, 4 abuelos, 8 bisabuelos, 16 tatarabuelos y siguiendo para atrás al cabo de 50 generaciones, el número de antecesores se elevaría a millones, de la misma manera, ocurre con las causas subyacentes detrás de todos los efectos.

A partir del conocimiento de esta ley, esa incomprensible fuerza llamada azar, ha sido abolida por la razón.

Como hemos visto en Ley del Mentalismo, con nuestros pensamientos estamos generando causas a las cuales les seguirán sus efectos.

A través de la Ley de la Generación creamos con nuestra mente pensamientos positivos o negativos, que generarán causas positivas o negativas, creando efectos positivos o negativos en nuestras vidas y entorno físico, emocional y mental. Lo que sembremos (causas), cosecharemos (efectos).

El Maestro Jesús nos dijo: por tus palabras serás condenado o justificado. Sabemos que las palabras son producto de los pensamientos y decretan la precipitación material al mundo de las formas, creando causas a las cuales les seguirán efectos de la misma naturaleza.

Si sembramos una semilla de maíz, saldrá una planta que, luego de su fruto, nos dará cientos de semillas de maíz. Por lo tanto, el Maestro Jesús nos decía: lo que sembréis, cosechareis al ciento por uno.

A toda causa le sigue un efecto del mismo signo.

Si sembramos maíz, cosecharemos maíz, no trigo.

Esto es elemental y bien conocido por todos nosotros en el plano físico. De la misma manera, en los planos superiores como el mental y el emocional se suceden los efectos generados por causas mentales y emocionales.

Un pensamiento de paz cosechará cientos de estados de paz.

De igual forma, un pensamiento de odio, cosechará cientos de odio.

Conocer a fondo esta ley, nos protegerá de nosotros mismos, puesto que somos los generadores de nuestro destino.

Los pensamientos no se disuelven fácilmente, estos son emitidos por nosotros, y en su viaje se encargan de contactarse y atraer a su emisor cientos de pensamientos de igual índole, generando causas que luego emitirán efectos al ciento por uno.

El Maestro Jesús nos dijo: Dad uno y recibiréis multiplicado de acuerdo a la naturaleza que hubieses dado ; resumiendo : lo que sembréis, cosecharás multiplicado.

Todo pensamiento generado en nuestra mente, todo acto realizado, tiene resultados directos e indirectos que se eslabonan en la gran cadena de causas y efectos.

Podemos ver que todo está gobernado por la Ley Universal y que la gran cantidad de leyes existentes no son más que manifestaciones de la única y gran ley que es el "Todo".

Ley de Correspondencia

También es conocida como Ley de Afinidad, ya que lo afín atrae a lo afín.

Lo negativo a lo negativo; lo positivo a lo positivo. Los iguales se atraen.

En lo cotidiano podemos apreciar esta ley en la forma que los seres humanos se vinculan normalmente por razas, credos, ideas políticas o sociales afines.

Esto se debe a la identificación que siente con su prójimo por su forma de pensar y actuar, es decir, lo afín atrae lo afín.

La Ley de Correspondencia nos dice que como es arriba es abajo, como es en el micro es en el macro.

Las leyes que rigen el macrocosmos rigen el microcosmos.

Sabemos que el átomo es un universo en miniatura.

Toda la creación está conformada a base de átomos.

Vemos en la materia física, átomos densos; en los líquidos, átomos semi-densos; en los gases, átomos semi-sutiles; en la luz fotónica, átomos sutiles y en la luz electrónica, átomos supra-sutiles.

En la combinación de todos los átomos, las moléculas se proyectan dando forma a la materia en todos sus aspectos.

De acuerdo con la Ley del Ritmo o frecuencia: todo en la creación está en movimiento. Sabemos que en los átomos alrededor de sus núcleos giran los electrones. De acuerdo a la cantidad y a la frecuencia conque vibran estos electrones podemos catalogar la materia.

Los átomos de frecuencia baja (que giran a baja velocidad alrededor de sus núcleos) conforman lo que llamamos materia sólida.

La materia se va sutilizando a medida que estos electrones se encuentran en mayor cantidad y son más rápidos los giros en sus órbitas.

De esta manera, la materia pasa de sólida a líquida, gaseosa, luz, etc.

Todo lo que existe en el universo se irradió desde la misma fuente.

A cada unidad o combinación de unidades las rigen las mismas leyes.

Esta ley Metafísica de la Correspondencia esta íntimamente ligada con el principio del mental.

Como es arriba es abajo, como es en el pensamiento será en lo físico.

Analizando detenidamente esta ley se podrá comprender el proceso de precipitación física desde el plano mental hacia el plano material.

Observando detenidamente nuestro entorno, podremos apreciar que casi todo lo que nos rodea antes de aparecer en la forma, fue el producto de uno o más pensamientos.

En el plano físico todos los objetos que nos circundan se gestaron desde pensamientos irradiados por la mente de alguien.

Nuestro cuerpo físico es moldeado por nuestros pensamientos.

Nuestras emociones están dirigidas directamente por nuestros pensamientos.

Nuestras palabras y actos son el producto directo de pensamientos conscientes o subconscientes.

Así también la manera de relacionarnos con los demás es el resultado de nuestros pensamientos.

El principio universal de la correspondencia nos recuerda que lo afín atrae a lo afín.

Pensamientos negativos en el error atraerán y conformarán resultados negativos.

Pensamientos positivos en la verdad atraerán y conformarán resultados positivos.

Ahora mismo estamos creando nuestro futuro de acuerdo a nuestros pensamientos, palabras y obras.

Ley de Vibración o Frecuencia

Nada reposa. Todo se mueve. Todo vibra.

El movimiento se manifiesta constantemente en todo el universo.

La paz no es la anulación del movimiento sino el movimiento en armonía.

Aunque la materia nos parezca estática, si la llevamos a un poderoso microscopio, veremos que su constitución (átomos, moléculas) están en continuo movimiento.

A través de los distintos grados en frecuencia de vibración, se cataloga toda la creación, desde la materia densa a la luz sutil espiritual.

Mientras más sutil y elevada es la sustancia, con más rapidez giran los elementos que constituyen sus átomos.

En concordancia con la Ley de la Correspondencia (como es arriba es abajo), los planetas giran rítmicamente alrededor del sol en todos los sistemas solares.

La luz divina tiene una frecuencia de vibración tan rápida que escapa a la comprensión y detección humana, pero si pudiéramos verla, nos parecería estática.

En la creación universal todo se mueve y tiene su frecuencia de vibración, a través de la sustancia mental puede cambiarse esta frecuencia acelerándola y haciéndola subir en la graduación y escala de los distintos sub-planos.

"Para cambiar una condición o estado mental, hay que cambiar su frecuencia de vibración."

"La mente como los metales y los elementos, pueden transmutarse de grado en grado, de polo en polo, de vibración en vibración"

Podemos decir que frecuencia es la cantidad de veces que gira un electrón alrededor de su núcleo en una x cantidad de tiempo.

Un ejemplo de esto son las frecuencias en que captamos las diferentes estaciones de radio y televisión.

Estas son medidas en kilociclos, 1000 ciclos por segundo y megaciclos, 1.000.000 de ciclos por segundo.

En la medida que se sube en la escala de la sutilización, se elevan las frecuencias de vibración atómica.

Sometiendo la materia densa a una energía tal como el calor, los electrones comienzan a girar mucho más rápido en sus órbitas hasta que toda la masa material cambia de estado.

Esto lo vemos cuando calentamos un metal (un sólido) hasta derretirlo y convertirlo en líquido a través de la fusión.

Todo es una cuestión de vibración o frecuencia.

Ley de polaridad

Todo en la creación es dual. Todo tiene dos polos. Todo tiene su par opuesto.

Los opuestos no son sino los extremos de una misma cosa.

Tomemos por ejemplo, el calor y el frío, aunque opuestos son la misma cosa.

La diferencia solamente está en los diferentes grados de su escala.

Si observamos un termómetro nos es imposible definir donde comienza el frío y termina el calor.

Los vocablos "calor" y "frío" expresan los grados variables en frecuencia de vibración de la constitución molecular.

El calor tiene una alta vibración de frecuencia atómica y mientras esta vibración desciende en los grados de una escala, comienza a manifestarse el frío.

La manifestación gradual del frío se debe, solamente, a la disminución gradual del calor.

El frío es la baja vibración atómica de la materia; materialmente hablando no existe, ya que es solo ausencia de calor.

Lo mismo sucede con la oscuridad y la luz. ¿Dónde termina una y comienza la otra?

Cuando hablamos de luz en el plano material, nos referimos a la energía electrónica que al girar rápidamente desprende fotones, y viaja a una velocidad tan elevada como es la de 300.000 kilómetros por segundo.

Todo esto se manifiesta de la misma manera en lo grande y en lo pequeño, lo duro y lo blando; lo alto y lo bajo; lo positivo y lo negativo; etc.

En la Ley Metafísica de la Vibración o Frecuencia, vemos que las frecuencias elevadas dominan a las bajas.

Centrando la atención en el amor (alta frecuencia de vibración) en cualquiera de sus elevadas manifestaciones, se disipa en consecuencia el odio (baja frecuencia de vibración).

En la medida que baja la altísima vibración del amor, comienza a manifestarse gradualmente el odio.

Como en el ejemplo de la luz y la oscuridad, el odio en sí es irreal, solamente es la consecuencia fenoménica de la falta de amor.

En el plano espiritual continúa cumpliéndose esta ley.

Al no poder definirse concretamente la calificación de la sustancia, definimos como bien y mal a dos estados antagónicos de iguales características.

De acuerdo a la ley de vibración, sabemos que las altas frecuencias pertenecen al espectro sutil y elevado de la calificación substancial.

Lo que llamamos bien es un tren elevadísimo de energía en vibración y lo que llamamos mal es el descenso de esta alta frecuencia de vibración.

Moviéndose lenta y progresivamente en la escala gradual de estos polos se manifiesta cualquiera de sus dos enunciados.

En metafísica no se acostumbra hablar del bien o del mal, sino que se hace referencia a la alta vibración de un polo o a la baja vibración del otro.

Como se hace referencia en los otros planos, en el espiritual también se cumple la regla de la realidad del polo de alta vibración y la irrealidad del antagónico enunciado, por ser este solamente la ausencia del otro.

Si se desea eliminar un temor es inútil analizarlo, corriéndose en la escala de graduación hacia el valor, la fe, etc., se polariza la situación eliminándose el temor.

Como hemos dicho anteriormente, un estado mental puede cambiarse centrando la atención en su opuesto.

Dichos estados mentales son polos de una misma cosa, y a través de la transmutación mental y su polarización se los puede gradualmente cambiar.

"Para suprimir un grado de vibración no deseado, hágase obrar el principio de la polaridad y concéntrese la atención en el polo opuesto al que se desea suprimir. Lo que no se desea, se elimina, cambiando su polaridad."

Ley del Ritmo

Todo en la creación universal fluye y refluye.

Todo avanza y tiene un retroceso. Todo se eleva y cae.

La Ley del Ritmo ordena el movimiento cósmico.

A través de la Ley de la Polaridad sabemos que podemos fluir o proyectarnos de un polo a otro, cumpliéndose de esta manera, el fluye y refluye de la Ley del Ritmo.

A esta ley también se la conoce como la Ley del Péndulo, se la llama así porque los ciclos del mismo oscilan de un lado al otro, es decir, a toda situación de tristeza, por ejemplo, tarde o temprano, le sigue una de felicidad.

Un movimiento de este péndulo universal siempre esta precedido por el anterior.

Después de la caída de un imperio siempre se sucede la instauración de otro. Después de la noche siempre viene el día; después del invierno, el verano, etc.

Después de haberse cumplido una oscilación completa del péndulo, todo evoluciona. Es imposible mantener la creación en el mismo estado de evolución.

La Ley del Ritmo está estrechamente ligada a la de la Polaridad.

La oscilación pendular siempre se desarrolla de un polo a otro. Fluyendo lentamente por la escala de opuestos siempre ocurre una acción y una reacción; una causa y un efecto; un avance y un retroceso; una elevación y una caída; en todas las cosas y sucesos de todo el universo.

Este principio se observa en la creación y destrucción de los mundos, en la elevación y caída de las naciones, imperios, gobiernos, etc.

A la creación de los universos le sigue luego de su más baja manifestación, su más sutil elevación.

Los soles nacen y se desarrollan hasta alcanzar su punto más alto de irradiación, para luego decrecer y convertirse en una masa muy pequeña de energía.

Después de eones (periodo de tiempo superior a mil millones de años) pasan a ser un agujero negro de inconmensurable energía.

Luego, comenzará lentamente a convertirse en un nuevo sol, mucho más potente que el anterior. De la misma manera, ocurre con todas las cosas, oscilan del nacimiento y crecimiento hasta su desaparición, para luego renacer en otras cosas más evolucionadas.

Metafísicamente hablando podemos evaluar, comprender y aplicar esta ley a toda manifestación mental.

A través de la transmutación mental podemos evadir la oscilación pendular en todo pensamiento.

Comprendiendo que a todo plano le sucede uno más elevado, se puede elevar una condición mental al plano subsiguiente, anulando el retroceso pendular.

Existe en lo mental dos planos muy definidos: el inferior y el superior.

Elevándose al plano superior, se anula el regreso del péndulo en el inferior.

La oscilación se produce en el inconsciente, invalidándose su efecto en el consciente.

A esto se lo denomina Ley de la Neutralización.

Lo anteriormente detallado equivale a zambullirse para que la ola pase por arriba.

Es lo mismo que saltar para evitar el choque de algo que nos pasará por abajo.

"La oscilación pendular del ritmo puede ser neutralizada mediante el arte de la polarización."

Todo fluye, afuera y adentro; todo tiene sus periodos de avance y retroceso ; todo asciende y desciende.

La oscilación del péndulo se desplaza hacia la derecha o izquierda en igual magnitud.

Ley de Generación

Los principios masculino y femenino están en plena actividad y siempre presentes en todos los fenómenos del universo.

En el plano material vemos la generación en forma de sexo, se unen en amor el género femenino y el masculino y generan la manifestación carnal de la vida.

Continuamente en la creación se está generando la manifestación de la vida. En el reino vegetal y en el animal se ve continuamente funcionar esta ley generadora de vida.

Como tiene dos polos, toda vida es generada por principios femeninos y masculinos, siempre respetando su género.

La palabra género deriva del latín y significa, concebir, procrear, generar, producir, crear.

Desde la creación genérica se funden en uno, el aspecto masculino y femenino, para que luego y siempre respetando la especie, se manifieste una nueva forma idéntica a sus generadores.

Esto lo vemos cotidianamente en la naturaleza, del aspecto femenino y masculino de un pez, se genera otro pez; de una vaca, terneros, etc.

Los vegetales generan vegetales; los animales, animales; los hombres, hombres; siempre es respetada esta Ley de la Generación.

Es imposible generar de un pez una planta. Esto puede en todos los planos, en todos los reinos y en toda la creación. En el plano espiritual también se cumple rigurosamente esta ley.

En el plano mental tenemos la conjunción del elemento femenino y masculino.

Al subconsciente o mente subjetiva le corresponde el aspecto femenino.

Al consciente o mente objetiva se le atribuye el aspecto masculino.

Nuestra mente subjetiva es la que imagina, visualiza, sueña, etc.; es la más cercana al plano superior espiritual que llamamos mente divina.

Cuando amalgamamos el aspecto subjetivo y femenino con la voluntad, proyecta el fenómeno de la creación mental.

Este fenómeno que hemos detallado exhaustivamente en la Ley Metafísica del Mentalismo, se comprende cabalmente en esta Ley de la Generación.

"El género está en todas las cosas; todas las cosas tienen su principio masculino y femenino; el género se manifiesta y está presente en todos los planos."

Red Social C.E.R.U.K.F: http://29071957.ning.com/ (Centro de Estudios Religiosos de Umbanda y Kimbanda Fevsiha)
Email: centroumbandafevsiha@yahoo.com.ar
Msn: centroumbandafevsiha@hotmail.com.ar
Tel: 4353-4284  / 4230-7905
Lanus Este  Buenos Aires Argentina
Comments