De qué se trata

La Técnica Alexander es un método de autoayuda. La intención es ayudar a las personas a evitar hacer todo lo que es perjudicial para el propio bienestar del organismo. A diferencia de otros sistemas que indican qué hacer o cómo hacer las cosas, este método enseña a no hacer y cómo prevenir. Es por eso que la técnica requiere, ante todo, una demostración práctica indicando mediante la experiencia qué acciones son perjudiciales y seguidamente dar instrucciones claras de cómo dichas acciones pueden ser evitadas.

La técnica se remonta al año 1894 según las experiencias vividas por F. Matthias Alexander en lo concerniente al uso de la voz como actor y orador dramático. No tenía estudios en anatomía ni fisiología pero la observación y la experimentación de sí mismo le condujo a adquirir conocimientos al respecto, de manera que le fue posible superar sus problemas al declamar y al respirar que durante años le habían perjudicado. Cuando posteriormente eminentes científicos experimentaron ellos mismos el trabajo de Alexander, éstos corroboraron que dicha técnica satisfacía todos los criterios del método científico.
¿Por qué resulta tan difícil describir la Técnica Alexander? ¿Por qué una vez leída información al respecto personas instruidas y con educación científica a menudo no acaban de entenderlo?

Por un lado el concepto de “no hacer”, de “no hagas” puede evocar una respuesta emocional negativa que confunde el propósito. Las personas prefieren que les indiquen “qué hacer” considerándolo una instrucción positiva.

Por otro lado el significado científico de lo que Alexander observó al mirarse en un espejo difícilmente puede ser apreciado por un lector sin cierto conocimiento técnico sobre equilibrio, movimiento y postura.

Empíricamente estableció que en su postura y movimiento el cuello no debe estar rígido, y que su cabeza debe permitirse adoptar una cierta actitud preferente con relación a su cuello y su cuerpo (descrito por Alexander como “cabeza hacia delante y  hacia arriba”) y esto facilita una actitud libre y alerta o estado de equilibrio y porte.

Investigaciones científicas recientes relativas a la orientación de la cabeza y postura en los vertebrados indican que existe una orientación preferente de la cabeza que los animales adoptan mediante variedad de comportamientos. Está asociado con una postura de alerta y una capacidad acrobática extensiva. En los vertebrados esto supone mantener los canales semicirculares o el canal semicircular (parte del órgano auditivo del equilibrio o del aparato vestibular) en una actitud nivelada con el horizonte.

Las investigaciones en neurofisiología del equilibrio, postura y motricidad son relativamente recientes, pero a medida que se avanza, éstas tienden a confirmar los descubrimientos empíricos de Alexander y en última instancia deberían dirigirnos a entender y aceptar esta Técnica.






                             



Nica Gimeno en el último encuentro con
 Walter Carrington en CTC    
 London  2005