Noticias‎ > ‎

El ambiente en la autoregulación de impulsos

Inicialmente cuando un niño nace sigue únicamente sus impulsos y pide satisfacción Inmediata.

Llora cuando tiene hambre , cuando su pañal está sucio , si tiene frio , si tiene calor, si tiene dolor y continúa llorando hasta lograr algo o evitar algo que solucione el origen de sus molestias. No entiende si estamos ocupados, en la calle o en casa. Su impulso pide que se solucione inmediatamente su molestia.




A medida que va creciendo la realidad va imponiendo restricciones a esos impulsos y comportarse de acuerdo con las pautas que se le van estableciendo. No coger ciertos objetos,esperar para satisfacer su hambre, aprender a usar el cuarto de baño para hacer pis o caca, no pegar a otros, dormir a determinada hora, son ejemplos de impulsos que se van frenando a medida que va creciendo.

Podemos hablar entonces de la autorregulación que un niño va adquiriendo conjuntamente con su crecimiento . Esta autorregulación permite el control de los impulsos de acuerdo con las circunstancias del momento . Supone tener la capacidad de esperar, de reflexionar, para modificar el impulso.

En muchas ocasiones esta autorregulación está afectada por alteraciones neurológicas; sin embargo , también puede estar influida por elementos emocionales y ambientales .

Cómo decíamos el bebé no tiene la capacidad biológica de autorregular sus impulsos y es totalmente dependiente de las personas que lo cuidan para satisfacerlos. En general la madre ,padre o cuidador del niño atiende inmediatamente las necesidades del niño con gran comprensión de su incapacidad para esperar , su fragilidad, su vulnerabilidad.

Ante la tensión producida por el hambre , el bebé llora para liberarse de la tensión y no deja de llorar hasta que esta cesa. Es la búsqueda de sentirse bien y evitar el dolor . La descarga de la tensión debe ser inmediata.

A medida que el bebé va creciendo , la propia maduración del niño le va permitiendo esperar un poco la satisfacción de sus impulsos y sus cuidadores van estableciendo pequeñas demoras que el niño debe soportar. Poco a poco se van ajustando unos horarios de comida , que antes dependían exclusivamente del niño. Cuando comienza a gatear , se le van restringiendo espacios peligrosos , se le limitan los objetos que puede coger, etc.

Este ambiente, de forma equilibrada , junto con la propia maduración del niño le va permitiendo que comience a autorregular sus impulsos . 

Comienza entonces una adaptación a la realidad.

Existe una completa dependencia entre el niño y el medio ambiente en el que vive. El niño y el ambiente están involucrados en un proceso mutuo de acción y reacción que tiene que llevar a un balance o equilibrio. Cada nueva experiencia se asimila en su mente y a su vez se producirá una acomodación de la mente a la nueva experiencia con el resultado de un estado de equilibrio poco a poco cada vez más estable.

Mediante ese equilibrio entre asimilación de nuevas experiencias y la acomodación a ellas , el niño va aprendiendo a posponer la descarga de sus impulsos , comprende , poco a poco que no siempre es posible obtener satisfacción inmediata y que el beneficio logrado por el obtener satisfacción inmediata es sólo provisional y menos importante. Aprende entonces a posponer la descarga de sus tensiones autorregulandose y adaptándose a la realidad y con el objetivo de obtener gratificaciones más permanentes y significativas. Por ejemplo, un niño de dos años aprende a recibir el afecto de sus padres , cuando logra posponer o inhibir su deseo de moverse por un sitio no permitido y a evitar el dolor que le producirá un castigo si no lo pospone.


En la medida que el niño va creciendo, ante las normas impuestas por los adultos , se van interiorizando y se obedecen, primero de forma más rígida y luego mas flexible.


EL AMBIENTE EN LA AUTORREGULACION

 

Este proceso de maduración del niño está influido por dos factores importantes: El temperamento del niño y la intensidad de sus impulsos , con una base biológica y en segundo lugar la forma como el ambiente va imponiendo al niño las restricciones.

Cuando hablamos del ambiente tenemos que pensar inicialmente en los padres, con sus diferentes creencias , principios o habilidades para cuidar al niño. Seguramente existirán tantos estilos como padres y serán muchas las variables que se combinen en cada caso .

Un niño con un temperamento tranquilo, muy posiblemente aceptará las restricciones que le son impuestas fácilmente y los adultos que están a su alrededor tienen menos necesidad de coartar el comportamiento del niño. En un niño con mayor necesidad de descarga inmediata de sus impulsos , las restricciones pueden ser tomadas con mayor dolor y ser menos aceptadas y los adultos tienden a ser mas represivos y estrictos.

En todo caso , es importante pensar en las condiciones ambientales y su importancia en la autorregulación y control de los impulsos , dado que es algo que puede ser modificable y ayudar mucho.

 LOS ESTILOS EDUCATIVOS DE LOS PADRES

 Los estilos educativos de los padres , como hemos dicho , pueden ser múltiples e influidos por infinidad de variables, pero en general , podemos hablar de tres grandes categorías:

Estilo permisivo :


Los padres tienden en este caso a permitir muchas conductas de los niños  dejándolos más al vaivén de sus impulsos y a la descarga de sus tensiones. Incluimos entonces en este grupo a aquellos que se inhiben en su papel facilitador de autorregulación en el niño y también a aquellos que su comportamiento es sobreprotector , imposibilitando que el niño aprenda .

Estilo autoritario :



En este caso el exceso de restricciones , las normas y castigos rígidos son sus características ,rompiendo también un adecuado equilibrio entre el niño y su ambiente y consecuentemente entorpeciendo una adecuada maduración.

-Estilo asertivo: 

Este estilo , llamado en algunas ocasiones democrático , supone un equilibrio entre los dos extremos anteriores . Busca que en la familia se establezcan una serie de normas y condiciones que faciliten la convivencia y que sean acatadas por todos sus miembros. En la medida en que los niños son pequeños , estas normas son impuestas de manera tranquila y comprensible para los niños . Son normas flexibles , aplicadas con paciencia, tolerancia y comprensión . Teniendo presente que el niño está aprendiendo y que ello requiere esfuerzo y por eso se le reconoce y premia , contemplando que puede cometer errores . La educación no se base únicamente en la imposición o ignorancia de normas . El afecto no está únicamente mediado por el cumplimiento de las normas .



Comments