Cultura Guane


 

Cultura  Guane

 

 

 

Los Guanes fueron uno de los grupos pertenecientes a la familia Chibcha.  Habitaron Norte de Santander y Arauca; el poblamiento aborigen en  Colombia tuvo varios lugares de procedencia y diferentes rutas de penetración.

Una de las Culturas indígenas que se estableció en Colombia fue la de los Chibchas, al parecer procedente de Centro América, entraron por el istmo de Panamá probablemente en el siglo X después de Cristo.  La Familia Chibcha es quizá la más importante de las que habitaron nuestro territorio Colombiano y es considerada la cuarta en América después de los Aztecas, Mayas e Incas.  Inicialmente los Chibchas se ubicaron en la zona de la costa norte pero al ser desplazados por los Caribes buscaron refugio en las regiones montañosas de Santander, Cundinamarca y Nariño.  Cada grupo tenía su cultura propia pero relacionada por una lengua común: la Chibcha.  El grupo chibcha fue el mejor organizado y de cultura más avanzada. 

 

Según los historiadores y expertos en la materia los Guanes ocuparon el territorio desde Suaita hasta Bucaramanga y desde Zapatoca hasta Onzaga.  Sus colindantes eran los Chitareros, Agotaez y Yariguies entre otros.   Se han encontrado cerámicas auténticas de los Guanes, halladas en sus tumbas en todos sus imperios.

 

Los Guanes no conocieron el alfabeto, escribían en las rocas con figuras simbólicas, decoradas y pintadas con patrones geométricos,  entre las cerámicas elaboradas se conocen múcuras, ollas, cántaros y copas.

 

Como ente Político Administrativo de la estructura del Nuevo Reino de Granada, el pueblo congregado de Guane perteneció a la Jurisdicción de Vélez.  Esta tribu producía en sus parcelas sus propios bienes de consumo, (maíz, plátano, millo, yuca, frutas y carne de res) y parte de la materia prima de su labor artesanal (algodón y fique).  Esta fórmula económica podría explicar en gran medida la importancia artesanal del Oriente Santandereano durante los siglos XVII y XVIII.

 

Los indios Guanes dejaron dibujados en los peñascos en forma geométrica, mensajes, aún no descifrados pero exponentes de su expresión gráfica y de su capacidad simbólica.  Es la piedra símbolo de antigüedad y permanencia, tan antigua como la Humanidad, encontramos las hachas utilizadas como armas y herramientas.

 

La fibra textil es otra evidencia de la laboriosidad Guane: hilos, cordeles y tejidos de fique y de algodón, mochila para transportar y guardar alimentos, mantas de muy variadas texturas y colores, de hilos tejidos con colorantes vegetales y minerales. La manta tuvo una función práctica como vestimenta, pero también fue ornamental y estética.

 

La madera, también utilizada desde tiempos antiguos, tuvo y tiene mucho uso, sirvió para faenas de guerra como arco y escudo, como flecha y lanzadera; se utilizó además como telar  y aguja.

 

Suaita fue un territorio Guane, más exactamente en los dominios del Cacique Corbaraque, indios primitivos de inteligencia comprobada, aplicaban técnicas especiales en sus riegos y sus cultivos, intercambiaban sus productos en empresa incipiente origen del mercadeo.  Don Juan de Castellanos refiriéndose a los antepasados escribió: “tienen disposición y gallardía; y es gente blanca limpia, curiosa, de rostros aguileños, de linda y agraciada compostura… es de admirar cuan brevemente toman el idioma castellano, tan bien articulados los vocablos como si les viniera por herencia”.

 

 

 

 

 

El territorio del actual Municipio de Suaita, o sea el comprendido entre los ríos Oibita al Norte y Lenguaruco al Sur, estuvo habitado por la tribu indígena de los Corbaraque, llamados así del nombre de su Jefe, especie de Reyezuelo, dependiente del Cacicazgo de Guane.  Los Corbaraque formaban parte de la tribu principal de los Guanes, de los cuales derivaron sus rasgos étnicos, su cultura, religión e  idioma, esta raza indígena ya desapareció por completo.

 

La llegada del Español trajo cambios en la organización y la costumbre, se perdió la libertad y la opresión comenzó a generar conflicto que poco a poco se torno en la lucha emancipadora del nuevo reino de Granada tocando sus avances al antiguo territorio Corbaraque.

 

La ocupación de las tierras altas de Santander por parte de los indios Guanes, se inicia probablemente alrededor de los siglos VII ó IX. Los Guanes estaban organizados con plena autonomía Política y gran parte de los vestigios arqueológicos hallados en Santander han sido considerados Guane.  Eran considerados personas con habilidad manual, con una rica y variada imaginación y eran aborígenes dependientes de los Caciques del Chanchón, Poima y Corbaraque.   

 

En las regiones de Corbaraque y Cachalú se han encontrado algunos cementerios indígenas, abundantes en restos humanos y objetos de cerámica pertenecientes a nuestros aborígenes, también se han encontrado figuras humanas labradas en piedra, de tamaño pequeño.

 

Como evidencia de estos hallazgos los alumnos del Colegio Lucas Caballero encontraron algunos objetos que hoy reposan en la Sala de la Cultura del Centro Cultural y Administrativo.