Vida escolar‎ > ‎

Nuestro Huerto

Este curso 2017/2018 hemos continuado con nuestro trabajo en el huerto escolar.                               

Durante el primer trimestre, fuimos preparando el terreno. Los alumnos de infantil se encargaron de recortar algunas plantas que crecían muy deprisa, como la menta, y con ella hicimos “centros de olor” para las aulas.  

En el segundo y tercer trimestre hemos contado con la ayuda de Patricia y Javier, nuestros amigos del aula de medioambiente del Ayuntamiento de Alcobendas. Patricia viene

todos los martes y nos enseña qué cultivos son los más adecuados según el terreno y la época del año.  

Hemos plantado habas, espinacas, acelgas, patatas, ajos, rábanos, girasoles, alcachofas… y hemos aprendido a podar, a saber cuándo y cuánto regar y a quitar las malas hierbas.  Incluso, hemos tenido que vigilar que algunos “bichos” no ataquen las plantas.  

Hemos colocado CDs para que los pájaros no se coman los guisantes y hemos fumigado las habas (con agua y leche) para que no se las coman los pulgones. Hemos etiquetado los diferentes cultivos con carteles en español y en inglés para poder identificar las diferentes plantas y hemos aprendido cómo hay que preparar el huerto para los periodos de vacaciones cuando no estamos en el colegio.

También hemos aprendido cómo se reproducen las plantas. Hemos visto la reproducción por estolones en las fresas y la germinación en habas, judías, etc. Poco a poco vamos viendo el fruto de nuestro trabajo.  Las plantas van creciendo y ya hemos recogido espinacas varias veces.  Incluso hemos preparado ensaladas con pasas, nueces y vinagre de Módena.  Cuando las probamos, estaban buenísimas. Seguro que al final del curso podemos recoger muchos productos más.

  
La actividad del huerto supone la culminación de un trabajo muy intenso por parte del centro para lograr un
objetivo muy importante dentro de su Proyecto Educativo.  No sólo porque se mejora la adquisición de contenidos del área de Science a través del aprendizaje experimental, sino también porque se fomentan valores como la responsabilidad, el respeto, el trabajo en equipo y la integración.  Y todo ello, aprendiendo de forma lúdica.