8days since
Vacaciones de Semana Santa

La España del siglo XIX

MÍNIMOS DE LA ESPAÑA DEL XIX

Mínimos de la España del XIX.
El final del Antiguo Régimen en España:
1. La primera constitución española la promulgan las Cortes de Cádiz en 1812.

La creación del Estado liberal en España:
2. Los liberales en España se dividen en moderados y progresistas.
3. Con el reinado de Isabel II se instaura el régimen liberal en España.
4. En 1898 España pierde las últimas colonias de su imperio originándose la llamada Crisis del 98.

Mínimos del proceso de industrialización en España.
1. El desequilibrio es la característica fundamental del proceso de industrialización en España (básicamente se industrializan Cataluña y el País Vasco).
2. A diferencia de Europa, en España no llegan a darse ni la revolución demográfica ni la revolución agrícola.
3. En el siglo XIX nace el PSOE


TEMAS DE DESARROLLO PARA EL EXAMEN DEL TEMA.
1. Antecedentes de la Guerra de la Independencia.
2. La Guerra de la Independencia: fases.
3. Revolución liberal durante la Guerra de la Independencia.
4. El Trienio Liberal.


ARCHIVADORES.

INSTRUCCIONES:

-Instrucciones de la asignatura.

-Introducción de la asignatura.

-Instrucciones sobre esquemas y resúmenes.

-Instrucciones sobre comentarios de arte.

-Instrucciones sobre cómo realizar exámenes escritos.

Hay que tener la última hoja del tema anterior (en la que dejé anotadas mis impresiones).

Hoja de calificaciones.

Hoja de ortografía.

 

TEMA:

1. Portada.

2. Línea del tiempo: desde 1789 hasta 1833

3. Mapas: desarrollo de la Guerra de Independencia.

4. Mínimos.

5. Plan de estudio.

6. Esquemas y resúmenes.

7. Otras actividades: análisis de textos, obras de arte (Goya) y gráficas estadísticas.




EXTRACTO.


Hasta este momento, hemos visto la Historia de Europa durante los siglos XVIII y XIX. En primer lugar analizamos los acotecimientos históricos
derivados de la Revolución Francesa y el resto de revoluciones del XIX (1820, 1830 y 1848). En segundo lugar, nos centramos en los
profundos cambios económicos, consecuencia de ese proceso que ha venido en denominarse Revolución Industrial.
 
Pues bien, ahora comenzamos con dos temas referidos a cómo esos procesos se reflejan en España. Con el primero de ellos, con el que comenzamos,
viajaremos a través del siglo XIX español y toda su convulsa Historia, plena de acontecimientos y cambios de todo tipo. Con el segundo,
posteriormente tendremos ocasión de ver cómo fue transformándose nuestra economía en ese mismo periodo de tiempo.
 
Es fundamental para seguir este tema tener muy clara la cronología y las etapas básicas que vamos atravesando.
 
1. LA CRISIS DEL ANTIGUO RÉGIMEN.
 
El primer punto del tema hace referencia a cómo se reflejan en España los acontecimientos que tienen lugar en Francia con la Revolución Francesa
y con Napoleón.
 
La fecha clave en todo ese periodo que va de 1790 a 1814 es 1808. En 1808, Napoleón obligará a Fernando VII a abdicar en favor de
su hermano José Bonaparte, a partir de entonces, José I.
 
Hasta 1812, España se mueve desde el temor inicial a las ideas revolucionarias que campan por la vecina Francia (por ello se le declara la guerra en 1793),
hasta la posterior alianza con Francia para luchar con la archiodiada Gran Bretaña, una vez, eso sí, que los ardores revolucionarios
han venido
 
Con José Bonaparte se inicia la Guerra de Independencia, y con él se pone de manifiesto la division de la sociedad española.
Parte de la sociedad ilustrada española apoyará al rey francés, por ver en él la esperanza de que, por fin, triunfarán en España
los principios del liberalismo. Son los afrancesados. Pero, otra parte, gran parte, de los españoles, se oponen a su reinado: entre ellos están,
de un lado, los partidarios del absolutismo y, de otro, los ilustrados españoles que, aun estando a favor del liberalismo, se posicionan
en contra del que consideran rey intruso y parte del plan de ocupación extranjera de Napoleón. Éstos últimos liberale españoles
serán los que protagonicen las Cortes de Cádiz que, a la postre, promulgarán la Constitución de 1812.
 
2. EL ENFRENTAMIENTO ENTRE ABSOLUTISMO Y LIBERALISMO.
 
    La Guerra de la Independencia tuvo un final inesperado, Fernando VII el Deseado (deseado por los liberales) en cuanto pone pies en tierras españolas, no hace
sino abolir la Constitución de 1812 y convertirse en el reflejo de ese periodo europeo al que llamamos Restauración. En efecto,
su posición política será inequívoca: pondrá todos sus esfuerzos por restaurar el absolutismo en España.
 
Su reinado será un reinado de tensiones: entre el absolutismo pretendido por el rey y el creciente liberalismo que se va extendiendo por España.
De hecho, un periodo tan breve como capital será el que se extiende desde 1820 hasta 1823, conocido como Trienio Liberal,
en el que un pronunciamiento militar consigue, aunque por breve espacio de tiempo, que el rey acepte la Constitución de 1812.
Aunque en el 23 volverá a las andadas, nada volverá a ser como antes.
 
Una de las principales consecuencias de las turbulencia de la vida política española de ese momento, será la incapacidad
de España de sofocar las revueltas americanas. España tendrá que ver desde la distancia cómo se emancipan uno tras
otros los territorios americanos, hasta llegar a perder todos ellos, a excepción de los insulares.
 
 
3. EL REINADO DE ISABEL II (1833-1868)
 
A la muerte de Fernando VII, su hija y polémica heredera contaba con solo tres años. De ahí que fuera necesario abrir un periodo de regencia.
Pero ese periodo contaba con numerosos enemigos, sobre todo la parte más reaccionaria de la sociedad española,
por lo que su madre se vio obligada a contar con el apoyo de los liberales para defender a la futura reina.
 
En efecto, España se vio de nuevo dividida: una parte apoyaba a la descendiente de Fernando VII, Isabel, pero otra parte de España
apoyaba al hermano de rey, el infante Carlos. Fue el comienzo de un conflicto que se extendería durante décadas: las guerras carlistas. Aquí abajo os dejo
un mapa con la configuración de la España carlista: en verde oscuro las zonas dominadas por ellos y en verde claro las zonas de influencia.
 
En esta situación los partidarios de Isabel primero, y la propia Isabel después, se vieron obligados a apoyars en los liberales. Esta coyuntura
sirvió a los liberales de plataforma  para, por fin, implantar un régimen político liberal, moderado, sí, pero liberal al fin y al cabo.
 
Una vez, comenzó a gobernar, la reina Isabel II se vio sometida a distintos vaivenes políticos entre progresistas y conservadores. Cuando la
situación política se complicó en exceso, sobrevino el golpe de estado de 1868, que a obligó a abdicar.
 
 
4. EL SEXENIO DEMOCRÁTICO (1868-1874)
 
Breve periodo con el que, tanto con una nueva dinastía monárquica, como a partir de un nuevo sistema político (República) se intentaron
llevar a cabo reformas más profundas.
 
5. LA RESTAURACIÓN MONÁRQUICA (1874-1898)
 
El fracaso republicano hizo volver los ojos a la dinastía borbónica, de la que, por cierto, siempre fueron partidarios la mayoría de los parlamentario
españoles. Se abrió un periodo al que se intentó dar estabilidad (noble causa) a través de un sistema corrupto (tongo) por el que
se amañaban las elecciones, como todo el mundo sabía.
 
El trágico año de 1898 hizo despertar a los españoles del sueño: la pérdida, de forma vergonzante, de las últimas colonias, no hizo
sino poner de manifiesto de forma tan patente como cruel, el papel absolutamente secundario de la España del momento.
 
España se vio envuelta en una profunda crisis que alcanzó todas las esferas de la sociedad. Desde los ámbitos intelectuales,
se reclamaron reformas reales y urgentes que pudieran hacer frente a la triste realidad de una España decadente.
 
 
 Algunas claves del XIX en España.
 
España no es ajena al contexto europeo, por lo que su historia corre paralela a la del resto del continente. Pero,, no obstante, cuenta con algunas peculiaridades
que le son propias.
 
ASPECTOS COMUNES:
1.- El desencadenamiento de los movimientos liberales no es sino una consecuencia, como en el resto de Europa, de la Revolución Francesa.
En España ese movimiento comienza como consecuencia del expansionismo de Napoleón, y concretamente se pone de manifiesto en la Guerra
de la Independencia.
2.- Una vez caído Napoleón, en España, como en el resto de Europa se alza la Restauración, en nuestro país en la figura de Fernando VII, movimiento
que pretende -en toda Europa- erradicar el liberalismo y resstaurar el Antiguo Régimen.
3.- Como en el resto de Europa, las tensiones entre liberales y defensores del Antiguo Régimen serán una constante que, progresivamente, irá
veniendo a menos en tanto en cuanto se van imponiendo las ideas de los liberales.
 
PECULIARIDADES:
1.- Escaso desarrollo de la burguesía en España, que tiene como consecuencia el menor apoyo social a las ideas liberales.
2.- La pérdida de las colonias americanas. Allí donde el siglo XIX significa en Europa expansionismo y todos los países se convierten en
metrópolis de importantes imperios, España sigue el movimiento contrario: vive la pérdida de su imperio colonial, con lo que esto significa tanto
a nivel de prestigio internacional y de crisis nacional (conciencia de decadencia) y de pérdida de un  mercado potencial fundamental para el
desarrollo de la industria nacional y la generación de capitales.
3.- Debilidad del sistema liberal español, basado en la alternancia política entre conservadores y progresistas, facilitada por la corrupción del sistema
político y por el exceso de poder de la corona.
4.- Una peculiaridad de las tensiones entre liberales y detractores del liberalismo será en nuestro país el desarrollo de las guerras carlistas.


RECURSOS.
Č
Ċ
ď
José Manuel Roás,
Mar 12, 2013, 11:45 AM
Ċ
ď
José Manuel Roás,
Feb 18, 2014, 2:02 AM
Ċ
ď
José Manuel Roás,
Mar 12, 2013, 11:48 AM
Ċ
ď
José Manuel Roás,
Mar 18, 2013, 8:38 AM
Ċ
ď
José Manuel Roás,
Mar 12, 2013, 11:52 AM
Comments