Cavitacion

Con la llegada del periodo de vacaciones muchas son las personas que pretenden adelgazar y recuperar una silueta estilizada para así sentirse una misma mucho más guapa y atractiva.

El exceso de celulitis en determinadas partes del cuerpo puede hacer que la autoestima de muchas personas se resienta de forma notable y sobre todo en situaciones dónde no se puede ocultar o enmascarar como puede ser en la piscina o en la playa.

Son muchas las personas que tratan de solucionar este problema acudiendo a diversas técnicas como pudiera ser la cavitación una técnica que cada vez cuenta con mayor número de adeptos y adeptas ya que los resultados que se consiguen son muy satisfactorios y los efectos secundarios o colaterales prácticamente inexistentes.

Una máquina especial emite ondas ultrasónicas que atacan los adipocitos grasientos para provocar su hinchazón y rotura de la membrana liberándose así la grasa que posteriormente será evacuada por medios naturales del cuerpo humano.

Una de las grandes ventajas de esta forma de eliminar la grasa sobrante es que el procedimiento de la cavitacion es totalmente indolora lo que anima a muchos pacientes a utilizarla en detrimento de otras técnicas más incisivas o que provocan mayor número de efectos secundarios.

Como complemento para favorecer el tratamiento se debe ingerir gran cantidad de líquido y recibir con posterioridad tratamientos de presoterapia para facilitar la evacuación de los residuos grasientos.

Las partes del cuerpo sobre los que se puede aplicar son diversas aunque quizás las más famosas son las cartucheras, los muslos y el vientre aunque también se puede aplicar sobre zonas acumulativas de grasa residentes en la espalda u otras zonas del cuerpo.

El principal fin es eliminar la grasa o dicho de otra manera el reducir unos centímetros de contorno de nuestro cuerpo pero la cavitación también aporta otros beneficios como son la eliminación de toxinas lo que repercute en una mejora de la calidad de vida del paciente.

El precio económico es una de las cuestiones que más preocupan a aquellas personas que quieren hacer desaparecer la celulitis de su cuerpo si bien es cierto que no es un tratamiento excesivamente barato también hay que decir que la adquisición de bonos reduce drásticamente el precio del tratamiento completo que como media puede rondar las 10 sesiones aunque como cualquiera podemos presuponer esto variará en función de cada paciente y la cantidad y anatomía de cada paciente.

El precio de cada sesión adquirida de forma individual puede llegar a alcanzar los 100 euros.

Si bien, lo más habitual es acudir a centros o clínicas de estética para recibir el tratamiento de la ultracavitación también es posible adquirir la máquina con la que se lleva a cabo el tratamiento y así amortizar su coste recibiendo las sesiones desde la comodidad de nuestra casa y con el horario que nosotros deseemos.

Es una buena alternativa fácilmente amortizable ya que se puede compartir con otras personas que tengas problemas de acumulación de células grasientas.

Como pequeño inconveniente es que se debe ser conscientes que la potencia y prestaciones que aporta son menores que las máquinas que se utilizan en sitios o centros especializados en técnicas para reducir la celulitis o grasa.

El precio de una de estas máquinas utilizadas para la cavitación o para la ultracavitación es de unos 700 euros lo que en principio puede parecer algo caro a lo largo resulta barato ya que puede ser utilizado por todos los miembros de la familia para eliminar la grasa focalizada en un punto.

Este tipo de tratamientos no es recomendable para tratar problemas de obesidad en las personas sino para eliminar cartucheras y similares.

Para tratarse mediante la cavitacion es necesario gozar de un buen estado de salud por lo que se debe estar muy atento a los diversos problemas de salud que uno puede padecer para así evitar complicaciones.

Otras técnicas que trataremos en próximos artículos relacionados con el aquí tratado serían la liposucción laser, la presoterapia, la radiofrecuencia facial y corporal, etc.