¿Por qué se hacen novenas?


¿Alguna vez te has preguntado por qué en la Iglesia Católica se rezan novenas? De donde proviene esta práctica piadosa? tiene algún fundamento bíblico?

Antes que nada definamos que es una novena. Según la Enciclopedia Católica:
Se trata de una devoción pública o privada que se realiza durante nueve días en la Iglesia Católica y cuya intención es obtener gracias especiales. La novena pertenece a las prácticas asociadas con el duelo de oración. “El número nueve es indicativo de sufrimiento en la Sagrada Escritura” (St. Jerome, in Ezech., vii, 24; -- P.L., XXV, 238, cf. XXV, 1473).

Según la definición, una novena es una devoción (dedicación o consagración) que realizamos durante nueve días mientras se espera una gracia de Dios a través de a quien solicitamos la intercesión.

Las novenas no hacen parte de la Liturgia de la Iglesia pero si han sido recomendadas por ella. Su historia se remonta a griegos y romanos, quienes ofrecían oraciones a sus dioses por los difuntos durante nueve días. Los cristianos como en algunos casos tomaron la idea, pero la llenaron de un contenido netamente cristiano para erradicar la costumbre pagana. Esto lo atestigua San Agustín.


Base bíblica
No hay un texto que podamos usar para mostrar el mandato de Dios a realizar una novena o la práctica real de alguna novena bíblica realizada tal como la conocemos hoy, pero sí hay una base bíblica de lo que se hace en una novena.

Según Hechos de los Apóstoles, Jesús se apareció durante 40 días después de su muerte.
"Después de su Pasión, Jesús se manifestó a ellos dándoles numerosas pruebas de que vivía, y durante cuarenta días se les apareció y les habló del Reino de Dios" (Hch 1, 3)

En el verso siguiente observamos que Jesús les pide que se queden orando hasta que llegue el Espíritu Santo:
"les recomendó que no se alejaran de Jerusalén y esperaran la promesa del Padre: "La promesa, les dijo, que yo les he anunciado"

¿Y cuando ocurrió eso?
"Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en el mismo lugar. De pronto, vino del cielo un ruido, semejante a una fuerte ráfaga de viento, que resonó en toda la casa donde se encontraban. Entonces vieron aparecer unas lenguas como de fuego, que descendieron por separado sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo" (Hch 2, 1-4)

¿Cuantos días pasaron desde la orden de Jesús hasta que llegó Pentecostés?
Sabemos bien por la Palabra de Dios que desde el día en que se celebraba la Pascua hasta la fiesta de Pentecostés transcurrían 50 días.
"Cuenta siete semanas(desde la celebración de Pascua) a partir del momento en que empieces a cosechar, y al término de ellas celebrarás la fiesta de las Semanas en honor del Señor" (Deu 16, 9)

Sabemos que Jesús murió un día antes de la celebración de la Pascua:
"Era el día de la Preparación de la Pascua" (Jn 19, 31)

Esto indica que desde la Resurrección hasta Pentecostés pasaron 49 días y desde la Resurrección hasta la Ascención pasaron 40 días, lo que muestra que hubo 9 días entre la Ascensión y Pentecostés donde los Apóstoles aguardaron la llegada del Espíritu Santo. ¿Qué hicieron en estos 9 días?
"Todos ellos, íntimamente unidos, se dedicaban a la oración" (Hch 1, 14)

Así que podemos ver que los Apóstoles se mantuvieron en oración durante 9 días para esperar una gracia muy especial:la venida del Espíritu Santo. Y este es el origen de la Novena de Pentecostés.



Disposición para realizar una novena

Algunas veces podemos llegar a creer que las novenas son mágicas y que el sólo hecho de realizar las oraciones nos conceden gracias divinas de parte de Dios. Esto es falso; ya un personaje llamado Simón creyó que la unción de Dios se podía comprar:
"Al ver que por la imposición de las manos de los Apóstoles se confería el Espíritu Santo, Simón les ofreció dinero, diciéndoles: "Les ruego que me den ese poder a mí también, para que aquel a quien yo imponga las manos reciba el Espíritu Santo". Pedro le contestó: "Maldito sea tu dinero y tú mismo, porque has creído que el don de Dios se compra con dinero" (Hch 8, 18)
El mismo texto de Hechos 1, 14 que leimos nos muestra que los Apóstoles estuvieron esos días dedicados a la oración.

Una novena es una petición o una consagración a través de una oración que se hace a Dios por medio de un santo. Y al ser una oración que se presenta a Dios, es necesario tener una correcta disposición del corazón. Para que sea mas efectiva debemos estar confesados y en gracia de Dios.

La misma Palabra nos confronta en esta realidad:
"Si un hombre mantiene su enojo contra otro, ¿cómo pretende que el Señor lo sane?" (Eclo 28, 3)

"Por lo tanto, quiero que los hombres oren constantemente, levantando las manos al cielo con recta intención, sin arrebatos ni discusiones" (1 Tim 2, 8)



Estructura de una novena

Una novena maneja la siguiente estructura:
  • Oración inicial para cada día: Nos dispone para lograr una apertura de corazón al actuar de Dios y obtener su gracia.
  • Meditación diaria: En esta meditación nos adentramos en descubrir cómo por medio de la virtud del santo al que pedimos intercesión, podemos fortalecer nuestro vínculo con el cuerpo de Cristo y podemos crecer en santidad.
  • Oración para cada día: Su objetivo es afirmarnos en la reflexión que acabamos de meditar y lograr en nosotros una verdadera comunión con Dios a través de la intercesión de los santos.
  • Compromiso: En algunas novenas, debemos realizar algún acto espiritual o caritativo que nos perfeccione y nos lleve a actuar como Cristo con los demás. Por ejemplo: En la novena a San Judas Tadeo, el compromiso del primer día es: Prometo que de alguna manera llevaré la buena nueva del amor de Dios a una persona enferma.

Así que hermanos católicos, tenemos una gran riqueza en las novenas y una oportunidad única de interactuar en la comunión de los santos, al mismo tiempo que esperamos de parte de Dios nos conceda las gracias solicitadas.

Autor: Anwar Tapias Lakatt
Comments