MARCI TVLLI CICERONIS ORATIONES IN CATILINAM QVATTVOR

METRICAE CLAVSVLAE MECHANICA VIA

ORATIO PRIMA

 

Muestra de texto fonologizado:                     Marci Tulli Ciceronis oratio prima

In Catilinam oratio prima. Colometría:             Clausulae orationis primae mechanica via

Índice alpha-numérico de cláusulas métricas:        Clausularum ordo alpha-numericus

 

COLOMETRÍA Y AUTOMATISMO: CARACTERÍSTICAS MORFOLÓGICAS

El procedimiento colométrico sobre un texto latino cualquiera presupone otro de fonologización y consiguiente desambiguado de los homographa resultantes de ese texto previamente detectados. A su vez, la fonologización automática y consiguiente desambiguado tanto de los homographa como de los homophona de un texto cualquiera establecen la base para la lematización automática de ese texto. De ello trataremos en otro lugar. De momento nos ocupamos de la colometría automática (mechanica via) de un texto latino cualquiera, en este caso, a título de muestra, de la primera catilinaria de Cicerón, atendiendo así a un importante aspecto estrictamente formal de la obra del Arpinate.

  

     Todas las características formales a tener en cuenta en la prosa métrica cuantitativa clásica, de la que se desprende sin solución de continuidad la prosa rítmica acentuativa medieval, establecen oposiciones distintivas. Cada una de ellas se da o no se da en una determinada cláusula, hay o no hay tal característica en esa cláusula. Por tanto, todas ellas se dejan representar de manera sencilla y unívoca en cómputo digital ( 0/1), como lo hace la unidad central de un ordenador: "0" si no se da la característica requerida de la cláusula de que se trate, "1" si se da esa característica en su cláusula.

 

     Como tipos base de cláusula en la prosa métrica latina, además de la heroica que marcamos con H– y h– para diferenciar así el dáctilo (H–) de su contracción en ritmo espondaico (h–), cuentan tradicionalmente los siguientes (Cicerón en su obra lo fundamenta explícitamente y a él hemos acudido):

  

               Tipo 1:                  /–    /    /–      /–    /X                                (crético  +  troqueo, llamado tb. dicrético cataléctico)

               Tipo 2:                  /–    /    /–      /–    /    /X                         (doble crético, llamado también dicrético acataléctico)

               Tipo 3:                  /–    /    /–      /–    /    /–    /X                  (crético + ditroqueo)

     Tipo 4:                   /–    /    /–      /–    /    /–   /   /X            (crético + ditroqueo  +  syllaba anceps = X )

     Tipo 5:                   /–    /–     /–     /    /–    /X                         (espondeo + crético)

     Tipo 6:                   /–    /     /–     /    /X                               (troqueo + crético  (hypodocmio)

     Tipo 7:                   /◡   /     /–     /    /X                               (docmio)

     Tipo 8:                   /–    /     /–     /X                                       (ditroqueo)

               Heroica1 H–:          /–    /     /    /–    /X                                (dáctílo + troqueo)

               Heroica2 h–:           /–    / –     /–    /X                                       (espondeo + troqueo)   

 

     A su vez las variantes o modalidades de cláusulas en cada tipo base, incluyendo en este cómputo las "cláusulas ambiguas" (cuando una variante de un determinado tipo base coincide con otra u otras del mismo tipo o de tipos distintos, debido, p. e., a disoluciones de que hablamos más abajo), ascienden teóricamente – y, por tanto, susceptibles de uso – a 48 modalidades en el caso de cláusulas heroicas (32 para la cláusula heroica H–, que coincide con el tipo 6–x1 y 6–y1, y 16 para el ritmo final espondaico “h–“, que coincide con variantes de longa irrationalis (–z)” del tipo base de cláusula 8 (8–z1, 8a–z1, 8b–z1, 8c–z1, 8d–z1, 8ab–z1… 8abcd–z1), a 1891 modalidades en el de cláusulas de tipo 1, a más de 9.000 modalidades en el del tipo base 2 , a más de 30.000 modalidades en el tipo base 3, a más de 150.000 modalidades en el tipo base 4, a más 128 en el tipo base 5, que coincide con la variante de longa irrationalis (“6-z1”) del tipo base 6, a más de 2.000 en el tipo base 7, a 232 modalidades en el tipo base 8, que está contenido en el tipo 3. Sin embargo, conviene advertir que ese elevado número de posibilidades combinatorias no se dan en su gran mayoría en ningún texto, pero tienen una realidad matemática y, por tanto, también una existencia teórica.

 


Características métricas computadas tenidas en cuenta:

 

A)  Frontera de palabra    

 

Dado que las fronteras de palabra constituyen una característica temporal/local binaria – es decir se dan en un instante de la cadena hablada/escrita o no se dan, aparecen o no aparecen en una secuencia de sílabas pronunciadas o escritas – se dejan representar sencilla y unívocamente por las primeras letras del abecedario que marcan, en orden consecutivo, los lugares o posiciones que ocupan las sílabas delante de las que haya o no frontera de palabra en el tipo de cláusula de que se trate.

 

     Si hay frontera delante de la primera sílaba o posición de la cláusula base, queda ésta marcada con la letra "a", de lo contrario no hay frontera en esa posición (ausencia de “a”); si la frontera cae delante de la segunda sílaba o posición de la cláusula base, queda marcada ésta con la letra "b", de lo contrario no hay frontera en esa posición (ausencia de b), etc. La frontera de palabra y la cantidad vocálica fijan, en general, la posición del acento prosódico que configurará el “cursus” de la prosa rítmica medieval.

 


B) Disoluciones de larga por dos breves

 

También la disolución de larga por dos breves se deja representar sencilla y unívocamente como característica binaria: hay o no hay esa disolución en una cláusula base determinada, se ha disuelto o no disuelto la larga en dos breves en una cláusula base. En caso positivo se genera el peónico

 

(peán 1: – ◡◡◡; peán 2: ◡◡; peán 3: ◡◡; peán 4: ◡◡◡ – )

 

     Al marcar esas disoluciones hemos tenido en cuanta, a su vez, que puede no haber o haber frontera interna entre las dos breves disueltas. Si entre las dos breves disueltas no hay frontera interna de palabra, reservamos esta característica a la letra  v  seguida del lugar de aparición en orden consecutivo de la larga del tipo de cláusula base correspondiente (–v1, –v2, –v3, –v4, –v12 … –v1234). Si entre las dos breves en que se disuelve la larga hay frontera de palabra, reservamos como marca para esta disolución la letra  “–w” seguida del lugar de aparición en orden consecutivo de la larga del tipo de cláusula base correspondiente (–w1, –w2, –w3, –w4, –w12... –w1234).

 

–b1). Disolución sin frontera de palabra entre las dos breves

 

 Si no hay frontera de palabra entre las dos breves disueltas, lo marcamos con la letra "–v" seguida de la sílaba o lugar de aparición en orden consecutivo de la larga disuelta. Por ejemplo, paréntesis clausular (2a–v1) = cláusula tipo "2"; frontera de palabra delante de la primera sílaba o posición de ese tipo "(2a–", disolución de dos breves sin frontera entre esas dos breves para la primera larga de ese tipo base "–v1)"; paréntesis clausular (1b–v2) = cláusula de tipo 1, frontera delante de la segunda sílaba o posición de ese tipo base "(1b–", disolución de dos breves sin frontera entre esas dos breves en la segunda larga de ese tipo base "–v2)"; paréntesis clausular (2a–v12) = cláusula 2, frontera de palabra delante de la primera sílaba o posición, disolución por dos breves sin frontera entre las dos breves en la primera  y segunda larga de ese tipo base "–v12)".

 

–b2). Disolución con frontera de palabra entre las dos breves

 

Como marca distintiva reservamos aquí la letra "–w" seguida del lugar de aparición en orden consecutivo de la larga disuelta en la cláusula correspondiente, de manera que "–w1" equivale a disolución de la primera larga por dos breves con frontera interna entre las dos breves; "–w2" = disolución de la segunda larga en dos breves con frontera interna entre las dos breves, etc. Por ejemplo, (2d–w1) = cláusula de tipo “2”, frontera delante de la cuarta sílaba o posición "d" de ese tipo base "(2d–”, disolución de la primera larga por dos breves con frontera interna entre las dos breves = "–w1)";  paréntesis clausular (3e–w3) = cláusula del tipo 3, frontera de palabra delante de la quinta sílaba o posición "e" de ese tipo, disolución de dos breves con frontera interna entre las dos breves en la tercera larga de ese tipo "–w3)"; paréntesis clausular (2c–w12) = cláusula de tipo base 2, frontera de palabra delante de la tercera sílaba “c” de ese tipo, disolución de la primera y segunda larga por dos breves con frontera interna entre las dos breves en ambos casos “–w12)”).

 


 C) Pie densado (condensado) en sílaba breve por dos breves

 

También la sílaba breve densada por dos breves se deja representar de forma binaria: se da o no se da esa densación de la vocal breve del correspondiente pie en dos breves. Si se da el pie densado, puede éste, a su vez, no llevar o llevar frontera interna de palabra entre las dos breves en que se densa la breve del tipo de cláusula correspondiente. En el primer caso, queda marcada la densación con la letra –x, en el segundo con la –y. Si la breve de la correspondiente cláusula se densa en larga (longa irrationalis), queda ésta marcada con la letra –z, que genera el moloso (–    –).

 

     Es de advertir que sólo para investigar el impacto de frecuencia de densaciones de breve por dos breves en la prosa métrica hacemos uso de las variantes “–x” e "–y”. Hemos podido observar que los principales tratadistas de prosa métrica cuantitativa no las tienen en cuenta. Por lo mismo nosotros las computaremos ocasionalmente en anexo complementario en la obra que pensamos publicar con el fin de examinar su presencia o índice de frecuencia, al menos, en los textos de Cicerón.

 

     Si observamos la tabla métrica de las características a tener en cuenta que presentamos más abajo, se entenderá fácilmente que en los tipos de cláusula base 2 y 3 no puede darse la modalidad –x3 (tercera breve), de la misma manera que las modalidades  –x3 / x23 / x123 ya teóricamente solo pueden aparecer en las cláusulas de tipo 4. Teniendo, pues, a la vista esa tabla, podemos comprobar que el paréntesis referencial o fórmula colométrica  (2b–x1) equivale a cláusula de tipo base 2, frontera de palabra delante de la segunda sílaba o posición "(2b–",  primera breve densada  en dos breves sin frontera interna entre ellas "x1)";  la fórmula colométrica  (3bc–x2) equivale a cláusula de tipo base 3, con frontera de palabra delante de la segunda y delante de tercera sílaba o posición "(3bc–" y segunda breve de ese tipo densada en dos breves sin frontera entre las dos breves  "–x2)", etc. Por lo mismo los tipos de cláusula 2, 5 y 8 solo pueden contar con –x1 por constar en ellos el tipo base de cláusula sólo de un elemento breve.  La misma contextura clausular  de "–x1)" vale para las otras densaciones de breve en dos breves con frontera entre las dos breves “–y)” o en longa irrationalis  –z)”.

 

–c1) Pie densado en sílaba breve en dos breves sin frontera interna de palabra entre las dos breves

 

Como marca distintiva de pie densado sin frontera interna entre las dos breves reservamos la letra "–x" seguida del orden consecutivo de aparición de la breve “denlante” del tipo de cláusula correspondiente. Por ejemplo, (2b–x1) = cláusula de tipo 2 con frontera de palabra delante de la segunda sílaba o posición "(2b-" y con la  primera breve de ese tipo base densada “–x1)” en dos breves sin frontera interna de palabra; (3bc–x2) = cláusula de tipo 3 con frontera de palabra delante de la segunda y delante de la tercera sílaba o posición  "(3bc–" y con la segunda breve de ese tipo base densada “–x2) en dos breves sin frontera interna de palabra; (4c–x23) = cláusula de tipo 4 con frontera de palabra delante de la tercera sílaba o posición de ese tipo base y con segunda y tercera breve densada “–x23)" sin frontera de palabra entre las dos breves. La fórmula referencial (2b–x1) equivale a tipo de cláusula 2 con frontera de palabra delante de la primera ´larga y con la primera breve “–x1)" densada en dos breves sin frontera interna entre las dos breves; (2d–x2) equivale a tipo de cláusula 2, con frontera delante de la quinta sílaba o posición de ese tipo base "(4d–“ y con la segunda breve densada en dos breves sin frontera interna entre las dos breves “–x2)", etc.

 

–c2) Pie densado en sílaba breve en dos breves con frontera interna de palabra entre las dos breves

 

Como marca distintiva de pie densado con frontera entre las dos breves reservamos la letra –y seguida del lugar de aparición en orden consecutivo de la breve densada (1ª breve densada = –y1;   2ª breve densada = –y2;  3ª breve densada  = –y3), o varios de ellos a la vez  (–y123).  

 

–c3) Pie densado en sílaba breve en una larga (longa irrationalis)

 

Como marca distintiva de pie densado en larga (longa irrationalis) y, por tanto, con aparición del "moloso"  (–    – ), reservamos la letra –z. En esta modalidad no hay lugar, por tanto, para frontera interna de palabra. De manera que p.e. la fórmula referencial colométrica (4d–z3) equivale a cláusula de tipo 4 con frontera de palabra delante de la cuarta sílaba (“4d–) de ese tipo de cláusula con la tercera breve densada en larga (“–z3”).

 

     Ejemplos de fórmulas referenciales colométricas que facilitan la obtención de de datos estadísticos sobre el uso de los distintos tipos y modalidades de cláusulas en diferentes épocas, autores y géneros literarios:

 

                      2abcd-v2-z12        =             /    /    /   /  –    X                    (Top.,1,2)

                               2acd-w3-z2            =             /      /    /    /      X                 (Top.,3,2)

                               1cd–z1                  =          ...       /    /  X                                  (Top.,5,8)

 


Bibliografía sobre prosa métrica:

 

Curtius, Friedrich. – Rubenbauer, H.: Römische Metrik. Eine Einführung. Hildesheim 1984 (Nachdruck der 8.

Auflage München 1967). Versión y adaptación al español por Ángeles Roda, Prólogo de Javier de  Echave–Sustaeta: Iniciación a la métrica latina. Bosch. Barcelona 1951, Reimpresión 1073.

 

Drexler, H.: Einführung in die römische Metrik. Darmstadt 1974.

 

Kühner, Raphael – Stegmann, Carl: Ausführliche Grammatik der Lateinischen Sprache. Zweiter Teil:

Satzlehre. Zweiter Band, p. 622,  § 248: Prosarhythmus und Klauselgesetz. Incluye importante bibliografía.

 

Leumann, M. – Hoffmann, J. – Szantyr, A.: Lateinische Grammatik: I. Laut– und Formenlehre, ed.

aumentada y revisada. München 1977; 1ª ed. 1926–1928. II. Syntax und Stilistik, con el

apéndice Allgemeiner Teil. München 1965.

 

Norden, Eduard: Die antike Kunsprosa vom VI. Jahrhundert v. Chr. Bis in die Zeit der Renaissance. Erster

Band. Zweiter Abdruck. 1909. Leipzig und Berlin. Druck und Verlag von B. G. Teubner.

 

Thraede, Klaus: Der Hexameter in Rom. Verstheorie und Statistik. Zetemata. Monographien zur

klassischen Altertumswissenschaft. Heft 71. Velag C. H. Beck München. München 1978.

 

Barbara Sträterhoff: Kolometrie und Prosarhythmus bei Cicero und Livius. De imperio Cn. Pompei und

Livius 1,1 – 26,8 kolometrisch ediert, kommentiert und statistisch analysiert. II Bände. Oelde : Druckerei R. Festge, 1995, 938 pp. En su aportación sobre los autores de que trata añade síntesis de  los siguientes tratados:

 

Fraenkel, E.: Leseproben aus Redem Ciceros und Catos, Rom 1968;

Primmer, A.: Cicero numerosus, Studien zum antiken Prosarhythmus, Wien 1968;

Habinek, T. H.: Prose Rhythm in Medieval Latin, Stockholm, 1975;

Aili, H.: The Prose Rhythm of Sallust and Livy, Stockholm 1979.

 

Contiene, además, un importante complemento bibliográfico: XII. Bibliographie: Wissenschaftliche Ausgaben / Kommentare und Übersetzungen, pp. 926–936.

 

Zielinski, Th.: "Das Klauselgesetz in Ciceros Reden. Grundzüge einer oratorischen Rhythmik". En:

Philol. Suppl. IX, Heft 4. Leipzig 1904.

 


 Bibliografía sobre el programa informático utilizado (TUSTEP):

 

TUSTEP. Das Handbuch Tübinger System von Textverarbeitungs-Programmen. Ausgabe 2001.

Universität Tübingen. Zentrum für Datenverarbeitung. Abteilung Literarische und

Dokumentarische Datenverarbeitung. Tübingen 2001, 1006 pp.

 

Hay traducción al español del Manual TUSTEP-Handbuch 1989 por el autor Nicolás Castrillo Benito:

Aplicación del tratamiento de textos a la investigación. Programas TUSTEP de la Universidad

de Tubinga. Universidad de Valladolid. Secretariado de Publicaciones. Valladolid 1992, 474 pp.

 

Bader, Windfried: Lehrbuch TUSTEP: Einführung in das Tübinger System von

Textverarbeitungs-Programmen. Bearbeitet von ––. Max Niemeyer Verlag. Tübinger

1995.

 

Castrillo Benito, N. – Stahl, P. (Dtrs.): TUSTEP educa. Actas de Congreso del International TUSTEP

User Group. Universidad de Burgos. Burgos 2001, 220 pp.

 

Stahl, Peter: TUSTEP für Einsteiger. Eine Einführung in das "Tübinger System von Textverarbeitungs-

Programmen. Königshausen & Neumann. Würzburg 1996.



 

 ESQUEMA DE LAS CARACTERÍSTICAS MÉTRICAS

 ACLARACIONES SOBRE PARÉNTESIS CLAUSULARES

 TABLA MÉTRICA



Anotaciones de frontera de palabra ( / ) en la posición correspondiente (delante de: abcdefgh) en cada tipo de cláusula (tipos: H,h,1,2,3,4,5,6,7,8). 

 

 

a

b

c

d   

 e

f

g

h

 

Heroica H-:

/–

/U

/U

/–

/X

 

 

 

Dáctílo+troqueo

Heroica h-:

/–

/–

/–

/X

 

 

 

 

Espondeo+troqueo

Tipo 1:

/–

/U

/–

/–

/X

 

 

 

Crético+troqueo

Tipo 2:

/–

/U

/–

/–

/U

/X

 

 

Doble crético

Tipo 3:

/–

/U

/–

/–

/U

/–

/X

 

Crético+ditroqueo

Tipo 4:

/–

/U

/–

/–

/U

/–

/U

/X

Crético+ditroqueo+anceps

Tipo 5:

/–

/–

/–

/U

/X

 

 

 

Espondeo+crético

Tipo 6:

/–

/U

/–

/U

/X

 

 

 

Troqueo+crético (Hypodocmio)

Tipo 7:

/U

/–

/–

/U

/X

 

 

 

Docmio

Tipo 8:

/–

/U

/–

/X

 

 

 

 

Ditroqueo



 a

  b

 c

 

 e

  f     

g       h









 

 Legenda:                                                                     Metros (pies) y sus disoluciones:

                                                                                    crético         =        U  

  /     =    Frontera de palabra                                          troqueo       =       U

 X    =   Sílaba final de cláusula (anceps)                         dáctilo         =        U  U

 U    =   Syllaba brevis                                                   docmio        =    U        U  

 –    =    Syllaba longa                                                   ( espondeo    =        – )

                                                                                   


Otras características recogidas en los paréntesis clausulares:

 

-vn-  =  Disolución de la correspondiente (n=1 hasta n=4) longa en 2 breves

 sin frontera entre las dos breves

 

-wn- = Disolución de la correspondiente (n=1 hasta n=4) longa en 2 breves

 con frontera entre las dos breves

 

-xn-  = Disolución de la correspondiente (n=1 hasta n=3) brevis en 2 breves

 sin frontera entre las dos breves  (comentado en anexo)

 

-yn-  = Disolución de la correspondiente (n=1 hasta n=3) brevis en 2 breves

 con frontera entre las dos breves (comentado en anexo)


-zn-  =  Disolución de la correspondiente (n=1 hasta n=3) brevis en 1 longa irrationalis


 

Las cláusulas se asientan en textos clausulares. Pero del mismo modo que no todos los finales de frase construyen en el discurso una cláusula, tampoco todos los textos clausulares mecánicos contienen cláusula. E igualmente, hay textos clausulares que admiten más de una cláusula del mismo o de diferente tipo. En nuestro archivo clausulae orationis primae mechanica via hemos recogido sólo aquellos textos clausulares en que el programa ha detectado cláusula. El archivo clausularum ordo alpha-numericus señala con dos superíndices separados por un guión el orden de las cláusulas albergadas en un mismo texto clausular: "1-1","1-2","2-2", "1-3","2-3","3-3" (léase: la primera de única, la primera de dos, la segunda de dos, la primera de tres, la segunda de tres, la tercera de tres cláusulas en un mismo texto clausular). El primer dígito indica, pues, el orden consecutivo de los paréntesis o fórmulas colométricas acumulados en el texto clausular y el segundo dígito, a su vez, el número de cláusulas de igual o distinto tipo contenidas en ese  mismo texto clausular. Variantes, pues, de cláusulas de un mismo peso métrico, pero distinta fórmula colométrica, van recogidas en un mismo paréntesis clausular y separadas por barra inclinada a la derecha "/". Consecuentemente el superíndice "1-1" sobre una determinada cláusula señala esa cláusula como única  del texto clausular que, por lo demás, puede contener variante/s de igual peso específico separada/s por la barra inclinada a la derecha "/" dentro de ese mismo paréntesis cláusular). Ello es debido a que cláusulas de texto largo pueden implicar o abrazar internamente cláusulas de texto más corto y a que dos o más cláusulas pueden tener colométricamente fórmulas con igual peso métrico dentro de un mismo tipo o de diferente tipo.

 

Véase ejemplos   In Catilinam oratio prima. Colometría:             Clausulae orationis primae mechanica via