purificacion de agua

Sistemas de Tratamiento y Purificación Natural del Agua

¿En qué consiste un sistema de purificación del agua? 
Si lo que se desea es un sistema mínimo y económico, éste deberá contener en una primera fase un filtro de profundidad (polipropileno) y en la segunda, uno de carbón activo comprimido con un grado de 0,5 micras que suplementariamente recoja el sabor y el olor indeseados, además de tratar las sustancias orgánicas, como los trialometanos, o los parásitos intestinales. El tratamiento microbiológico resulta superfluo, ya que si el Ministerio de Sanidad diera el aviso de la existencia de un brote microbiológico, tampoco deberíamos de ningún modo beber el agua procedente de purificadores.

¿Qué sistema de filtrado utilizar?
Existen muchos tipos de sistemas en el mercado, y no pocos métodos de tratamiento, por lo que reina la confusión. Cada uno reivindica que su sistema es el mejor. Algunos pueden respaldar sus afirmaciones con certificaciones de calidad y otros no. Cualquiera que afirme que la calidad microbiológica del agua procedente de la red pública es pésima y que por ello debe ser tratada para combatir los gérmenes está muy equivocado. La calidad microbiológica del agua que circula por las redes de canalización es excelente y no requiere ningún tratamiento microbiológico adicional. Ahora bien, si lo que se desea además es obtener un buen sabor del agua, se recomienda usar un filtro de carbón activo de alta calidad. Por ejemplo, uno que cumpliera los niveles exigidos por la NSF estadounidense sería muy aconsejable.

¿Qué es un sistema de ósmosis inversa para uso doméstico? 
El sistema de ósmosis inversa para uso doméstico es el método más recomendado y que produce agua de gran calidad. Por otro lado, el coste inicial de adquisición es bastante elevado en comparación con otros y no hay que olvidar el constante reemplazo de filtros con su coste añadido. El agua resultante de este sistema está libre de cualquier polución y sustancias disueltas, incluida la cal. Se aconseja verificar que todos sus componentes estén fabricados en EEUU, ya que dicha precaución nos asegurará que el sistema cumpla con los estándares de calidad de la NSF. Esto significa que el sistema suministre agua tal y como debería ser y que no se añada nada que no deba estar presente en el agua.

El agua de mi hogar ha sido comprobada con un dispositivo de STD. ¿En qué consiste este proceso? 
El STD es un instrumento digital que mide la cantidad de sólidos disueltos en el agua (STD) y cuyos datos suelen expresarse en ppm, es decir, en partes por millón aisladas. A partir del sistema STD no es posible concluir la calidad del agua ni el tipo de sustancias disueltas en ella. En los sistemas de ósmosis que utilizan membranas TFC o CTA el valor máximo recomendado de STD es de 22.000 ppm.

El agua de mi hogar ha sido comprobada por electrolisis. ¿En qué consiste esto? 
La electrolisis es un método que cuenta con dos electrodos sumergidos en el agua que se conectan a la red eléctrica. Si el agua contiene algún componente conductor de electricidad, se crea una reacción química que enturbia y otorga una coloración al agua en tonos de lo más repulsivo que se pueda imaginar. Aparte de la comprobación de la conductividad del agua, no existe ningún otro modo de detectar la disminución de la calidad del agua. Este fenómeno no está presente en el agua de la ósmosis, del aire acondicionado, ni en el agua de la lluvia o el agua destilada, ya que esta agua no posee ninguna o casi ninguna conductividad eléctrica. Si requerimos este proceso también para alguno de estos tipos de agua, habrá que añadirle antes una pizca de sal. Resulta bastante agresivo emplear este proceso como parte del procedimiento de venta, pues esta visión chocante asusta a la gente y arruina la reputación de este producto de gran calidad para el cual no existe ningún sustituto.

¿Es aceptable dar agua sin hervir a un bebé? 
Bajo ningún concepto. Cualquier tipo de agua ha de hervirse antes de dársela a un bebé, al menos hasta que cumpla los 12 meses de edad. A continuación se detalla el orden de preferencia de las aguas aptas para bebés: 
1. Agua resultante del proceso de ósmosis, hervida. 
2. Agua mineral hervida. 
3. Agua purificada con un nivel de filtrado de 1 micra o menor, hervida. 
4. Agua purificada hervida. 
5. Agua del grifo hervida o agua del grifo sometida a rayos y hervida después. 
Si por encontrarse fuera del hogar no le fuera posible hervir el agua, se recomienda comprar agua con gas, esperar a que el gas se disipe, y dársela al bebé para calmar su sed. Tome nota de las instrucciones anteriores para la preparación de la bebida y la comida del bebé.

¿Tiene alguna ventaja la desinfección del agua con rayos ultravioletas? 
La desinfección del agua mediante rayos ultravioletas es una solución muy económica, aunque harto problemática. Si la lámpara de rayos UV se enciende sólo durante su aplicación, no habrá tenido suficiente tiempo para alcanzar su estado óptimo de funcionamiento operativo, y las primeras aguas no serán tratadas de forma satisfactoria. Si por el contrario la lámpara está encendida durante las 24 horas, producirá buenos resultados microbiológicos, pero alcanzará una temperatura de alrededor de C, la resistencia se verá sumergida en el agua y se formará una capa de cal y de otras sales, que a su vez conllevará que la eficacia de purificación sea deficiente. Más grave si cabe es el hecho de que las investigaciones realizadas por todo el mundo apuntan a que el agua, rica en nitratos, pasa por un proceso de reoxigenación a través de los rayos ultravioletas, que se convierten en nitritos. La conexión entre los nitritos y la nitrosamina, una sustancia cancerígena, es bien conocida y preocupante. Por ello se recomienda eliminar los nitratos por medio de ósmosis inversa antes de someter el agua al proceso de radiación.

¿Posee el agua mineral alguna ventaja sobre el agua purificada? 
Desde el prisma microbiológico el agua mineral es inferior al agua filtrada, ya que el agua mineral “se estanca” y tiene una vida útil de almacenamiento más corta. Por lo contrario, el proceso de filtrado por ósmosis inversa presenta una ventaja clara en que las compañías de agua mineral se jactan de proporcionar un agua baja en sodio que, con todo, contiene algo de sodio. Y lo que es más grave es que el agua mineral contiene cantidades de nitratos, que no deberían pasarse por alto, y que suelen ser indicativos de contaminación orgánica en el agua que puede provocar problemas en la salud, especialmente en los bebés, dado que el nitrato interfiere en la transferencia de oxígeno a los tejidos corporales.

¿Existen otros problemas en el agua que no sean tan fáciles de identificar? 
En efecto, existen otros problemas que no se identifican de forma tan sencilla, entre ellos: 
  - Derivados del cloro: creados durante la reacción del cloro con otras sustancias existentes en el agua;
  - Elementos tóxicos: como pueda ser el cromo hexavalente, el arsénico y el plomo;
  - Compuestos Orgánicos Volátiles (COV): entre ellos los productos químicos comerciales y los pesticidas;
  - Microorganismos: como por ejemplo, quistes, bacterias y virus que pueden vivir en el agua.Los contaminantes relacionados más arriba no tienen por qué encontrarse necesariamente en el agua que bebemos. El único modo de saberlo a ciencia cierta es sometiendo el agua a tests de laboratorio.

¿Qué podemos encontrar en el agua que bebemos? 
Entre los motivos de queja más habituales sobre la calidad del agua, por su fácil identificación ya que suelen dar como resultado agua estéticamente desagradable, se encuentran los siguientes: 
 - sabor y olor a cloro: provocado en general por el cloro utilizado en los municipios para desinfectar el abastecimiento de agua;
  - sabor/olor a moho, lodo o pescado: causado por las algas, mohos y bacterias que viven en el agua y que se pueden multiplicar dentro del sistema de canalización de la vivienda;
  - nebulosidad/turbiedad: como resultado de las partículas de sedimentos en suspensión;
  - olor a “huevos podridos”: procedente del sulfuro de hidrógeno del agua;
  - color inusual: asociado a materia orgánica en descomposición (taninos) y metales como el hierro;
  - sabor/olor metálico: provocado por niveles elevados de hierro y otros metales;
  -sabor/olor a “líquido para encendedores”: originado posiblemente por el éter metilbutílico terciario (MTBE), un aditivo de la gasolina que últimamente está siendo analizado con detenimiento y podría llegar a ser retirado del mercado.

¿Cómo se puede determinar la calidad del agua que consumimos? 
Existe una serie de problemas que pueden afectar a la calidad del agua de consumo. La única manera de estar seguros del contenido del agua que consumimos es someterla a determinados tests. Los profesionales del tratamiento del agua pueden encargar la realización de pruebas de laboratorio sobre el agua que bebemos y ayudarnos a descifrar los resultados. Algunas personas juzgan la calidad del agua que consumen por su sabor o su aspecto. Sin embargo, por desgracia nuestros sentidos no son los mejores dispositivos de detección de contaminantes. Si bien los malos olores, la coloración inusual o el sabor metálico suelen indicar que existe un problema con el agua que ingerimos, otros pasan inadvertidos. Así, el plomo es insípido, inodoro e incoloro y encuentra su camino hasta el agua que bebemos a través de las juntas soldadas de las cañerías. La soldadura con plomo se practicaba en viviendas hasta hace bien poco, en concreto, hasta finales de los ochenta. Y pese a que en las ciudades por regla general se utiliza cloro para desinfectar el agua y evitar enfermedades y epidemias, la cloración no es un método de desinfección infalible. De hecho, todavía pueden darse brotes inesperados de determinados microorganismos. El criptosporidio, un parásito patógeno que se transmite a través del agua, fue el causante de que varios cientos de miles de personas contrajeran infección por criptosporidiosis en Milwaukee en abril de 1993. Por lo tanto, si bien está desinfectada, el agua de la ciudad puede entrar en contacto con contaminantes tras abandonar la planta potabilizadora en su recorrido de kilómetros por la red de distribución antes de llegar a los hogares.
¿Cómo se interpretan los resultados de las pruebas efectuadas al agua? 
La dureza del agua se suele expresar en granos de dureza por galón de agua (gpg) o bien en miligramos de dureza por litro de agua (mg/L). La tabla 1, adaptada de la Asociación para la calidad del agua (WQA), muestra las clasificaciones de la dureza. Los iones que provocan la dureza acostumbran a estar ligados a iones de sulfato, cloruro, carbonato o bicarbonato. A efectos de mayor coherencia, las concentraciones suelen convertirse a la concentración equivalente en carbonato de calcio (CaCO3) y expresarse, al hacer referencia a la dureza, en carbonato de calcio. La Agencia estadounidense de Protección del Medio Ambiente (EPA) establece unos estándares aplicables al agua de consumo que se agrupan en dos categorías: primarios y secundarios. Los estándares primarios se basan en consideraciones sanitarias y los secundarios en cualidades como el sabor, el olor, el color, la capacidad corrosiva, el grado de formación de espuma, el tipo de manchas que produce y sus propiedades. No existe un estándar primario y secundario aplicable a la dureza del agua 
 
¿Hay alguna consecuencia potencial sobre la salud? 
El agua dura no constituye un riesgo para la salud. De hecho, el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas (perteneciente a la Academia Nacional de Ciencias estadounidense) afirma que, en general, el consumo de agua dura contribuye en pequeña escala a satisfacer las necesidades de calcio y magnesio de la dieta humana. E incluso también han manifestado que en algunos casos en los que el agua contiene un porcentaje muy elevado de partículas disueltas de calcio y magnesio, podría constituir una fuente primordial de calcio y magnesio en la dieta. Se ha realizado muchísima investigación en la relación existente entre la dureza del agua y el índice de mortalidad por enfermedades cardiovasculares. Numerosos estudios apuntan hacia la correlación entre el agua dura y la reducción de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares. El Consejo Nacional de Investigaciones Científicas ha recomendado la realización de más estudios sobre esta conexión. El agua dura tratada con productos descalcificadores por el método del intercambio de iones comporta la adición de sodio a la misma. Según la Asociación para la calidad del agua (WQA), el proceso de intercambio de iones aporta sodio al agua a un ritmo de unos 8 mg/litro aproximadamente por grano de dureza eliminada en cada galón de agua. Así por ejemplo, si el agua presenta un grado de dureza de 10 granos por galón, tras el proceso de intercambio de iones para suavizar su dureza, contendrá cerca de 80 mg/litro de sodio al concluir el proceso de eliminación de la totalidad de los minerales que originan la dureza. Debido al contenido de sodio del agua blanda y a los beneficios potenciales de la ingesta de agua dura, a algunas personas les será recomendado por prescripción médica no instalar dispositivos para “ablandar” del agua, o bien limitar su aplicación al agua caliente, o bien eludir la descalcificación del agua con una línea de agua fría (que generalmente desembocará en un grifo separado en la pila de la cocina) para suministrar agua sin desmineralizar para consumir y cocinar.

Qué indicios presenta el agua dura? 
El agua dura interfiere con casi todas las tareas de limpieza, desde el lavado de la ropa y el fregado de la vajilla hasta el lavado y el aseo personal. La ropa lavada con agua dura puede parecer deslucida y ser áspera y dura al tacto, y los platos y los vasos pueden presentar manchas al secarse. El agua dura también puede formar una película sobre las mamparas de baño, las paredes de la ducha, las bañeras, las pilas, los grifos, etc. El cabello lavado con agua dura puede percibirse pegajoso y sin brillo. El flujo del agua puede verse disminuido por los depósitos adheridos a las tuberías. Combatir todos los problemas derivados de la dureza del agua puede llegar a ser un incordio. El nivel de minerales que provocan la dureza del agua influye sobre las dosis de jabón y detergente que se necesitan para la limpieza. El jabón usado con el agua dura se combina con los minerales y forma una pasta pegajosa. Algunos detergentes sintéticos resultan menos efectivos con el agua dura ya que ésta neutraliza en parte sus principios activos a pesar de permanecer disueltos. La ducha con jabón o gel y agua dura deja una película que se adhiere a la piel. Dicha película puede impedir la eliminación de suciedad y bacterias. Además puede interferir en el proceso de retorno de la piel a su estado normal, ligeramente ácido, y llegar a provocar irritaciones. Sobre el cabello, esta película le confiere un aspecto apagado, sin vida y difícil de manejar. Al lavar la ropa con agua dura, los restos de jabón se alojan durante el lavado dentro del tejido, que queda rígido y áspero. La eliminación incompleta de la suciedad en la ropa provoca la coloración gris de los tejidos blancos y la pérdida de luminosidad de los colores. Además, puede surgir un olor agrio en la ropa. El lavado continuo de la ropa con agua dura puede acortar la vida de las prendas. A esto hay que añadir que esta película también puede depositarse en la vajilla, en bañeras, duchas, etc. La dureza del agua también contribuye al funcionamiento ineficiente y costoso de los electrodomésticos que trabajan con agua. El calentamiento del agua dura crea incrustaciones de minerales de calcio y magnesio que pueden desembocar en un funcionamiento poco eficiente o incluso en su avería. Las tuberías pueden llegar a obstruirse por las incrustaciones que obstaculizan el flujo del agua. En última instancia, puede ser necesario sustituir las cañerías.. 
¿A qué se debe que el agua para beber a veces tenga un aspecto turbio? 
En ocasiones cuando llenamos un vaso de agua presenta una apariencia nublada, digamos lechosa, por utilizar un término más preciso. Y tras unos pocos segundos, observamos que se despeja de forma milagrosa. El aspecto turbio lo producen unas pequeñas burbujas de aire suspendidas en el agua. Como cualquier burbuja, el gas asciende hacia el margen superior del agua y se disipa en el aire, dejando el agua clara nuevamente. El agua que entra por las tuberías en su vivienda posiblemente se encuentre bajo cierta presión y los gases disueltos en el agua a presión emergen mientras el agua fluye hasta el vaso, donde la presión atmosférica es normal.

¿Por qué aparecen manchas marrones en mi pila de porcelana? 
Las manchas parduzcas se deben al alto contenido en hierro del agua que consume. Esto guarda una estrecha relación con el simple óxido que observamos en los metales, que no es otra cosa que óxido de hierro. La fuente del agua que usted usa es probable que agua subterránea, filtrada a través de rocas que contienen minerales ricos en hierro en su camino desde el manantial..
.
¿Por qué me lleva tanto tiempo aclararme el jabón de las manos? 
En este caso es importante analizar los términos "agua blanda" y "agua dura". Entendemos que el agua es blanda aquella que contiene una baja concentración de iones de calcio y magnesio, y el agua dura es aquella que presenta una elevada concentración de estas mismas sustancias. Si utilizamos agua blanda, los iones reaccionan con el jabón que empleamos y producen un residuo difícil de enjuagar. En el caso del agua dura las dificultades las experimentaremos a la hora de enjabonar. En ocasiones se utilizan productos químicos descalcificadores del agua que reducen los niveles de calcio y magnesio para “ablandar” el agua. Sin embargo, hay que tener cuidado pues el agua blanda puede ser óptima para enjabonar, pero puede llegar a ser muy perjudicial para su salud. El sistema Geva proporciona todos los nutrientes minerales del agua dura sin la desventaja de la formación de depósitos de cal que comporta y sin añadir en ningún momento sustancia química alguna al agua de consumo
¿A qué se debe el olor a huevos podridos que despide el agua? 
En algunos lugares del mundo el agua de consumo puede contener sustancias químicas como sulfuro de hidrógeno, cuyo olor se asemeja mucho al de unos huevos podridos. Esto ocurre cuando el agua entra en contacto con materia orgánica o con determinados minerales, como la pirita. En la mayoría de los casos esto se produce cuando el agua subterránea se filtra a través de materia orgánica o roca.

Más información sobre:
Sistemas de Tratamiento y Purificación Natural del Agua
Gevatech
www.gevatech.com.es

Comments