Gobernador Luis Fortuño Burset

 
13  de octubre  2009

 

 

Carta Abierta

 

Luis  Fortuño Burset

Gobernador del  Estado Libre  Asociado  de Puerto  Rico

  

Señor Gobernador:

 

En nombre de la Liga  Guakia  Taina-ke  y  las  comunidades  de  la  región sureste  de  Puerto Rico, quisiéramos  agradecer la acción tomada en  declarar el  Valle  de  Yabucoa  como  Reserva  Agrícola -  la primera  en  el  este  de Puerto  Rico, compuesto por 404 fincas enclavadas en 11,732 cuerdas de terreno.  Gracias a  esa  incitativa, ahora las  tierras  de  alto  valor  agrícola están protegidas y aseguradas  para  la  futura  generación.

 

Esa  acción rápida  y  decidida,  en declarar  la  Reserva  Agrícola  de  Yabucoa, tiene  raíz  en  su niñez  y  experiencias  vividas en nuestro hermoso  valle. En un articulo del Periódico  El Vocero  (04 de agosto de 2009),  usted menciono  que  “…fue en esas tierras, en las cuales tengo raíces familiares, aprendí a mascar caña de azúcar cuando era niño. Mi  abuelo materno, Zoilo Burcet  era natural de Yabucoa…fue  en  Yabucoa en donde aprendí, desde muy pequeño, el valor, el respeto y clamor a la tierra.”

 

Esta tierra,  Señor  Gobernador, no  solamente posee  un gran valor agrícola, sino también  un gran valor  cultural y  etnohistórico. Nuestra  organización, La  Liga  Guakia  Taina-ke, ha  estado luchando por  la  conservación y protección  del patrimonio natural  y cultural  de la  región sureste  por los  últimos   cuatro    (4)  años. Estábamos esperanzados  que su  administración tomara  la  iniciativa  de  proteger los  pocos  yacimientos  arqueológicos  de  nuestra  región.  Sin embrago, todo lo  contario  ha  sucedido.  Se  ha  eliminado e  invalidado leyes  que protegen  nuestro patrimonio cultural-arqueológico.

 

Una  de  estas leyes  es  la  Ley 112,  creada específicamente para declarar de utilidad pública y patrimonio del Pueblo de Puerto Rico los sitios, objetos, yacimientos, artefactos, documentos o materiales arqueológicos.  Esta  misma ley crea el Consejo para la Protección del Patrimonio Arqueológico Terrestre de Puerto Rico -  el  único  mecanismo  que  tenemos para hacer cumplir las  Secciones de esta ley. La  Ley  112,  con todos  sus  defectos,  establece obligaciones respecto a toda obra de excavación, construcción y reconstrucción que se realice en Puerto Rico.   

 

Es  lamentable, como la  nueva   directiva  del Instituto  de  Cultura  Puertorriqueña (ICP)  le  ha  dado  el “tiro  de  gracia” a  la  Ley 112,  para  que  muera  lentamente -  para no  alarmar a los que  luchan por la  conservación  de  nuestro patrimonio  cultural. Pero  el ICP  obedece  el  comando  de  los grandes  interés – los  desarrolladores  y  contratistas. Los grandes interés  quieren  rienda  suelta  con nuestro patrimonio cultural - y  los  están  logrando. El único  brazo legal con que contamos como sociedad para proteger ese patrimonio es  la  Ley 112.

 

Honorable  Gobernador, estamos alarmados  e  indignados  por la  eliminación de las secciones y artículos de la  Ley 10 (1987) y  la  Ley 112 (1988) -  ambas crean los Consejos de Arqueología Terrestre y Subacuática. La misma ha  sido arrogantemente y  vilmente  violada por  décadas. La  eliminación de la  Ley 112 y la nueva  Ley  7  abren las puertas para que una gran cantidad de sitios arqueológicos en la  región  sureste sean destruidos.  En nuestra  región hay  mas de 20  sitios  de  valor  arqueológico  y  etnohistórico;  y ninguno  esta  debidamente  protegido.

Por  esta  razón, la  Liga  Guakia  Taina-ke y  las comunidades de la  región  sureste, avanzamos unidos para  que  escuchen   nuestra voz y nuestro reclamo: no  vendan nuestro patrimonio cultural-natural. Avanza nuestro paso de forma decidida en unidad comunitaria, con nuestra voz reclamando  que se  respeten nuestros  lugares  y  sitios  ancestrales. No queremos  otro  gobierno necio y sordo que se coloca del lado del poder económico y empresarial, mientras criminaliza los que reclaman la  conservación  y  protección de  nuestro  patrimonio  natural-cultural.

 

La  eliminación de la  Ley  112 y  los  Consejos  de Arqueología  atentan contra nuestra existencia y particularidades culturales; atenta contra nuestro propio ser y espíritu, como boricuas y ciudadanos  americanos. No  podemos permitir que  los grandes  intereses, orquesten este gran golpe al patrimonio cultural  y  natural  de  Boriken. Nos  están privando, intencionalmente, de nuestros derechos inalienables de  conocer nuestro pasado. Nos arrebatan nuestro patrimonio natural-cultural, otorgándolo al mejor postor el  derecho de cubrir  con cemento  y  brea nuestra milenaria etnohistoria. Nos  están  negando, ocultando,  y borrando un pedazo de  esa  extensa etnohistoria. Cada pedazo es la herencia que nos han dejado las culturas indígenas  para  hablarnos  del  pasado -  de  su  civilización. Y  mas  importante,  quien eran nuestros antepasados -  nuestros ancestros.

 

Nuestra  geografía, cultura e historia  nos ha provisto con características únicas que nos diferencia de otros pueblos; y somos  herederos de un  patrimonio natural-cultural  que nos define como una cultura que ha  existido en  esta  islita - 100x35 - desde tiempos inmemoriales. Destruyendo ese patrimonio natural-cultural despoja la  presente  y  futura  generación  del  derecho de conocer su  pasado. Le prive  a  la  futura  generación,  como  usted bien dijo, la  oportunidad de  aprender a valorizar,  respetar y clamar a la tierra.

 

De  parte  de  la Liga  Guakia  Taina-ke, quiero agradecer el tiempo tomado  para leer estas líneas y  reflexionar  sobre  nuestro  reclamo.

 

Respetuosamente,

Carlalynne  Meléndez,  Una yabucoeña mas.

http://tainakepr.blogspot.com/