Carmen Gabilondo‎ > ‎

Entrevista a Carmen Gabilondo en el Diario de Enfermería de Castilla y León

Diario de Enfermería en Castilla y Léon
Redacción ECyL.- C.F.S./ENTREVISTAS


¿Cuál es el papel de la matrona en un parto natural?
 
La matrona puede jugar un papel fundamental en un parto natural y en la lactancia materna, ya que es la persona que está más cerca de la madre, antes, durante el parto y después, y por eso es la que más puede influir para conseguir un parto con las menores intervenciones obstétricas posibles y puede dar el niño a la madre nada más nacer, como recomienda la Organización Mundial de la Salud, para que se pueda establecer el vínculo madre hijo tan importante para la salud emocional de la madre y su hijo.
 
 
¿Cómo llegó a descubrir la importancia de la Educación Maternal?
 
Al hacer mis estudios de matrona me di cuenta de que las madres tenían partos mejores si estaban tranquilas y relajadas. Luego cuando tuve a mis cuatro hijos descubrí que se puede dar a luz absolutamente relajada.
 
 
¿Qué importancia tiene la educación maternal en el parto?
 
Desde que comencé a impartir en Valladolid clases de educación maternal, fui la primera persona que comenzó las clases con las madres, descubrí que estando preparadas muchas mujeres tenían partos felices. A través de la educación maternal la mujer descubre como puede ser el parto y puede decidir como quiere que sea el nacimiento de su hijo, y por ello tener una experiencia más gozosa.
 
En mi libro Siete pasos hacia un parto feliz se escucha la voz de muchas de las madres con las que he trabajado en la Educación Maternal durante más de veinte años. Este libro ayuda a la mujer a reflexionar sobre el parto, a perderle el miedo y a descubrir que el nacimiento de su hijo puede ser la experiencia más feliz de su vida.
 
¿Con una buena educación maternal la experiencia de la madre en el parto es más placentera?
 
La mujer aprende que sus músculos tienen que estar en perfectas condiciones para el esfuerzo del parto, que además de la dilatación del cuello del útero, el parto es descenso y rotación, que para facilitar el trabajo que tiene que realizar su organismo, la mujer, durante el parto, debe moverse, caminar, cambiar de postura, ponerse en cuclillas, en definitiva escuchar a su cuerpo, para facilitar que al descender y rotar el niño pueda adaptar sus medidas al canal del parto.
 
Puede aprender que las contracciones naturales son suaves y estando mentalmente preparada puede mantenerse relajada prácticamente hasta el final del parto, y así conseguir contracciones más suaves y un parto más corto.
 
 
Si es tan importante para la alimentación del bebé y para el vínculo madre-hijo, ¿Necesita la lactancia materna aún de acciones promocionales como la Semana de la Lactancia?
 
 
Aunque todos decimos que la lactancia materna es lo mejor para el niño y la madre, en cuanto surge el problema más mínimo se recomienda complementar la lactancia materna con leche artificial. Se han perdido las habilidades que permiten saber que hacer para resolver las dificultades que se presentan al comienzo del amamantamiento; para que nos sirva de reflexión y recordatorio y tener la oportunidad de escuchar y aprender de los expertos, UNICEF ha creado la Semana Mundial de la Lactancia Materna que se celebra a nivel mundial del 1 al 7 de agosto y en Europa a primeros de octubre. En la semana del 10 al 16 de octubre se ha celebrado en todas las provincias de Castilla y León la Semana Mundial de la lactancia materna y una Jornada Regional de Lactancia Materna en Valladolid, destacando la presencia de expertos de distintos puntos de España, la aportación de profesionales de nuestra Comunidad: pediatras, matronas y enfermeras, y la de los grupos de apoyo a la lactancia materna.
 
 
¿Su libro es revolucionario?
 
No, en absoluto. Todo lo que se dice en mi libro ha sido dicho por la OMS, desde 1985, en numerosos informes técnicos. El último de estos documentos es el informe técnico sobre parto normal que lleva el título Cuidados en un nacimiento normal: una guía práctica, que ha sido traducido al español en 2000 y aparece resumido en el anexo III de mi libro.
 
Mi libro esta basado, además de mi experiencia con el nacimiento de mis cuatro hijos, en la experiencia de las  mujeres con las que he trabajado en la educación maternal, durante más de veinte años.
 
 
¿Cuál es el mensaje fundamental de su libro?
 
Antes del embarazo recomendaría a la futura madre dejar el alcohol y el tabaco, es la mejor decisión que puede tomar para proteger la salud de su futuro hijo, ella y su niño lo agradecerán. Durante el embarazo  hacer una alimentación variada y equilibrada, con productos naturales. Pasear diariamente y trabajar los músculos del abdomen para mantenerlos en buen estado, hacer cada día el ejercicio del gato. Conviene cultivar una actitud positiva, compartir el embarazo con el padre, comunicarse, hablar y cantar al bebé, y entrenar cada día la relajación para que en el parto llegue a ser automática, y siempre que sea posible conviene terminar el día a las once. Además  negociar con quien va a atenderte cómo quieres que sea tu parto. Cuando llega el parto, hacer una parte de la dilatación en casa: paseando, moviéndote, haciendo cosas sencillas, tomar un baño a 37 grados cuando las contracciones se hacen intensas, e ir a la maternidad tranquilamente. Y, una vez que ha nacido el bebé, disfrutar del periodo sensitivo, y ponerlo  al pecho en su primera hora de vida con  ello se evita la hemorragia posparto,  se favorece el vínculo y la lactancia materna. Estos los pasos que yo recomiendo en mi libro “SIETE PASOS HACIA UN PARTO FELIZ”
 
Creo que es importantísimo leer las recomendaciones que hace la OMS sobre los derechos de la madre y el niño, y el cuidado en el parto que figuran en los anexos de mi libro.
 
 
¿Cuál sería su mensaje para las futuras madres, enfermeras o no, que accedan a sus declaraciones?
 
 
En un parto natural el organismo produce  oxitocina que pone en marcha las contracciones, y, para recuperarse y prepararse para la siguiente contracción, en las pausas produce endorfinas (hormonas de la tranquilidad, del bienestar, de la paz, del placer), estas hormonas impregnan el organismo de la madre y del niño y permiten a la madre dormirse entre una contracción y la siguiente. En la inducción con oxitocina sintética no se producen endorfinas y la madre y el niño, sin la influencia benéfica de estas hormonas, podríamos decir que pasan el parto “a pelo” y por eso, en muchas ocasiones, las contracciones inducidas suponen estrés, dolor, cansancio y un agotamiento importante  para la madre,  que puede llegar a necesitar la anestesia epidural.
 
La OMS en “Cuidados en un nacimiento normal, una guía práctica”, dice que la inducción con oxitocina es necesaria si no se ha puesto en marcha el parto a las 48 horas de haberse roto la bolsa amniótica o en mujeres con riesgo de hemorragia en la tercera fase del parto.
 
Conviene que la mujer aprenda que la parte superior de la pelvis femenina es ancha en sentido transverso, y la parte inferior es ancha en sentido anteroposterior, y por eso para que el niño nazca tiene que descender y rotar adaptando sus medidas a la pelvis materna, y que ella puede facilitar las cosas durante el parto moviéndose tranquila, paseando, cambiando de postura para ayudar a su niño a descender y nacer.
 
Puede aprender a relajarse y así tener contracciones naturales suaves y muy efectivas y conocer que con las contracciones naturales, estando mentalmente preparada, puede mantenerse relajada prácticamente hasta el final del parto, y conseguir un parto más corto.


Comments