Lengua XI


CÓMO REDACTAR  UNA CRÍTICA DE CINE

ÍNDICE

1. Introducción: por qué criticar una película no es fácil.

2. Ejemplos: crítica positiva y crítica negativa.

3. Estructura de una crítica.

4. Consejos útiles.

5. Vocabulario útil.

 

1. Introducción: por qué criticar una película no es fácil

Criticar una película no es fácil.

(por Joseba Zúñiga, adaptado por C. Rull)

 

El crítico, antes de nada, es un espectador. Quizás un espectador que mira con otros ojos. Por eso, para ejercer como crítico, el mayor secreto es saber mirar. ¿Pero en qué consiste ese ‘saber mirar’? Podemos reparar en ciertas pautas y consejos.

 

  1. Pautas para analizar una película

-          Ver la película con ojos críticos:

·         Ver la película no es suficiente. Hay que intentar verla con otros ojos, y analizarla con espíritu crítico, para comprender sus mensajes y valores.

·         Es interesante ver otras películas del mismo director, anteriores y posteriores, para conocer su trayectoria.

  1. Analizar el argumento:

-          Después de ver la película resulta conveniente hacer un esquema del argumento, y elaborar una sinopsis de la idea que se quiere trasmitir.

  1. Forma y estructura cinematográfica:

-          El guión: Hay que valorar su estructura: por ejemplo, si está bien resuelto, si hay detalles importantes “traídos por los pelos”, si empieza bien pero pierde fuerza a lo largo de la película, o viceversa... y claro, el final.

-          Los actores y su interpretación: si resultan convincentes en sus papeles, etc.

-          Elementos estéticos: la Fotografía, el Vestuario y la Ambientación, la Música y la banda sonora, la calidad del sonido.

-          La estructura narrativa, debida a la mano del director: Hay que valorar los elementos propios del lenguaje del cine, como el tipo de planos, encuadres, movimientos de cámara, el montaje de las secuencias. Por ejemplo, una película rodada con la cámara en la mano, que sigue constantemente a los actores, da una sensación muy distinta que una película donde todo sucede de forma pausada. La primera transmite urgencia y nerviosismo, y la otra, sosiego. Aunque, puede que la segunda resulte realmente aburrida y la primera nos llegue a sacar de quicio.

  1. El contexto:

-          La ficha técnica es un instrumento útil y fácil de conseguir. Allí se recogen los datos más destacados de la película: país de origen, duración, quiénes son el director, los actores, productor, guionista, autor de la música, o director de fotografía. Muchas veces estos datos no nos dicen nada, pero conforme aumentamos nuestro “poso” de saber cinematográfico, algunos de estos datos nos orientan, y nos dan pistas sobre la película.

-          El contexto cinematográfico en que surgió la película: buscar las claves de la sociedad en que se rodó; así como las corrientes, géneros y gustos cinematográficos de la época.

-          El contexto de la historia narrada: histórico, social, musical, o incluso en lo referente a los valores del momento reflejado.

  1. Las emociones:

-          Expresar las sensaciones y emociones inmediatas que nos ha sugerido la película. (malas o buenas)

-          Profundizar en los sentimientos provocados por la película, y su origen: los actores, la forma de la narración, la estructura del guión, etc.

-          Tratar de explicar la experiencia humana que propone la película.

 

Esbozos para la reflexión:

  • Humildad:
  • Distinguir entre opinión e información.
  • Ver sin prejuicios.
  • Los géneros: Los géneros cinematográficos son unos útiles rediles donde ubicar las películas.
  • La crítica es para otros. El fin de la crítica es orientar a otras personas. 

 

2. Ejemplos: crítica positiva y crítica negativa.

Una pica en Flandes

ALATRISTE

Dirección: Agustín Díaz Yanes.
País: España. Año: 2006. Duración: 147 min. Género: Aventuras.
Interpretación:
Viggo Mortensen (Alatriste), Elena Anaya (Angélica de Alquézar), Javier Cámara (Conde Duque de Olivares), Jesús Castejón (Luis de Alquézar), Antonio Dechent (Garrote), Juan Echanove (Francisco de Quevedo), Eduard Fernández (Copons), Francesc Garrido (Saldaña), Ariadna Gil (María de Castro), Enrico Lo Verso (Malatesta), Cristina Marcos (Joyera), Eduardo Noriega (Duque de Guadalmedina), Blanca Portillo (Bocanegra), Unax Ugalde (Íñigo Balboa).
Guión:
Agustín Díaz Yanes; basado en las novelas "Las aventuras del Capitán Alatriste" de Arturo Pérez-Reverte.
Producción: Antonio Cardenal y Álvaro Agustín. Música: Roque Baños. Fotografía: Paco Femenía. Montaje:
Pepe Salcedo.
Dirección artística: Benjamín Fernández. Vestuario: Francesca Sartori. Estreno en España: 1 Septiembre 2006. ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­  

CRÍTICA por Julio Rodríguez Chico

 

 

Hace tiempo que se esperaba esta adaptación de las novelas de Pérez-Reverte, que cuenta con uno de los mejores repartos que en España se pueden encontrar y con el mayor presupuesto de nuestra industria hasta la fecha. Con miedo a verse superado por las dimensiones que la obra iba adquiriendo y por las expectativas depositadas en ella, Díaz Yanes supera con éxito la prueba en esta recreación de un episodio crucial de nuestra historia, en que los tercios tenían la misión de sostener un imperio en decadencia a base de honor, valentía y lealtad.

En un ambiente de intrigas y conspiraciones cortesanas vemos cómo se cruzan deseos particulares con intereses de clase, amores imposibles con servidumbres inquebrantables, empresas de Estado con venganzas personales. Una Edad de Oro en la que religión, cultura, poder y sentido del deber iban de la mano, y una época donde nobles, soldados, escritores, artistas y villanos concebían su existencia en orden a unas lealtades y servicios al rey. Tiempos de aventuras que exigían valentía, destreza con las armas y aplomo en la lucha, así como una fe inquebrantable en Dios y en ese orden establecido. No hay duda de que el director de “Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto” consigue una película de época si atendemos a la ambientación, con una esmerada dirección artística que cuida cada detalle para transportarnos al siglo XVII, unas localizaciones pintorescas que dan verosimilitud a la historia, un buen trabajo de vestuario y maquillaje, y una fotografía tenebrista a cargo de Paco Femenía que está entre lo mejor de la cinta. En cambio, al guión –como a las novelas– le falta parte del “alma” de la época y se queda en un barniz de romanticismo y aventura, sin adentrarse en algunas de las motivaciones de aquellos personajes de un siglo que no es el nuestro. Tramas amorosas teñidas más de capricho o glamour que de conciencia y sentido de fidelidad, momentos de batalla y botines de guerra en los que hay mucha pincelada rápida y poco honor, vida de religión sin un ápice de piedad ni trascendencia y reducida a posturas escépticas cuando no a los abusos de la Inquisición. Con eso, al cuadro pintado le faltan luces o sombras, y se aprecian demasiadas claves de nuestro tiempo.

La puesta en escena es vigorosa y con momentos de fuerte realismo que hacen verosímil lo narrado, mejor conseguida en los momentos de acción que en los románticos: las escenas de asalto o las de capa y espada están resueltas con ritmo ágil y buena planificación, mientras que las dos tramas intimistas dependen en exceso del lirismo de la banda sonora, por otra parte espléndida. Quizá esta circunstancia obedezca a unas interpretaciones femeninas que están por debajo de sus parejas, con una Elena Anaya que no trasmite sentimiento alguno en su rostro y cuya dicción carece de fuerza, o una Pilar López de Ayala con una presencia tan breve como irrelevante. Ariadna Gil lleva con más hondura su romance con el capitán Alatriste, tanto en su faceta lírica como dramática. Sin embargo, el peso de la historia recae en Viggo Mortensen, que da a su personaje toda la entereza demostrada en anteriores trabajos, sin excesos y con la gravedad necesaria para moverse como un espíritu independiente entre las rígidas reglas de la época, rodeado de unos secundarios de garantía como Eduard Fernández, Juan Echanove, Javier Cámara o Unax Ugalde, todos ellos con interpretaciones matizadas y notables. No podemos decir lo mismo de Eduardo Noriega, en un papel como 'Grande de España' que realmente le queda grande y en el que no sabe fundir en equilibrio convincente lo que de despiadado y noble tiene su personalidad –quizá se deba más bien a un error de casting, pues trasmite la misma insustancialidad y chulería de otras interpretaciones actuales suyas, de donde se desprende que lo suyo no es meterse en la piel de otra época–.

A pesar de lo fragmentado de una historia que se podía haber acortado un poco, y de cierto ritmo deslavazado en su parte inicial, la película de Díaz Yanes se ve con gusto y entretiene. Para una industria no acostumbrada a las grandes superproducciones de época, supone poner una pica en Flandes y hacerlo con altura, sin temor a aburrir, con una buena dramaturgia interna, con cierto aire cultural –Quevedo o Velázquez, por ejemplo–, gusto por estampas de cuidada composición –ahí están los planos de Breda o de Rocroi–, y una meritoria labor de producción.

 

 

 

TRISTE, PERO TRISTE DE VERDAD
ALATRISTE

Dirección: Agustín Díaz Yanes.
País: España. Año: 2006. Duración: 147 min. Género: Aventuras.
Interpretación:
Viggo Mortensen (Alatriste), Elena Anaya (Angélica de Alquézar), Javier Cámara (Conde Duque de Olivares), Jesús Castejón (Luis de Alquézar), Antonio Dechent (Garrote), Juan Echanove (Francisco de Quevedo), Eduard Fernández (Copons), Francesc Garrido (Saldaña), Ariadna Gil (María de Castro), Enrico Lo Verso (Malatesta), Cristina Marcos (Joyera), Eduardo Noriega (Duque de Guadalmedina), Blanca Portillo (Bocanegra), Unax Ugalde (Íñigo Balboa).
Guión:
Agustín Díaz Yanes; basado en las novelas "Las aventuras del Capitán Alatriste" de Arturo Pérez-Reverte.
Producción: Antonio Cardenal y Álvaro Agustín. Música: Roque Baños. Fotografía: Paco Femenía. Montaje:
Pepe Salcedo.
Dirección artística: Benjamín Fernández. Vestuario: Francesca Sartori. Estreno en España: 1 Septiembre 2006. ­­­­­­­­­­­­­­­­­­­  

CRÍTICA por Joaquín R. Fernández

 

En general, las películas basadas en algunos de los más afamados y exitosos libros de Arturo Pérez-Reverte dejan bastante que desear. Sin embargo, todos teníamos la esperanza de que eso cambiara con la adaptación cinematográfica de las andanzas del Capitán Alatriste, una obra que ha recibido las bendiciones del autor de la espléndida "El maestro de esgrima" y que, ténganlo bien en cuenta los seguidores de esta saga literaria, no es una adaptación fiel de las novelas, sino que coge de ellas personajes y situaciones, añadiendo además unos cuantos elementos originales que no aparecían en los mismos.

Por tanto, analizar este largometraje teniendo únicamente en mente la saga de Pérez-Reverte supondrá de por sí una notable decepción para sus fieles lectores. Olvidémonos, por muy difícil que resulte para algunos esa disociación, de la típica disyuntiva acerca de lo bien que se reflejan o no dichos libros en la gran pantalla, puesto que de lo que se trata es de analizar las cualidades de la cinta sin tener en cuenta sus orígenes literarios. La historia, situada en la España del siglo XVII, se inicia con el protagonista combatiendo en Flandes, tierra en la que morirá uno de sus amigos y al que promete que cuidará de Íñigo, su hijo. Cuando Alatriste regresa a la capital del reino, acepta una serie de trabajos como espadachín en los que se verán envueltas importantes personalidades de la época.

 A partir de ahí, el espectador tendrá que sufrir bastante para entender por dónde discurre la trama, puesto que Agustín Díaz Yanes ha escrito un guión muy flojo en el que no existe cohesión alguna, de tal modo que asistimos a una serie de escenas de escasa duración en las que resulta complicado hallar un nexo entre ellas. La película es plana y no hay ritmo alguno en su devenir, provocando semejante circunstancia no pocos bostezos en el respetable, que observa con desgana los distintos fragmentos que componen este aburrido rompecabezas.

El público no llega a congeniar en ningún momento con los personajes, puesto que su descripción es paupérrima, faltándoles hondura incluso a los que, en teoría, deberían ser una pieza fundamental del relato. La realización de Yanes deja mucho que desear, algo que se percibe de forma nítida en las escenas de acción, todas ellas gélidas, torpes, breves y embrolladas. Asimismo, el director desaprovecha los medios que se han puesto a su disposición; como ejemplo, basta citar alguna de las secuencias que se desarrollan en la calle y en las que la falta de naturalidad de los viandantes es evidente, asemejándose el tumulto más a una procesión que acompaña a los actores principales que a otra cosa.

Por supuesto, lo mejor de "Alatriste" lo hallamos en algunos de sus apartados artísticos, empezando por su cuidado diseño de producción y prosiguiendo por su exquisito vestuario, por no hablar de la excelente labor que han realizado los responsables de maquillaje y peluquería. Tan sólo Roque Baños flaquea a la hora de escribir la banda sonora, muy lejos de la calidad a la que nos tiene acostumbrados en otros de sus trabajos (no obstante, sus piezas intimistas poseen una indudable belleza, siendo incomprensible que no se escuche ninguna música en algunos de los duelos del filme, algo que sin duda les reportaría un necesario brío).

El reparto es dispar y pocos escapan de la simple corrección. Aunque la carismática presencia de Viggo Mortensen es la adecuada para dar vida a un personaje como el de Alatriste, es difícil acostumbrarse al timbre de su forzada voz. La interpretación de Ariadna Gil sobresale con respecto al conjunto, algo que también sucede con la de Juan Echanove y Eduard Fernández. Por desgracia, el resto del elenco o no está a la altura de las circunstancias, algo, por otra parte, comprensible, o su participación es tan fugaz que apenas merece la pena reseñarse. Eso sí, ¿puede alguien decirme quién es el responsable de que Blanca Portillo se ponga en la piel del fraile Bocanegra?

 

Fuente: www.labutaca.net

3. Estructura de una crítica.

    1. La ficha técnica.
    2. Párrafo/s introductorio/s:
      • antecedentes.
      • filmografrías relacionadas (películas anteriores del director, de los actores).
      • comparaciones con otras películas.
      • comentario de la mercadotecnia de la película.
      • género.
      • contexto histórico, cinematográfico,....
    3. Párrafos de análisis, mínimo de tres o cuatro. Aspectos que deben tenerse en cuenta:
      • El argumento (el guión)
      • Los personajes. La actuación.
      • Los efectos especiales.
      • La música
      • La ambientación: vestuario, decorados,...
      • La narración: ritmo, montaje,...
      • Las emociones.
      • Los temas.
    4. Párrafo de valoración. Después del análisis, ¿es, en definitiva, una buena o una mala película? En este momento es cuando tu capacidad de argumentación es fundamental: ¡razona tu opinión!
    5. Párrafo conclusivo.

4. Consejos útiles

  1. Busca un buen título para tu crítica, juega con las palabras para hacer atractivo.
  2. Una crítica es un texto periodístico formal. La expresión debe ser cuidada y rigurosa, el vocabulario entre estándar y culto de manera que evitaremos coloquialismos y vulgarismos, la expresión refinada y elegante. Si la crítica es negativa siempre optaremos por la ironía y el razonamiento punzante antes que por el desprecio y el insulto.
  3. Planea bien la introducción.
    1. Narra una escena de la película, un incidente o un trocito de diálogo que atrape al lector y le incite a seguir leyendo.
    2. Asocia la película a algún suceso actual importante.
    3. Recuerda a los lectores los trabajos anteriores del director o los actores.
  4. Empieza con un resumen muy breve del argumento de la película. Sugiere cuál es tu opinión pero no la digas, guárdala para más adelante.
  5. No des detalles de posibles sorpresas ni, por supuesto, del final.
  6. Aunque sea una crítica negativa, no olvides mencionar los aspectos positivos que pueda tener.
  7. Justifica todas tus opiniones. Escoge bien los adjetivos que usas porque a menudo revelan lo que opinas antes de hora.
  8. Procura comentar, aunque sea brevemente, todos los aspectos del filme (recuerda el esquema de más arriba).
  9. Caracteriza bien a los personajes. Analiza si están bien interpretados, si son verosímiles, auténticos, o falsos y endebles, explico lo que te ha gustado de ellos y lo que no y por qué,...
  10. Y, sobre todo, trata de disfrutar escribiendo tu crítica sin dejar de ser riguroso.

 

5. Vocabulario útil.

 

 

VOCABULARIO ÚTIL

Generales

inolvidable, imprescindible, maravillosa, entretenida, emocionante,

olvidable, prescindible, lamentable, soporífera, violenta, innecesaria, decepcionante, tópica, repetitiva, magistral, ....

Argumento

aburrido, complicado, interesante, original, absurdo, intrincado, rebuscado, realista, verosímil, inverosímil, hilarante, absorbente, estremecedor, escalofriante, confuso, tópico, reiterativo, provocador, desasosegante, inquietante, predecible, sorprendente,...

Dirección y montaje

ritmo lento, vertiginoso, vigoroso, rápido, aburrido, confuso, atrevido, singular, novedoso, personal, efectista, pedante, banal, fragmentario, sorprendente, embrollado, torpe,

Personajes

increíble, endeble, contradictorio, falso, arquetipos, auténticos, reales, creíbles, gran papel, pésimo papel, insustancial, carismático, personalidad, atractivo, indiferencia,

Actores, actuación

natural, inexpresivo, impasible, apático, lamentable, fría, brillante, acertado, con profundidad psicológica, terrible, remarcable, inolvidable, exacta, convincente, creíble, honesta, sincera, sentida, emotiva, entereza, gravedad, excesos, matizadas, notables, gélidas, correcto,...

Efectos

sencillo, chapucero, lamentable, irrisorio, ridículo, competentes, aceptables, sorprendente, espectacular, asombroso, sobrecogedor,...

Fotografía, decorado, luz, música, paisaje,...

suntuoso, pobre, espectacular, evocador, bello, estimulante, emotivo, fascinante, exagerado, estimulantes,  claustrofóbico, luminoso, intrigante, rica en matices, efectista, ...

Diálogos

ingenioso, chispeante, irónico, satírico, ágil, ácido, ocurrente, agudo,  malo, lleno de tópicos, típico, torpe, manido, carente de chispa, aburrido,...

 

Expre-

siones útiles para la conclu-

sión

POSITIVAS

  • recomendable, prescindible, inolvidable... para cualquier amante del buen cine (cinéfilo),
  • la recomiendo fervorosamente
  • esta es una película que no deberían perderse
  • si tiene ocasión, no deje de verla
  • si hay una película debería ver este año, es ésta.
  • merece la pena acercarse al cine y verla
  • se ve con gusto y entretiene

NEGATIVAS

  • no vale/merece la pena
  • si hay algo que salvar, sería...
  • una película que deberían evitar
  • no malgasten su tiempo ni su dinero
  • lamentablemente, no cumple las expectativas
  • una película decepcionante,
  • una idea fallida,
  • un bodrio insoportable, un verdadero abuso,
  • película plana y aburrida que sólo provoca bostezos

 

CONECTORES ÚTILES

 

en primer lugar, merece la pena destacar, por otro lado, además, respecto a, por lo que respecta a, acerca de, lo más llamativo, lo mejor de, no se trata sólo de....sino también de, en conclusión, en definitiva, para finalizar, por último,....