Campo

 


 

Homenaje al Gobernador Civil de Huesca (1929)

 

En el periódico “La Vanguardia” de Barcelona se publicó el 28 de agosto de 1929 una nota reseñando el homenaje que se le había ofrecido en Campo al Gobernador Civil de Huesca, Don Fernando Rivas García.

 

Fernando Rivas García, que había ocupado el cargo de alcalde de Segovia, fue nombrado gobernador de Huesca por el General Primo de Rivera, el 22 de Septiembre de 1927. Recordemos que en aquellos años Miguel Primo de Rivera se había hecho con el poder, siendo rey Alfonso XIII. Mientras duró su dictadura, y por circunstancias coyunturales, se activó la economía y se dedicó mucha atención a las obras públicas.

 

En el orden social, hay que recordar que en 1924 se creó un partido político, la “Unión Patriótica”, que ya en el año 1926 estaba implantado en toda España y, también en Campo.

 

 

El sucesor de Primo de Rivera, Dámaso Berenguer Fusté, aceptó la dimisión del cargo de Gobernador Civil de Huesca de Rivas García el 12 de  febrero de 1930.

 

En la noticia publicada en "La Vanguardia", se puede leer lo siguiente:

 

En la Villa de Campo, importante centro de la alta montaña aragonesa tuvo efecto el día 18 un acto que la dignificó y enalteció, ya que la gratitud es patrimonio de los bien nacidos.

 

Por haber trocado una vida de inquietudes, de zozobras y de amargo dolor por una era de paz y concordia gracias al exquisito tacto de gobernante experto del gobernador de la provincia don Fernando Rivas García, por cuyo motivo habían acordado nombrarle hijo adoptivo y tributarle un homenaje consistente en la colocación de una lápida en la plaza de la villa dándole su nombre.

 

En la iglesia parroquial se dijo una misa cantada admirablemente por algunos vecinos y terminada ésta se organizó la procesión que presidió el gobernador con las autoridades locales y provinciales; luego desde la iglesia se trasladaron a la plaza Mayor, en donde se había levantado uña tribuna.

 

Principió el acto con la lectura por el secretario del Ayuntamiento del acuerdo del pleno de la Corporación nombrando hijo adoptivo y dando su nombre a la plaza Mayor a don Fernando Rivas. Luego de ofrecer con expresivas frases el homenaje, el alcalde don José María Altermir descorrió la cortina que cubría la lápida cuya inscripción decía: “Plaza de D. Fernando Rivas” interpretando la música la Marcha Real mientras el público, delirante de entusiasmo, aplaudía y vitoreaba al gobernador. Inmediatamente, después de elocuentes y entusiastas palabras pronunciadas por don Vicente Campo (alcalde de Huesca), don Manuel Banzo (presidente de la Diputación), don Federico Jiménez del Jerro (ingeniero de la Cooperativa de Fluído Eléctrico), enalteciendo el acto y su trascendencia moral y material, se levantó el señor Rivas para agradecer el homenaje, que sería para él, dijo, de imperecedera memoria, siendo vitoreado largo rato y con entusiasmo al finalizar su elocuente y sentido discurso.

 

La notable banda de música de Camporrells, dio un concierto en honor del Gobernador y de las personalidades que le acompañaban y luego, en los salones del Centro de Unión Patriótica, se sirvió un banquete iniciando los brindis el doctor Danés Sola (médico de Barcelona), siguiéndole don José María Español (cura párroco de Campo), don Saúl Garó (abogado de Huesca) y don Manuel Bouro (presidente de las Uniones Patrióticas) considerando justísimo el homenaje tributado al gobernador, de quien hicieron merecidos elogios y por último don Fernando Rivas, muy emocionado, después de amables frases para los oradores, dió las gracias a todos los comensales.

 

Fuente: Hemeroteca de La Vanguardia