Campo

 


El Justicia pide dineros... (1610)

En el Derecho medieval apellido era la iniciación de un procedimiento in fraganti. En el documento que vamos a transcribir, Joan Cambra, natural y vecino de Campo, le presenta al Señor Justicia del lugar, que se llamaba Pedro Lacambra, un requerimiento para que iniciara un proceso (no queda claro contra quién). No obstante, el Justicia responde que para llevar adelante ese proceso tiene que consultar a un letrado y eso vale dinero, así es que si Joan Cambra no le da “unos dineros”, él no consulta nada...

 

Como Joan Cambra no está de acuerdo en pagarle al Justicia y éste no acepta el aval que le ofrece un vecino de Campo, Joan de Rosón, sino que insiste en que el dinero se lo dé el propio Cambra, manifiesta que no piensa incoar proceso alguno. Así las cosas, Joan Cambra hace constar ante notario que protesta por la actitud del Justicia, que pide al notario que tome buena nota de todo ello.  

   

 

 

“Presentación de apellido 

 

Die decimo quarto mensis junyo año 1610, en el lugar de Campo. 

 

Eodem die et loco que ante la presencia del Magnífico Pedro Lacambra, Justicia y Juez ordinario del lugar de Campo, presentes notario y testigos infraescritos, pareció Joan Cambra estudiante y natural de dicho lugar de Campo, el qual presentó a dicho Señor Justicia un apellido de aprensión y le requirió, como de fecho lo hizo, que se sirbiesse en acerle contenido en aquel apellido.

 

Y dicho Señor Justica dixo y respondió que lo tenía por estimado y por presentado y haría lo que fuesse de Justicia y que de echo lo aría pero, para consultar lo que se abía de acer de fuero, que lo quería consultar con un letrado, que de ninguna manera pasaría adelante si el dicho Joan Cambra no le diesse dineros para el coste y consulta del letrado con quien dicho Señor Justicia le pareciesse consultarlo. Y que de otra manera dicho Señor Justicia protestaba en todo lo lícito de protestar.

 

Dicho Joan de Cambra dixo que no estaba obligado a darle dineros para la consulta, pero para lo que pudiesse estar de alguna manera obligado le presentó a Joan de Rosón vecino de dicho lugar de Campo, el qual se constituyó en franco y principal pagador por todas las costas, daños y menoscabos que por razón de la consulta y costa de dicho Señor Justicia pasando a consultar se ofreciese.

 

Y dicho Señor Justicia dixo y respondió que de ninguna manera lo aría, ni iría a consultar sin que dicho Joan Cambra le diesse dineros, et dicho Joan Cambra protestó contra dicho Señor Justicia en todas y qualesquiera costas, gastos y menoscabos y en todo lo lícito y onesto protestar y que no le sea causado por Justicia.

 

De las quales cosas y cada una de ellas a requisición de dicho Pedro Lacambra, Justicia sobre dicho, por mi notario requirió fuesse el dicho acto público, uno y muchos testigos.

 

Testigos mossen Juan Lorent Presbítero y natural del dicho lugar de Campo y Ramón Ceressa mancebo natural del lugar de Seyra”.

 

Nos encontramos, pues, ante un ejemplo más de que, a pesar de que se trata de algo ocurrido en el año de 1610, ya entonces nuestros paisanos estaban muy atentos de cuáles eran sus derechos, y no se dejaban intimidar facilmente... 

 

María José Fuster              

 

   

© J. Fuster Brunet 2008

[se autoriza la reproducción citando la fuente]