Campo


 

Castell de Sin o de Exiu

Este es un tema del que, personalmente, desconozco todo. No obstante, considero que forma parte de la historia del pueblo, por lo que no quiero dejar de mencionarlo. Así, pues, recogeré los datos que Angel Huguet publicó en el programa de las Fiestas de Campo del año 2003, ya que las fotografías que acompañarán el comentario también nos han sido facilitadas por él.

 

*

 

Las ruinas de este castillo o fortificación se hallan a una media hora de marcha de Campo, por un sendero que sale de la ermita de San Sebastián.

 

Según parece, el Castell de Sin formaba parte de un arco defensivo del Valle de Bardaxí, junto con las fortalezas de Baspún, Peralta y Belbedé. Fué construído a finales del siglo IX sobre edificaciones anteriores, de la época romana. En el año 908, durante la razzia que Al-Tawil dirigió por estas tierras, lo arrasó. En las excavaciones realizadas el año 1993 por el arqueólogo Javier García Calvo, se hallaron restos en el subsuelo que así lo confirman. Posteriormente volvió a levantarse la fortificación, pero en los siglos XII y XIII fué abandonada definitivamente.

 

 

Angel Huguet explica que “el recinto amurallado visible ocupa una superficie de 200 metros cuadrados, sin contar el sistema defensivo exterior, oculto entre la vegetación”. Aunque a primera vista parece un pedregal, se puede apreciar la distribución original del recinto exterior, que está delimitado por muros con un espesor de 90 centímetros.

 

  

En el interior se aprecia una pequeña torre de vigilancia hueca, y el  basamento de varios recintos, separados por pequeños muros formados por sillares colocados en forma “de espina de pez”, con un espesor de 60 centímetros dispuestos sobre un bancal”.

 

 

Según los expertos consultados, es probable que la fortaleza contara con un doble recinto amurallado. Además, han llamado la atención sobre una peculiaridad de esta edificación, que consiste en un hilera de salientes perpendiculares.

 

Hasta aquí, como hemos dicho, la información que facilitaba Angel Huguet en su comentario del programa de las Fiestas del 2003.

 

A partir de ahora, procuraremos ir recopilando todos los datos que obtengamos sobre este tema.

 

María José Fuster