El porqué de los nombres de las calles

Antoni Reyes, director del Archivo Municipal de Blanes, tuvo la amabiidad de visitarnos y contarnos el porqué de los nombres de las calles.

La charla nos permitió saber que "el nombre de las calles refleja la manera de ver el mundo de la sociedad que les ha dado nombre, y que las calles de un pueblo son como páginas de un libro de historia".

Primera parte

Segunda parte

¿Cambia el nombre de las calles con el tiempo?

Actualmente, lo que se intenta es que se cambien lo menos posible. Uno de los motivos es que hay implicaciones fiscales e implicaciones de localización, es decir, si se cambia el nombre a la calle es más difícil saber dónde está situada. Las calles  han de ser localizables en el espacio. Pero antiguamente, los  nombres de las calles cambiaban continuamente.

¿Quién pone el nombre a las calles?

En la actualidad, el nombre de las calles lo pone el pleno municipal y lo hace a través de las propuestas de la Comissió de carrers i de nomenclatura. La comisión estudia unas propuestas y las presenta al pleno para que sean votadas. 

En épocas anteriores, los nombres de las calles los ponían los vecinos. Desde la Edad Media, los vecinos elegían nombres significativos de la zona donde estaba ubicada la calle: Calle del Horno, Calle Hospital, Calle de la Muralla... También se daba nombre a las calles según los oficios o actividades económicas de sus habitantes: Carrer del Corders.   O por los edificios relevantes (Calle del Ayuntamientol), o por las comunicaciones (Carretera de Malgrat).

Hasta 1850 las autoridades no intervienen a la hora de poner nombre a las calles. A partir del 1850, el Estado solicita los planos de las poblaciones y los ayuntamientos se ven obligados a intervenir a la hora de dar nombre a las calles. Como el siglo XIX es un siglo muy conflictivo, en el que hay muchos cambios políticos, los que gobiernan ven que una forma de dar publicidad a su partido es dar nombre a las calles con personajes de su ideología. Entonces se ponen nombres de personajes ilustres. También se ponen nombres de santos. Antiguamente se daban nombres a las calles donde había lugares de culto (Calle de la Iglesia).

Los nombres se ponen por consenso en periodos democráticos, y épocas de dictadura, por imposición. Por ejemplo, durante el franquismo (1936-1975), se ponen nombres de personajes del Régimen. Se cambiaron nombres antiguos y se sustituyeron por nombres de políticos, religiosos y valores franquistas. Por ejemplo, el Carrer Ample, se llamó Calle José Antonio Primo de Rivera.

¿Por qué hay una gran parte de las calles con nombre de autores en Ca La Guido?

El barrio de Ca la Guidó se urbanizó a partir del año 66. A alguien del Ayuntamiento se le ocurrió poner nombres de escritores. Antes de 1975 solo había tres calles con nombres de autores, pero a partir de 1975 se siguió con la misma línea y se pusieron nombres de escritores a las calles del barrio.

Hemos contado hasta 28 calles con nombres de autores catalanes y solo 7 castellanos. ¿Por qué hay tan pocas calles con nombres de autores castellanos? 

Entre 1965-1970 hay solo dos calles con nombres de autores: una dedicada a Anselm Clavé y otra a Joaquim Ruyra, escritor que vivía en Blanes. La gran mayoría de calles dedicadas a autores se ponen durante la democracia. Durante el franquismo se censuró la lengua y la cultura catalana, por eso, cuando llegó la democracia, se sustituyeron los nombres de las calles de personajes del Régimen por autores de la literatura catalana que defendieron las libertades.

Los nombres de autores de literatura castellana son, por un lado, los clásicos (Miguel de Cervantes y Lope de Vega), y por otro, autores de ideas progresistas (Antonio Machado, Rubén Darío, Federico García Lorca...). En el barrio de La Plantera ocurrió algo muy curioso. Las calles tenían nombres de franquistas extremeños, porque quien urbanizó los terrenos era un extremeno de ideas franquistas. Pero, en época democrática, se sustituyeron los nombres por topónimos de Extremadura y fue entonces cuando se pusieron los nombres de Federico García Lorca, Pablo Neruda y José de Espronceda, autores que lucharon por las libertades.

¿Roberto Bolaño llegará a tener una calle a su nombre? Gerona ya la tiene.

Creo que sí que la tendrá. De momento, el único espacio que hay con su nombre es la sala de actos de la Biblioteca Comarcal. 



Comments