CALERUEGA (Lugares)

Lugares, rincones, paisajes cargados de interés

Lugares de interés

Esta sección es un paseo virtual por algunos rincones del pueblo y su entorno cargados de significado. Desde lugares recientemente rehabilitados y recuperados, que dan fe de la inquietud de los caleroganos, hasta milenarios vestigios arqueológicos que atestiguan la larga historia de la villa.


Plaza Mayor

La plaza es el corazón del pueblo. Tiene una forma peculiar, ya que se prolonga por una bajada hasta la puerta de la Iglesia de Santo Domingo. Su entorno ha sido recientemente rehabilitado, con lo que se adquiere una visión del conjunto espectacular. En ella encontramos abajo la iglesia y la entrada del monasterio; arriba tenemos la entrada al convento de frailes dominicos, Casa de Espiritualidad, que da acceso al patio de la Torre de los Guzmanes (Torreón). Coronando la plaza: la parroquia de San Sebastián.

 

Frente a la parroquia se halla la fuente de Santo Domingo (el tradicional 'pilón'), réplica de otra mucho más antigua que fue desmantelada hace décadas y que fue reconstruida en la última década gracias al apoyo popular. En la zona más baja, frente a la iglesia de Santo Domingo, se encuentra una estatua de este santo, el hijo más ilustre y conocido sin duda de la villa de Caleruega.

En la plaza se realizan los actos más populares del pueblo: bailes en las fiestas de verano, mercadillo los días feria, recibimiento de autoridades, procesión del Encuentro en el domingo de Resurección, puesta del Mayo, juegos de niños, etc

 

Lagar y homenaje al labrador
Al final de la calle Cava Arriba se ha rehabilitado un lagar tradicional con el fin de mantener viva la memoria de la elaboración tradicional del vino, característica en un pueblo de la Ribera del Duero como es Caleruega.
Cerca de este lagar, hay una zona ajardinada con una placa de piedra conmemorativa en homenaje a la figura del labrador, ocupación tradicional a lo largo de siglos de los caleroganos.


Bodegas tradicionales

 En las laderas del Monte de San Pedro, y en menor medida en las del pico de la Horca y en el Tallar, se conservan múltiples ejemplos de bodegas típicas, excavadas en tierra aprovechando la inclinación natural de las laderas. Hay gente del pueblo que sigue conservando el rito de coger la jarra de casa y subir a la bodega a llenanarla antes de comer.
Es tradición en los meses de verano subir a cenar a las bodegas, por lo que muchas familias han construido pequeñas casetas, más cómodas sin duda, pero que rompen la visión de las tradicionales cuevas excavadas con sus características puertas de madera.
Caleruega tiene el honor de albergar los restos de la bodega más antigua de cuantas están documentadas en toda la Ribera del Duero, concretamente en el despoblado de San Martín de Bañuelos. El primer documento que hace referencia al enclave data del siglo XII en tiempos del rey castellano Alfonso VIII.


Peña de San Jorge

El pico rocoso de la Peña de San Jorge, con un crucifijo que se ilumina de noche, domina toda la villa y ofrece una espectacular panorámica de la comarca. En sus inmediaciones hay restos arqueológicos altomedievales, fechados en torno al siglo X, con características necrópolis 'de bañera'.
Frente a la Peña de San Jorge se halla el Pico de la Horca, vértice geodésico a 1003 metros de altitud.


Loberas

En el término de 'Las Rozadas' se conserva un tesoro de la arquitectura popular de la comarca, rehabilitado para recuperar sus características originales. Se trata de las loberas, espacios circulares de los corrales con una sola entrada y un respiradero que eran utilizados por los pastores para pernoctar o protegerse de los ataques de lobos.


Entorno del Río Gromejón

El Gromejón es un pequeño afluente del Duero que nace en el paraje calerogano de la Fuente del Cubo. Pasa por las inmediaciones de la villa y sus riberas se han tratado de convertir en un espacio de recreo y paseo para los vecinos. Durante unos años se introdujeron patos en la zona. Actualmente (2006) se está trabajando en la mejor canalización del río así como  en la creación de un paseo peatonal por la ribera del mismo.


Restos arqueológicos romanos
En las afueras del pueblo se halla la Piedra de Castro, procedente del entorno de Clunia y de origen romano. Al margen de su valor arqueológico, tiene gran valor simbólico para los caleroganos, ya que en la tradicional romería de Castro, el alcalde se sube a ella y ofrece un pequeño discurso de despedida a quienes permanecen ese día en la villa y de recuerdo a los difuntos.
Pero sin duda el vestigio más importante de la presencia romana en la zona son los restos de la calzada Zaragoza-Astorga, que pasaba por Clunia. La escasa (por no decir nula) protección de esta calzada hace temer incluso por su práctica desaparición.

En el año 2006 se ha comenzado un estudio arqueológico sobre un túmulo funerario (Paleolítico) en el término de la Pudia III.

Portada