Non a los cuatro años de conderga

a la sociedá asturiana tres les elleiciones

La xusticia foi apresa por orde de l’avaricia. Esti titular podría resumir lo que tamos viviendo dende fai más d’un añu. A pocu d’unes elleiciones atrévense a condergar a 3 años de cárcele a dos conocíos sindicalistes y a procesar a otra muncha xente, ensin que la nuesa rempuesta correspuenda cola agresión sofría. ¿Qué ye lo que ta pasando anguaño n’Asturies? ¿Qué se mos escapa ?

 ¿Quién se sienta nel bancu les acusaes ?

Presones condergaes a prisión por movilizase escontra l’esmantelamientu industrial, multaes por denunciar la especulación urbanística, escorríes a toletazos por manifestase, despidíes por defender los sos drechos, deteníes por suañar una Asturies diferente. Tres los sos rostros alcuéntrase una sociedá asturiana qu’entama a criminalízase a sí mesma

¿Quiénes son l’acusación?

Los culpables. Los qu’estrocen el texíu económicu demientres denuncien pola amburadura d’un caxetín; los que, pa especular cola nuesa tierra, demanden a la xente que la sema; los que despiden a quien entruga pola non creación d’emplegu... Un oficial alemán que güeyaba’l Guernica entrugo-y al so autor: «¿vusté fizo eso?»; a lo que’l pintor retruco-y: «Non, ¡vústedes lo ficieron!».

La llista fechos represivos ya nun entra nesti panfletu, pero sí los llistos que saquen tayada la represión. El responsable cimeru ye Antonio Trevín (delegáu del gobiernu español n’Asturies). Pero nun escaezamos que nun ta solu nesta xera: “nuesu presidente” Vicente y so gobiernu la izquierda plural (PSOE-IU-BA), estremaos ayuntamientos qu’entamen procesos xudiciales, medios de comunicación que mienten más que’l Teletienda...

¿Como criminalicen la protesta social?

Criminalizar significa sacar de contestu, camentar los conflictos sociales col códigu penal, reconstruyilos como pleitos xudiciales ya problemes individuales. Falar d’esta criminalización, permítemos amosar el componente políticu de la persecución d’activistes por mor de policíes ya xueces.

Asina, los pasos siguíos tan siendo asemeyaos: 1) un problema políticu y social presentase como fatalidá económica; 2) la protesta coleutiva reduzse a fechos delictivos de xente individual; 3) la xusticia ye sustituyía por un simple procesu xudicial; 4) ésti llendase a un montaxe, nel que val namái’l testimoniu policíes qu’enxamás vieren los fechos; 5) les instituciones públiques nun defenden drechos coleutivos, sinón qu’impulsen el procesu dando-yos aliendu a quienes persiguen el beneficiu privao penriba too; 6) los medios de comunicación silencien o personalicen el conflictu; 7) les organizaciones d’izquierda con presencia institucional nin espresen la so solidaridá nin s’encaren coles polítiques represives; más bien asperen aprofitar la especulación urbanística o ellectoral.

Pero, ¿cuándo la sociedá criminalizase a sí mesma?

Cuando quienes la sufren respuenden cola mesma lóxica, descontestualizando les rempuestes: despolitícense los casos y nun se rellacionen ente si les estremaes problemátiques guetando salides puntuales; establécense xerarquíes ente casos; privatízase la toma de determinos, pero socialízanse les sos consecuencies y subcontrátase la pegada cartelos...; capitalízase la solidaridá faciendo valir la conseña: “güei por min, mañana por min tamién”; échase mano de delles organizaciones implicaes na represión d’otros coleutivos, pero que valen pa solucionar lo nueso, escaeciendo que na llucha antirepresiva hai sumes que (ar)resten y (ar)restos que sumen

¿Qué tamos a tiempu de facer?

Como diz el canciu siguimos apostando al cinco anque cada dos por tres sale seis. Pero tovía podemos camudar l’apuesta: Organizar rempuestes más alló de casos concretos, facer un calendariu movilizaciones que recueya y axunte les problemátiques d’estremaos seutores; construyir una imaxen publica coleutiva, curiando y axilizando la toma de determinos, nun multiplicando espacios de llucha ensin xaciu; alcontrar formules pa la solidaridá económica, que nun seyan puramente coyunturales; marcar oxetivos políticos nidios ya evitar esquizofrenies nes que quien mos reprime per un llau sofita per otru; recuperar movilizaciones desdexaes por mor de la xunidá: dañar la imaxen corporativa de los responsables de la represión, presionar nos plenos municipales y na delegación del gobiernu n’Uviéu...

Les elleiciones, oportunidá más alló de les papeletes

Alcontrámonos ente la oportunidá de pasa-yos factura a los responsables d’esto. Danse condiciones en Xixón pa intervenir nes elleiciones d’estremaes maneres. Por exemplu, presentar una candidatura cola xente represaliao p’aprofitar los espacios elleutorales, que podríemos retirar el día enantes si mos peta. Podemos camudar los términos de la criminalización xugando n’espacios pensaos pa que nun haiga participación, condenar a los culpables colo que más-yos manca, rescatar la política del ámbitu penal. Si la represión nun tien dengún preciu, los 4 años que mos asperen van ser un infiernu pa quienes nun sabemos, nin tenemos, onde atechamos.