Manifestación escontra la represión y poles llibertaes

(Xixón, 22-01-2008)

¿Tien dalgo que ver l’aplicación d’una llei d’esceición a dos sindicalistes con que faigamos una esceición con tolo que tien que ver con Euskal Herría? NON. Esta rempuesta ye la dominante n’Asturies, entamando pola mayoría de los que convoquen esti manifestamientu.

Esquizofrenia asemeyada sólo ye a desplicase si partimos del trabayu fechu polos medios de comunicación, del retrocesu los discursos críticos cola la razón d’Estáu –que se resume na conseña “denguna llibertá pal enemigu la llibertá”- y del enfotu n’estremar ente bonos y malos manifestantes pa que los menos puean evitar les consecuencies de la represión, eso sí, a costa de los más.

L’esposigue la represión n’Asturies, xunto col cuestionamientu de los nuesos drechos, tien rellación cola canonización del terrorismu d’Estáu, la normalización de los dobles raseros o col sofitu a la industria militar… pero nun sólo n’Iraq, Palestina o la valla de Melilla: Guantánamo tá más cerque de lo que mos presta creyer.

Sicasí, siguimos dando-y la espalda a la criminalización de la izquierda vasca, a los macroprocesos como’l 18/98, al pieslle de periódicos, a les tortures n’Audiencia Nacional… inclusive cuando estes práutiques represives entamen a xeneralizase gradualmente n’Asturies (xuiciu a 22 antifacistes, cárcel pa sindicalistes, siguimientos ya identificaciones policiales en cualesquier actu de protesta, maltratos ya expulsiones a inmigrantes, multes escontra independentistes, presiones sobre medios de comunicación tan “radicales” como TeleAsturias…).

Lloñe de dar una rempuesta global, multiplicamos el númberu de plataformes, colleutivos y cuentes corrientes, imposibilitando una visión de conxuntu y una contestación qu’aporte a da-y la vuelta a l’actual correlación de fuercies.

L’autenticu llabor de determinaos manifestamientos ye abondo conocío: son xunitarios tan sólo porque a la fin xúnenmos na impotencia. La represión algama a munchos colleutivos, pero tan sólo tiénense en cuenta a la hora de d’engordar el caldu de quienes, políticamente, viven de la sopa boba.

Sólo asina compréndese la renuncia a desixir responsablidaes polítiques, entamando pola dimisión del Delegáu del Gobiernu español n’Asturies, cuya anterior trayectoria como conseyeru d’educación, presidente y alcalde de Llanes amuesa la confluencia de los intereses de los especuladores, la clas política y los sindicatos “verticales”.

Nun podemos asperar que los sindicatos y partíos que tan beneficiándose de la nuesa precariedá muerdan la man que-yos da de xintar; pero sí podemos desixir al restu que nun confundan xenerar ilusión con que xuguemos a ser ilusos porque, dempués del enésimu manifestamientu, ¿qué?

Ensin unos oxetivos nidios, ensin una voluntá d’articular los estremaos casos –nun sólo d’enumeralos– y ensin una planificación de l’actividá siguiremos ensin poder facer frente a la montonera casos que tán por venir y de los que los sindicatos “xunitarios” nun van a querer nin sentir falar