Festival de la sidra, 
mayamos a quien faiga falta

 

Menores expulsados de centros de acogida; mujeres que huyen de casas malva porque allí tampoco se sienten a salvo del color de los moratones; trabajadoras que sacan a relucir los trapos sucios de la precariedad laboral… Este es el contexto en que se celebra el Festival de la sidra en Xixón que se inicia el próximo día 24. Mientras unos nos invitan a batir el record de escanciado simultáneo de sidra, otros nos dan a probar todos los palos de la represión.

En Asturies, el Estado social de las vallas publicitarias se convierte en el Estado penal cuando estamos a pie de calle. El Estado de Bienestar es transformado en el Estado de Malestar, al tiempo que las formas de control se deslocalizan.

Por un lado el control se vuelve autorreferencial y pasa a ser un fin en sí mismo. El Estado se quita la careta cuando aprieta el acelerador de la exclusión. Ya no se trata de “reformar” a los individuos sino simplemente de controlarlos. La mano izquierda del Estado se ve esposada por su mano derecha. Trabajadores sociales, educadores… todos son forzados progresivamente a desempeñar labores de control, a comportarse como policías sin uniforme. Así, los inmigrantes son expulsados y los jóvenes en dificultades no deben ser protegidos sino controlados.

Por otra parte, el control directo se extiende más allá de los muros de las prisiones. Las cárceles cumplen exclusivamente un papel de neutralización, por más el módulo 2 de Villabona o el “coro de la cárcel” de TVE entonen el canto de sirena de la inserción. Para el resto se diseñan cámaras de videovigilancia, pulseras o playeros con GPS.

Los medios de comunicación contribuyen a invisibilizar los problemas sociales. A base de lugares comunes y frases manidas la sociedad se vuelve ilegible. Determinadas cuestiones no aparecen en los titulares (precariedad, represión…); otras ocupan tanto espacio y las presentan de tal manera que podríamos creer que están resueltas, como sucede con la violencia contra las mujeres.

Para continuar con la campaña “Wellcome Asturies, paraísu la represión” iniciativa proponemos realizar un acto abierto coincidiendo con el inicio del Festival de la sidra de Xixón el próximo viernes día 24; a las 19:30 h nos encontraremos en la Plaza del Parchís para volver a colgar los “trapos sucios de la represión” y repartir información. Animamos a cualquier persona o colectivo que se quiera sumar, con sus propios panfletos, carteles, etc. a añadir más trapos al tendal.