Facismu social y espoxigue del neonazismu español
 

versión pdf: castellán- asturianu

El control social y la represión alcuentren davezu una fonte lexitimación en discursos centraos na esclusión del Otru, pero nun siempre ye asína. Si ye posible, la diferencia esplótase en términos económicos. Por exemplu, l’exotismu pue sirvir como afalagu pal turismu. D’ehí la invención de paraísos naturales onde enantes falabase de desiertos industriales.

Del mesmu mou, la diferencia tamién pue rentabilizase en términos ideolóxicos. L’ausencia de democracia y participación política maquíllaxe cola esistencia d’una montonera imaxenes: determinaos manifestamientos culturales son sacaos de contestu y amuestrense como prueba de pluralismu ensin discutiniu posible.

Nesti apartau centraremosmos nes dinámiques que tresformen lo diferente en víctima propiciatoria d’un proyeutu homoxenizador, tantu no económico –gracies al puxu del neolliberalismu– como no cultural, de la man del nacionalismu español.

 

Un caldu cultivu pa les prautiques represives

El nuevu facismu español

Ca vuelta son más los ñicíos qu’apunten que vivimos un colapsu de les espeutatives de nueso. Si les esperiencies anguaño son fastidiaes pa la mayoría la población asturiana, les espeutatives preséntense aún pior. Ye como si asperasemos ensin esperanza dala. Cada vegada ye más frecuente alcontrase con presones pa les que nin siquier hai espeutatives, si lo que quieren ye siguir viviendo n’Asturies.

¿Cómo surde?

Esti colapsu d’espeutatives ye’l de la sociedá mesma. Asína entámense procesos d’esclusión y apaecen poblaciones desechables. El futuru de nueso paez depender de fuercies ensin control. Sintimos que vivimos nun mundu emprestao, nel que nun paga la pena costruyir nada de forma solidaria y coleutivamente. Asína pasamos de la sociedá civil a la incivil.

La capacidá de vetu sobre la vida de los seutores más vulnerables, que tienen determinaos intereses, fae qu’emerxa un ciertu facismu social. N’Asturies corremos el pelligru de vivir una sociedá formalmente democrática pero socialmente facista

¿En qué consiste?

Anguaño, alcomtramosmos delles dinámiques preocupantes na sociedá asturiana, por más que nun siempres se mos presenten nes sos formes más descarnaes.

En primer llugar tratase d’un facismu que fala en nome la democracia. Nun ye un regresu a les dinamiques de los años 30. Nun ye tanto un réximen políticu como social, anque les espresiones de facismu politico tean al orde del dií. El facismu social nun sacrifica la democracia ente les desixencies del capitalismu sinon que les fomenta. Tratase d’un discursu pluralista y, por ellí, d’una nueva forma facismo. Nun ye casualidá que llamese Democracia Nacional el partiu que más propaganda de calter españolista y xenófoba esparde n’Asturies nos caberos años.

Esti facismu alcuéntrase al abellugu d’un Estáu paralelu, que cada vuelta más ye’l mayor violaor de los drechos individuales ya coleutivos, ya sean nes dependencies policiales o al travíes d’aiciones xudiciales; un Estáu que, siempres que pue, manipula de forma discreicional la inseguridá de los grupos debilitaos. Como desplicaremos más alantre, l’estau normal ye l’estau d’esceición.

En tercer llugar, l’Estáu implicita o esplicitamente subcontrata funciones de regulación a axentes paraestatales. Por exemplu, les politiques impulsaes pol PSOE y sos estremaos socios de gobiernu precarizaron el trabayu asalariao. Arrequéxase’l contratu llaboral a una cuestión de drechu civil, lo que conduz de sopitu a la criminalización de les protestes llaborales: ya nun se faen vindicaciones sinon que cometense delitos. Amás, privatizaron los servicios públicos, poniendo-yos nes manes d’instituciones privaes aspeutos vitales pa la nuesa supervivencia. Tienen capacidá de vetu sobre les nueses vides porque dellles empreses puen cortamos el gas, l’agua... ensin más disculpia que nun pagar un recibu. Un tercer exemplu d’aición paraestatal ye la construición d’una rede clientelar partiendo de los fondos europeos, duce velenu inyectao pa torgar cualaquier amuesa contestación al esmantelamientu de la sociedá asturiana.

Tamién ye un facismu populista porque diz democratizar lo que nun pue democratizase na sociedá capitalista: la participación y los consumos básicos. Per un llau, ufiértenmos estilos de vida que tan bien lloñe de consiguir la mayor parte la población (Asturies tien la mayor densidá de grandes supeficie por habitante del Estáu). El consumu tresformase n’espeyismu de la representación democrática. Como apuntábemos al entamu d’esti apartáu, la democracia les imáxenes sustituye a la real. La interpasividá ye la única fórmula participación democrática.

Un quintu rasgu d’esti facismu populista ye la importancia de la especulación financiera, de la economía de casinu. Nun solo hai exemplos abondo de proyeutos tan forníos como’l fumu –dende’l petromochu fasta la “ revolución “ IKEA– sinon que la vida de muncha xente depende los beneficios obteníos nos mercaos internacionales como Arcelor o Duro Felguera. La desllocalización de les empreses trae consigo la dislocación de les nueses vides.

El racismu cultural yela sesta clave d’esti facismu. Aparentemente caen les fronteres materiales y refuerciense les llendes mentales. L’Otru –venga de fuera o alcuéntrese ya viviendo na nuesa sociedá - ye talamente la viva imaxen del crimen. El nacionalismu español sigue la mesma llínea argumental pa esplotar inmigrantes –qu’amenacien con disolver la esencia de lo español– como pa falar de la quintacolumna que quier dixebrar dende dientru España, en forma d’identidaes que resistense a atechase embaxo del paragües de lo español. 

A lo cabero, podemos dicir que trátase tamién d’un facismu comunicativu. Los medios de comunicación sofiten la construición d’un sintir común que naturaliza esta situación d’impotencia. Mienten pa que nun creyamos en denguna cosa.

Echemos-y agora un gueyu a como se conxuguen estes dimensiones del facismu social, en dalgunes de les situaciones de represión política y social que vivimos estos caberos tiempos.


“Pelayo yera moru”

Manifestamientu neonazi en Cangues d’Onís

El sabadu 10 de Setiembre de 2005, el grupu neofacista “Democracia Nacional” –integrante del Euronat (grupu parlamentario qu’axunta a la estrema drecha europea) y collaboraor de les campañes del frente nacional de Jean-Marie Le Pen nes elleiciones europeas– convoca una concentración en Cangues d’Onís con motivu de cellebrar la “Reconquista” ente la estatua de Pelayu. L’actu fáese al empar que la Vuelta ciclista aporta al conceyu, alcontrandose enlleno xente y medios de comunicación.

Pesie les alvertencies del pelligru que suponía un actu d’estes carauteristiques ya la esistencia de precedentes d’agresiones protagonizaes por estos grupos en visites anteriores, la Delegación del gobiernu español n’Asturies da-yos autorización pa la cellebración del actu.

Ente’l sofitu institucional a una iniciativa d’esti calter, dellos coleutivos denuncien el so mensax racista y xenófobu, concentrándose pacíficamente una hora enantes del actu.

 

 

La Guardia Civil protexe los drechos... de los neonazis

Con la excusa de garantiza-yos los drechos de manifestación a la xentecaya “Democracia Nacional”, la Guardia Civil –pasando en muncho la hora na que los ultres tenien d’entamar l’actu– executa una carga xabaz escontra los grupos antifacistes y les presones solidaries del conceyu de Cangues que protestaben pola presencia ultra.

La esculpia policial pa cargar foi una botella cerveza allanciada cuando pasaba un autobús enlleno guardies civiles en actitues provocatives, saludos nazis incluyíos. Los sos propios informes reconocen que la botella nun fizo dañu dengún nin a les presones nin al autobús.

De resultes de la carga y persecución poles cais de Cangues, delles presones sofrieron importantes contusiones. Amás, la policía detién e identifica a una riestra xente a les que se-yos instruye procedimientu xudicial. Ocho presones son identificaes y catorce deteníes na plaza onde tuvo llugar y nes persecuciones posteriores (cuatro d’elles foron garraes en Cangues d’arriba ). Les acusaciones son toes ellles mui imaxinatives: “agresión a la fuercia del cuerpu”; actuación en grupu provocando desordenes consitentes en rotura de cristales, llunes de vehiculos y volquiar conteneores con intentu d’amburar; allancamientu piedres, botelles y artefautos pirotecnicos inflamables. En total, 22 presones son imputaes y multaes con cantidaes abegoses de perres.

Cuando entovía nun tenien finao estos fechos, entamo l’actu de Democracia Nacional. Xiblaos ya bufaos pola gran mayoría la xente que s’alcontraba na redolada y guardaos por un cordón policial, lleeron un manifiestu nel que s’incluyien frases escontra les inmigrantes. Dellos de los asistentes llevaben puestes bufandes y pasamontañes pa tapar la cara, asína como palos, puños americanos y cinchos con pues, tal como denunciaren dalgunes presones que taben nel llugar. Tres finar l’actu caltuvieronse na plaza n’actitu amenaciante, fasta que llego l’autobus a recoyelos, dende‘l cual amostraron esvástiques y otros símbolos nazís.

 

Criminalización mediática, rempuesta solidaria

A partir de lo asocedío constituyese una plataforma de xente afectao y fáese denuncia escontra l’actuación de la Guardia Civil. La rempuesta ye inmediata por parte de dellos coleutivos y fuercies estraparlamentaries, que nun dubien en denunciar les implicaciones polítiques d’esa actuación policial y les actuaciones institucionales que la precedieron. Asína mesmo, la solidaridá economica ya’l sofitu xuridicu ye ufiertau por estremaos coleutivos.

Perestremada será la actitú dende los grupos parlamentarios: silenciu, condena de calter testimonial ensin mayores consecuencies politiques o incluso pidimientu d’una intervención entovía más contundente: “La diputada del PP Alicia Castro Masaveu formulará nel congresu los diputaos 4 entrugues sobre los incidentes rexistraos esta selmana en Cangas d’Onís (..) La diputada interpelera al ministru l’interior Jose Antonio Alonso, si «va a llevar a cabu dalguna actuación pa que se respete la lliberta d’espresión los ciudadanos sin que haiga alteraciones del orde publicu»”. (La Nueva España,12-09- 2005 ).

Los medios de comunicación de mayor alcance nun perderan tampoco oportunidá de reproducir el discursu policial y criminalizar la convocatoria antifacista. Tampoco faltarán noticies que resuman lo asocedío como una engarradiella ente la estrema drecha y estrema izquierda.

Por fortuna, la esistencia de medios de comunicación alternativos permitió dar una visión completamente estremada ya esparder bien ceo les convocatories d’aiciones de repulsa pal díi siguiente, como la concentración fecha en Cangues d’onís ya’l pasucais que recorrió Uviéu fasta llegar a delegación de Gobiernu.

 

Nazi de díi, policía de nueche

Los grupos neonazis actúen cola complicidá los cuerpos represivos del Estáu, a pesar que de xemes en cuando fáiganse operaciones policiales supuestamente col oxetivu esmantelar a estos grupos. Y ye que hai investigaciones y exemplos abondo que señalen qu’una bona montonera los sos activistes formense nes files del exercitu y na policía. Amás, ideoloxicamente nútrense del mesmu imaxinariu.

L’espoxigue d’estos grupos tien muncha rellación cola espansión del negociu la seguridá privaó y cola ufierta places nos cuerpos policiales ya militares del Estáu. Ye significativu l’esfuerciu de la Guardia Civil y l’exercitu español pa facer más duce la so imaxén pública. Los seutores sociales más vulnerables convirtieronse n’oxetivu cimeru d’esta operación mediatica. En primer llugar dirixiose a la xente más mozo con un discursu centráu na aventura; depués escomencipiaron a meter muyeres na publicidá, poniendo’l mayor de los enfotos en falar de “intervenciones de paz” y les “aiciones humanitaries”. Como la rempuesta nun yera la qu’asperaben, menguaron los requisitos necesarios pal ingresu nestos cuerpos, reduciendo’l “coeficiente intelectual”. Con too, finalmente vieronse forciaos a almitir l’ingresu d’inmigrantes nel exercitu español, lo cual suposo un nuevu xiru discursivu cuyes consecuencies tan por vese más alantre. En resume, estes polítiques tan faciendo d’Asturies xunto a la depresión economica y la falta referentes un sociedá esportadora de policies y guardies civiles.

 

L’escaezu antroxao de conmemoración

Vemos entós como los cuerpos encargaos de la represión de la protesta social convirtiéronse nún destín llaboral socialmente bien vistu. Esti cambeu nun pue ser atalantase ensin la rellectura de la hestoria fecha en favor del nacionalismu español.

D’un llau alcuentrense los grupos de neonazis que traten de situar en Cangues d’Onís el guañu d’España al empar que vindicar la pureza racial al travies la figura de “Don Pelayu”. Too esto mecío con una retorica guerracivilista: ye difícil nun alcontrar dalgunos paralelismos ente les provocaciones de grupos como Democracia Nacional y la visita de Gil Robles a Cuadonga, el 9 de setiembre de 1934 entamada poles Mocedaes d’Aición Popular ( JAP).

D’otru llau, confluyen les propies instituciones nesti interés por desencadarmar la memoria venceyá a la resistencia antifacista. Fasta agora “l’espíritu la transición” emplegabase pa esclariar cualaquier solombra de dulda sobre la lexitimidá la monarquia militar española; agora alcontramosmos con que la memoria hestórica emplégase como anestesia frente al debate políticu anguaño. La gueta de foses comunes y los actos conmemorativos nun persiguen denguna forma xusticia, nin l’apertura d’un debate rial sobre la nuesa hestoria. Busquen más bien arrequexar la discusión política nel imaxinariu la guerra civil: unos p’avertimos de “l’amenacia roxa” que nin ye amenacia nin ye roxa; otros pa reeditar un supuestu frente antifacista que protexe a la izquierda plural de cualaquier cuestionamientu. Asína sieguenmos la yerba debaxo los pies, demientres mos enreden nun pasau mistificao.

 

 Una bengala escontra les llibertaes

 El macroproceso 18/98 aporta Asturies

 El pasau 12 Mayu el grupu xente que participaben na charra “Control y represión de los movimientos sociales” sofrieron una agresión de calter facista.

Tres presones, entovía güei ensin identificar, allanciaron una bengala nel interior del llocal social Cambalache n’Uviéu onde se facía l’actu, nel que participaba uno de los encausaos nel sumariu 18/98 pa deplicar les implicaciones d’esti macrosumariu xudicial.

De casualidá denguna persona resulto fería (ya que púdose iguar la unica salida enantes que’l fumu s’espardiera pola sala) y los daños materiales fueron más pequenos lo que pudieron ser, ya que la bengala cayó cerca d’una estantería enllena llibros.

Con esta agresión, pudose comprobar como la xabaz carga policial de Cangues d’Onís supuso una “patente de corsu” a los grupos neonazis, esmolecíos nun solo pola inmigración, sinon tamien pola defensa la xunidá española.

Demostrose al empar, la falta garanties pal exerciciu de la lliberta d’espresión de quienes participen nos estremaos movimientos sociales n’Asturies y de quienes, en xeneral nun tan d’alcuerdu col orde social anguaño. La acostumada presencia policial d’otres veces, nun fizo actu de presencia pa impedir esta agresión. Y eso que la mesma actividá, fecha’l díi enantes en Xixón, tuvo xixilada pola policia secreta.

Pola so parte los mesmos medios que nun se ficieron ecu la convocatoria de les charres entamaes, prestaron especial atención a lo asocedío, pero naturalmente dende posiciones marcaes pol nidiu calter sensacionalista.

Pocos dies dempués, fizose un actu de refuga nel que s’escenifico tanto la preocupación compartida como les diferencies a la hora d’encariar estos fechos.

 

Procesu a la sociedá

L’avance del discursu nacionalisata español vien a sofitar l’armazón d’un Estáu-nación que ta esmantelando fasteres importantes de so cadarma. La solidaridá ya’l sofitu mutuo esapaecen del discursu d’unes instituciones que ya nun quieren ser garantía de dengún drechu social. D’ehí que les llabores de cohesión, recaen ca vuelta más nún discursu español escluyente.

Ye asína, como la represión de la izquierda abertzale forma parte d’un llaboratoriu iniciatives represives, que más ceo o más sero terminaron por aportar a otres partes del Estáu español. Polo que la dinamica que vivimos n’Asturies tien una estrecha rellación col recorte de llibertaes que ta produciendose nel conxuntu del Estáu, como la xudialización y criminalización de los movimientos sociales al traviés de macrosumarios como’l 18/98

El 18/98 ye’l sumariu col que traten d’identificar actividaes politiques y sociales lexítimes cola collboración o pertenencia a ETA. D’esta tesis que quier ratificase agora xudicialmente, derívense otros munchos escontra los movimientos d’izquierda y contestarios, asína como grupos que defienden el euskera o la cultura vasca nel so conxuntu.

Estos macroprocesos alcancen a más de 200 presones acusaes o procesaes y una riestra d’organizaciones, coleutivos, empreses illegalizaes o suspendíes nel so llabor. Esto debese a que traten de torgar cualaquier dimensión de los movimientos contestarios n’Euskal Herria (mocedá, antirrepresión, solidaridá...)

Mediantes la instruición d’estos procesos –enllenos d’irregularidaes y midíes ad-hoc– l’Estáu trata de castigar a quienes considera enemigos del orde constitucional español vixente, guetando el so cansanciu o elliminación gracies a les llargues penes de prisión y poniendo-yos pilancos que dificulten la intervención sociopolitica d’estos seutores.

Pero la verdadera novedá vien de que nun se quier castigar talamente dengún fechu delictivu, sinon penalizar un fenomenu social, una hestoria coleutiva.Y esto ye dalgo a lo que mos preste o non, nun podemos da-y la espalda.

 

“Asturies: nesta patera cabemos toes”

Persecución de les inmigrantes

La presencia n’Asturies de grupos neonazis organizaos más alló de dellos ambetos (como’l fútbol o los conciertos RAC) nun ye mui numberosa. Ye más, l’asistencia a los actos neonazis ye cubierta por autobuses que vienen d’otros llugares del Estáu, onde tan medrando anque de manera irregular.

Con too, la esistencia d’un caldu de cultivu ideoloxicu, como’l descritu fae que seyan cada vuelta más frecuentes les manifestaciones de calter neofacista: pintaes con simbolos neonazis enrriba murales fechos por grupos d’izqierda, campañes de pegadielles y buzoneo panfletos escontra les presones inmigrantes...

A pesar de les reiteraes denuncies de coleutivos d’inmigrantes o coleutivos antiracistes, consignes como “inmigrantes, fuera d’Asturies” o “los españoles primero” tan cada vegada más presentes nes nueses cais. Tampoco falten les agresiones a inmigrantes por parte d’estos grupos, sobre too cuando entamense concentraciones alrodíu de eventos deportivos o musicales. La violencia simbólica y material d’estos grupos nun-yos impide presentase como victimes: el sabadu 3 de xunu Democracia Nacional dio una rueda prensa, nel céntricu hotel “Reconquista” d’Uvieu, pa denunciar «el clima de violencia ultraizquierdista que se ta desatando y la pasividá policial esistente que convirete-yos en complices a les autoridaes».

 

Anque los nazis vistan de seda...

La presencia policial ye’l otru brazu la pinza qu’actúa sobre les presones inmigrantes. Cola esculpia combatir la venta illegal ambulante, la policía acosa de forma recurrente a les inmigrantes, tengan o no la so stuación en riegla, entovía más si los sos rasgos los estremen con facilidá del restu de la población.

Los medios de comunicación dominantes contribuyen de forma bultable a fomentar esti clima racista, muncho más que los grupos ultra que tienen un capacidá ruina d’esparder los sos mensaxes. Estos medios alcuentren na inmigraciín o nos grupos violentos una fácil esplicación a los males d’esta sociedá o nun esculpia pa desllexitimar cualaquier propuesta alternativa.

La llexitimación d’estes tendencies vien de la mano les propies instituciones, con lleis cada vegada más represives. Esti circulu completase al ver como los discursos de la ultradrecha –y esta ye una de les sos funciones cimeres– permiten presentar como moderaes, propuestes polítíques igual d’escluyentes y racistes.

Nun podemos escaecer que la criminalización de la inmigración ya’l racismu cultural d’anguaño alcuentresen dientru d’un conxuntu más xeneral d’estratexes de gobernabilidá y control social. Por ellí, a pesar de la retorica “l’allianza de civilizaciones” o de la estética multicultural de la propaganda del gobiernu español, les midíes tomaes nun faen sinon empiorar la situación de quienes nun tienen el status de ciudadanes.

 

Homófobia consentía

El pasau 23 d’ochobre, dos muyeres llesbianes denunciaron a un home tres sofrir una agresión de calter homofoba demientres participaben nuna folixa en Bimenes. Según declararon el presuntu agresosr insultoles, gritando “bolleres de mierda” pa de siguío baxase los pantalones y amostra-yos los xenitales.

Les dos muyeres retrucaron esti comportamientu ofensivu tratando de ridicudizalu. Momentos dempués, el paisanu entamola a pataes y puñetazos coles dos muyerses amás de les dos collacies que trataron de sofitales. Les cuatro muyeres fueron atendíes nel centru salú de Nava d’estremaes contusiones, dempués de que varios vecinos separtaran al agresor del grupu. De siguío, dos d’elles tuvieron que ser llevaes al hospital central por mor de la luxación del tabique nasal provocada pola golpiza que-y dieren. El presuntu agresor, acusáu d’un delitu de llesiones, foi prindáu el mesmu llunes pola tardi y paso la nueche nel calabozu. A pesar que tanto les denunciantes como’l denunciáu son conocies nel conceyu de Bimenes, poques presones quisieron pronunciase sobre lo asocedío.

Con too, les actitudes y agresiones homofobes n’Asturies nun son namai resultes d’iniciatives de xente aisllao que nun acepta la orientación sexual de llesbianes, gais ya transexuales. Estremaes instituciones como la iglesia católica, partíos políticos, como’l PP allimenten discursos escluyentes facía’l colleutivu GLTB.

Más agresiones facistes

La violencia qu’acompanga al facismu social illustrase tamien nes agresiones escontra presones pol fechu de tener una estetica o une formes determinaes.

Nuna griesca que tuvo llugar el 15de xunetu de 2006 na “ruta los vinos” de Xixón un mozu punky sofrío graves ferides. Al paecer un rapaz –soldau de profesión– deteníu como presuntu autor de la agresión, coyio una botella rota cola que-y corto’l pescuezu y la cara a otru. El soldau ya tenía antecedentes por delitos paecíos, teñíos de connotaciones racistes ya idolóxiques según la información de los medios de comunicación.

De carauterístiques asemeyaes foi l’ataque a dos menores por cuatro individuos, cuando diben ver los fuegos en Xixón. Tres proferir dellos insultos los neonazis agredieron-yos físicamente, mancando nún gueyu y un llabiu a un d’ellos y frayando-yos les ñarices a dambos. Los menores miembros d’una organización d’izquerdes y conscientes del calter ideoloxicu de la agresión sofría, presentaron una denuncia dempues de curase nel centru salú.