La historia comenzó en el siglo pasado y se afianzó durante este siglo XXI. El motor fue un regalo para un amigo lo que disparó una serie de acontecimientos que me llevaron a hacer los buzones alcancías conocidas con el nombre de Buzonela.

Los buzones tienen un atractivo que puede tener algunas explicaciones. Para algunos les traen recuerdos de la infancia donde ahorraban moneditas tras moneditas. Para otros la memoria es postal y les dispara imágenes de aquellos buzones en las esquinas de los barrios de la ciudad de Buenos Aires.

El color y la forma mueven sentidos agradables, tal vez endorfinas, que alegran un poquito la vida de la gente. Cosas simples y pequeñas que toman fuerza y generan sentimientos muy profundos. Por eso los buzones siguen teniendo mucha aceptación entre el público.

Este sitio fue armado con el fin de darle el valor y la importancia que tienen en la cultura de nuestro país. En las distintas parte que lo componen encontraran datos, historia y modelos de los buzones en la Argentina.

 

Mauricio Uldane

artesano entelador

agosto 2007

 

 

 

 

Un lugar donde las alcancías se hacen buzones