Las ordenanzas del Archivo de Simancas de 1588

2006-11-26 

Breve historia del archivo

El Archivo General de Simancas nace como archivo general de la Corona de Castilla en 1540. El 16 de septiembre de 1540 se da la primera orden de envío de documentación al castillo de Simancas. Instalado en el castillo de Simancas, sufrió varias obras de remodelación entre 1540 y 1545, fecha en que fue establecido como archivo Real por Felipe II con órdenes a diversos personajes notables e instituciones de la Corona (Chancillerías de Valladolid y Granada, corregimientos del reino, alcaldes mayores, Consejo Real, embajadores) para que remitieran la documentación de uso público que conservasen al castillo de Simancas. Con anterioridad el Archivo de la Corona, organizado en un primer momento por Fernando el Católico en 1509, era itinerante como la misma corte.

El castillo estuvo en obras desde 1545 hasta 1567 y posteriormente pasó por otras reformas de manos de Juan de Herrera y Francisco de Mora (entre 1578 y 1584, y siguió modificándose hasta 1592). En la actualidad (2006) se está llevando a cabo una profunda remodelación del archivo.

Dotado de uno de los primeros reglamentos de archivos del mundo (1588), el Archivo funcionó hasta 1844 como archivo corriente de la Corona de Castilla, convirtiéndose en archivo histórico desde esa fecha, con autorización para su uso por los investigadores. La enorme calidad y cantidad de documentación que conserva (unos 80.000 legajos) entre los siglos XV y XIX hace de él uno de los principales archivos históricos del mundo y una fuente indispensable para el conocimiento de la Edad Moderna y del Imperio español.

El Archivo General de Simancas tiene asignados archiveros desde su inicio hasta el día de hoy. La familia Ayala desempeñó el cargo ininterrumpidamente desde Diego de Ayala (1512-1593) hasta Manuel de la Cruz Ayala y Rosales (1786-1811). Durante la Guerra de la Independencia Española el castillo sirvió como acantonamiento de tropas francesas y deja de prestar servicio el Archivo. El destrozo en los fondos fue considerable así como el robo de documentación, alguna de la cual volvió al archivo en 1944. Tras la guerra el canónigo Tomás González reorganizó los fondos y el archivo, de forma que aún hoy en día se siguen usando sus inventarios, por imperfectos que sean. En 1844 una Real Orden creó el Archivo Nacional de Alcalá de Henares, cerrando al uso corriente el Archivo de Simancas y convirtiéndolo en archivo histórico, abriendo sus fondos al público investigador, y así permanece hoy en día.

Las ordenanzas de 1588

Acceder a las ordenanzas de 1588: